Dolor de pulmón: 9 principales causas y qué hacer

Por lo general, cuando una persona dice que tiene dolor en el pulmón, significa que siente dolor en la región del pecho, esto ocurre porque el pulmón no tiene receptores para el dolor. De esta forma, a pesar de que algunas veces el dolor está relacionado con problemas en los pulmones, este también puede ocasionarse debido a problemas en otros órganos, o incluso estar relacionado con los músculos o articulaciones.

Lo ideal es que siempre que se presente alguna incomodidad en la región del pecho, la cual no mejore con el tiempo, empeore rápidamente o que no desaparezca luego de 24 horas, se acuda a un médico para realizar una evaluación, se soliciten exámenes cuando sea necesario y se evalúe si existe algún problema cardíaco.

Conozca qué puede causar dolor en el pecho y qué hacer

Dolor de pulmón: 9 principales causas y qué hacer

Entre las causas más comunes para el surgimiento del dolor en el pulmón se incluyen las siguientes:

1. Pleuritis

También conocida como pleuresía, se caracteriza por la inflamación de la pleura, que es la membrana que reviste los pulmones y el interior del tórax; pudiendo causar síntomas como dolor en la región del pecho y las costillas al respirar profundamente, tos y dificultad para respirar. 

Generalmente, este problema surge debido a la acumulación de líquido entre las dos capas de la pleura, siendo más frecuente en personas con problemas respiratorios, como gripe, neumonía o infecciones pulmonares. 

Qué hacer: siempre que se sospeche de una pleuritis es muy importante acudir al la urgencia médica o consultar un neumonólogo para confirmar el diagnóstico e iniciar el tratamiento más adecuado. El tratamiento dependerá de la causa que esté originando esta condición, sin embargo, los síntomas pueden aliviarse con antiinflamatorios recetados por el médico, como el ibuprofeno, por ejemplo,

2. Infección respiratoria

Las infecciones en el pulmón, como la tuberculosis o la neumonía, también pueden causar dolor en el pecho, manifestándose síntomas como: dificultad para respirar, exceso de producción de moco, tos con o sin sangre, fiebre, temblores y sudores nocturnos. Conozca cómo identificar una infección respiratoria.

Qué hacer: en caso de sospecha de infección en el pulmón, se debe acudir inmediatamente al médico para evitar que el problema se agrave. Normalmente, el tratamiento inicial se realiza mediante la administración de antibióticos y otros medicamentos para aliviar otros síntomas. 

3. Asma

El asma es una enfermedad crónica de los pulmones que causa irritación e inflamación de las vías aéreas y, durante una crisis, puede causar dolor en el pecho, silbidos, falta de aire y tos. Vea cómo identificar los síntomas del asma

Qué hacer: generalmente, el tratamiento del asma se realiza con medicamentos corticoides y broncodilatadores, los cuales muchas veces son usados durante toda la vida. Además, existen otras maneras de prevenir las crisis, como no tener animales dentro de casa, mantener la casa limpia, evitar tapetes y cortinas, y mantenerse alejado del humo del tabaco. 

Dolor de pulmón: 9 principales causas y qué hacer

4. Embolia pulmonar

También conocida como trombosis pulmonar, es una situación de emergencia que se caracteriza por la obstrucción de un vaso sanguíneo en el pulmón, en general, debido a un coágulo que impide el flujo de sangre, causando la muerte progresiva de la región afectada, ocasionando dolor al respirar y falta de aire; esto ocurre de forma súbita y va empeorando con el tiempo. Asimismo, la cantidad de oxígeno en la sangre disminuye, lo que causa que los órganos del cuerpo puedan verse afectados por la falta de oxígeno. 

Es más común que ocurra una embolia en personas que ya sufrieron una trombosis, pasaron recientemente por una cirugía o tuvieron que estar mucho tiempo inmovilizadas. 

Qué hacer: la persona que sufre de embolia pulmonar, debe ser auxiliada con urgencia y el tratamiento consiste en la administración de anticoagulantes inyectables, como heparina, por ejemplo; la cual va a ayudar a disolver el coágulo para que la sangre circule nuevamente. Además, también puede ser necesario tomar analgésicos para aliviar el dolor en el pecho, y la realización de otros procedimientos dependiendo de la gravedad del cuadro del paciente. 

5. Atelectasia pulmonar

La atelectasia pulmonar se caracteriza por ser una complicación respiratoria que impide el flujo de aire necesario, debido a un colapso de los alvéolos pulmonares; esto generalmente ocurre debido a una enfermedad llamada fibrosis quística, tumores o a la presencia de lesiones en el pulmón. 

Esta condición puede causar dificultad intensa para respirar, tos persistente y dolor constante en el pecho. 

Qué hacer: cualquier alteración que cause dificultad intensa para respirar debe acudir al hospital para ser evaluado por un neumonólogo lo más rápido posible. El tratamiento dependerá de la causa de la afección y, en los casos más graves, podría ser necesario recurrir a una cirugía para limpiar las vías aéreas e incluso remover la región afectada del pulmón. 

6. Enfisema pulmonar

El enfisema pulmonar es una situación en que los pulmones pierden elasticidad a lo largo del tiempo, lo que da como resultado la destrucción de los alvéolos y el surgimiento de síntomas como sensación de falta de aire, cansancio excesivo, dolor en el pecho, tos persistente y sibilancias. Conozca cómo reconocer los síntomas de enfisema pulmonar

Qué hacer: se recomienda evitar permanecer en ambientes contaminados o con mucho humo, además de evitar fumar, pues pueden agravar los síntomas. Asimismo, es importante que el neumólogo sea consultado para que sea evaluada la gravedad de los síntomas y, de esta forma, sea indicado el tratamiento más adecuado, el cual puede implicar el uso de medicamentos para dilatar las estructuras del pulmón y aliviar los síntomas.

Dolor de pulmón: 9 principales causas y qué hacer
 

7. Neumotórax

El neumotórax ocurre cuando el aire se escapa hacia el espacio pleural, que es el espacio que hay entre los pulmones y la pared torácica, aumentando la presión en los pulmones y causando dolor intenso al respirar, sensación de falta de aire, alteración de los latidos cardíacos y piel azulada, principalmente la de los dedos y los labios. 

Qué hacer: es importante acudir al hospital inmediatamente apenas surjan los signos y síntomas indicativos de neumotórax, pues así es posible identificar la causa e iniciar el tratamiento más adecuado, realizándose un procedimiento para retirar el exceso de aire acumulado. 

8. Problemas cardíacos

Algunos problemas cardíacos como infarto, anginas y arritmia también pueden causar dolor intenso en el pecho, además de palpitaciones, hinchazón, cansancio excesivo y respiración acelerada. Asimismo, en caso de infarto, es común que el dolor en el pecho se irradie hacia el brazo, surgiendo sensación de hormigueo. 

Qué hacer: en estos casos, se recomienda consultar al cardiólogo para que puedan ser realizadas pruebas que ayuden a identificar el trastorno cardíaco e iniciar el tratamiento más adecuado de acuerdo con la causa del problema. 

9. Crisis de ansiedad 

En situaciones de ansiedad o de ataques de pánico, algunas personas pueden sentir dolor en el pecho causado por respirar de forma más rápida, lo que puede ocasionar un desequilibrio entre la cantidad de oxígeno y dióxido de carbono, generando mareos, dolor de cabeza y dificultad de concentración. Conozca cómo identificar una crisis de ansiedad.

Qué hacer: una buena manera de intentar disminuir la ansiedad y aliviar el dolor, es respirando dentro de una bolsa de papel durante 5 minutos como mínimo, intentando controlar la respiración. En caso de que el dolor no mejore, se aconseja acudir al hospital. 

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema: