12 principales síntomas de bronquitis (con test online)

Actualizado en febrero 2024

Los síntomas de bronquitis son persistentes o constantes, con catarro más que también puede ser seco, dificultad para respirar, sibilancias en el pecho, sensación de apertura en el pecho, fiebre baja o mal estar general.

Estos síntomas surgen debido a una inflamación de los bronquios de los pulmones causada por gripes, resfriados o alergias, resultando en una mayor producción de catarro, o que disminuye el flujo de nuestros pulmones, dificultando la respiración. Vea las principales causas de bronquitis.

Ante la presencia de síntomas de bronquitis, debe consultar a un neumólogo, médico general o pediatra, para confirmar el diagnóstico e iniciar el tratamiento más adecuado.

Imagem ilustrativa número 1

12 síntomas de bronquitis

Los principales síntomas de la bronquitis son:

  1. Tos con flema o tos seca;
  2. Flemas transparentes, amarillentas, verdes o sanguinolentas, en algunos casos;
  3. Respiración dificultosa;
  4. Dificultad para respirar que empeora durante actividades ligeras o esfuerzo físico;
  5. Sibilancias en el pecho al respirar;
  6. Malestar, dolor o sensación de opresión en el pecho;
  7. Secreción o congestión nasal;
  8. Dolor de garganta;
  9. Fiebre baja;
  10. Cansancio excesivo;
  11. Malestar general;
  12. Escalofríos, en algunos casos.

Estos síntomas pueden aparecer tanto en la bronquitis aguda como en la crónica, siendo la tos persistente la más común, que dura de 10 a 20 días en la bronquitis aguda, y de 3 meses o más en el caso de la bronquitis crónica.

Es importante consultar a un neumólogo si aparecen síntomas de bronquitis para poder diagnosticar e iniciar el tratamiento más adecuado.

Test online de síntomas de bronquitis

Si cree que puede tener bronquitis, seleccione los síntomas que tiene en la prueba a continuación para conocer su riesgo:

  1. 1. Tos con catarro blanco, amarillento o ligeramente verdoso
  2. 2. Sibilancias en el pecho al respirar
  3. 3. Sensación de falta de aire
  4. 4. Fiebre baja persistente (entre 37,5º y 38º)
  5. 5. Color azulado en la punta de los dedos
  6. 6. Cansancio frecuente
  7. 7. Hinchazón en las piernas

Síntomas de un ataque de bronquitis

Los síntomas de un ataque de bronquitis son tos, dificultad para respirar, sibilancias, cansancio excesivo, dolor en el pecho o fiebre baja. En algunos casos también pueden aparecer escalofríos.

Los ataques de bronquitis pueden surgir debido a bronquitis aguda o exacerbaciones de la bronquitis crónica, siendo importante consultar a un médico de inmediato o acudir al servicio de urgencias más cercano, especialmente si los síntomas son intensos. Vea qué es la bronquitis crónica y sus principales síntomas.

Síntomas de bronquitis en bebés

El síntoma principal de la bronquitis en bebés y niños es una tos persistente o constante, que puede tener o no flema.

Además, el bebé también puede presentar secreción nasal, dolor de garganta, dificultad para respirar, debilidad, vómitos, irritabilidad o fiebre, en algunos casos.

Estos síntomas pueden variar según la causa de la bronquitis y la gravedad de la enfermedad, siendo recomendable consultar a su pediatra para iniciar el tratamiento más adecuado.

Síntomas de la bronquitis asmática

Los síntomas de la bronquitis asmática, también llamada asma, son dificultad para respirar y sensación de que el aire no llega a los pulmones, tos persistente o sibilancias al respirar, que pueden ser más intensas en casos de ataques. Vea otros síntomas de la bronquitis asmática.

La bronquitis asmática puede ser causada por alergias al polvo, moho, polen, plantas, pelos de animales, infecciones respiratorias o fumar, por ejemplo, y es importante acudir a urgencias siempre que aparezcan síntomas de bronquitis asmática.

Cómo diagnosticar la bronquitis

Para confirmar la bronquitis, se recomienda concertar cita con un neumólogo, médico general o pediatra, para una evaluación de los síntomas y auscultación de los pulmones con el fin de identificar posibles cambios en la respiración.

Generalmente, no se necesitan pruebas adicionales cuando los signos vitales son normales. Sin embargo, en el caso de personas mayores o cuando el médico sospecha de neumonía, tos ferina o bronquitis crónica, por ejemplo, se podrán solicitar pruebas como una radiografía de tórax, un análisis de sangre o un análisis de esputo. 

Cuándo agendar una consulta

Es importante concertar cita con un neumólogo o pediatra siempre que aparezcan síntomas de bronquitis en bebés, niños o personas mayores.

Además, consultar también al médico en casos de tos que no mejora en 2 semanas, sibilancias, dificultad para respirar, tos con sangre o mocos o fiebre con temperatura mayor o igual a 38ºC. 

¿Qué causa los síntomas de la bronquitis?

La bronquitis puede ser causada por infecciones virales, como gripe o resfriados, fumar, estar en ambientes con mucho humo o polvo, o alergias al polen o perfumes, por ejemplo.

Aunque es menos común, la bronquitis también puede ser causada por bacterias como Streptococcus pneumonia o Staphylococcus aureus.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento de la bronquitis lo lleva a cabo un neumólogo, médico de cabecera o pediatra, y normalmente implica el uso de medicamentos para aliviar la tos y aumentar la expectoración.

Así, el médico puede recomendar el uso de jarabes de acebrofilina, acetilcisteína o ambroxol, por ejemplo. Además, también pueden estar indicados broncodilatadores, corticoides o antibióticos. Vea cuáles son los medicamentos para la bronquitis.

Tratamiento casero para la bronquitis

El tratamiento casero de la bronquitis se puede realizar con una dieta rica en frutas, verduras y frutos secos, ya que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico, reduciendo la duración y previniendo los ataques de bronquitis. 

Además, algunos tés, como el té de anís, el té de malva o el té de ajo, se pueden utilizar como remedio casero ya que ayudan a eliminar las flemas más fácilmente, aliviando la tos. Vea cómo preparar remedios caseros para la bronquitis.

Los tratamientos caseros pueden utilizarse para complementar el tratamiento médico y no sustituir los medicamentos ni los cuidados recomendados por un médico.