Romero: para qué sirve y cómo utilizarlo

Actualizado en septiembre 2023
Evidencia científica

El romero es una hierba aromática que puede mejorar el funcionamiento del sistema nervioso, proteger el hígado, actuar como antioxidante, aliviar el dolor, mejorar la circulación sanguínea, favorecer la digestión de los alimentos y proteger el hígado.

Estos efectos del romero en la salud ocurren porque esta planta posee propiedades tónicas, antioxidantes, estimulantes, antisépticas, diuréticas, cicatrizantes y antimicrobianas.

El romero se puede utilizar en la preparación de tés, baños de asiento o tinturas, además de poder ser utilizado como condimento para alimentos. El nombre científico del romero es Rosmarinus officinalis y se puede encontrar en supermercados, tiendas de productos naturales, farmacias de manipulación y en algunos mercados al aire libre.

Imagem ilustrativa número 4

Para qué sirve el romero

Los principales beneficios del uso del romero son:

1. Mejorar el sistema nervioso

El romero ayuda a mejorar el sistema nervioso porque estimula la circulación del sistema nervioso central, por lo que ayuda en casos de agotamiento cerebral por exceso de trabajo, mejora la memoria, la concentración y el raciocinio, así como previene problemas de estrés.

Esta planta ayuda inclusive a reducir la pérdida de memoria que ocurre naturalmente en los ancianos, motivo por el cual puede ser utilizada en su forma de aceite esencial para realizarles aromaterapia.

Aunque tiene varios beneficios para el sistema nervioso, el romero no debe ser utilizado por personas con epilepsia, ya que algunos estudios indican que puede estimular el desarrollo de ataques epilépticos.

2. Mejorar la digestión

El romero ayuda a mejorar la digestión debido a que posee acción antiespasmódica, reduciendo la producción de gases y disminuyendo la distensión abdominal. Asimismo, esta hierba también ayuda a mejorar la acidez por su acción antiácida y posee taninos que se encargan de proteger el intestino de la irritación y de la inflamación, reduciendo el sangrado y la diarrea.

Además de esto, posee propiedades antibacterianas que ayudan a tratar la gastritis causada por la bacteria Helicobacter Pylori, y ayuda en el control de las secreciones biliares, mejorando la absorción de las grasas a nivel del intestino.

3. Proteger al hígado

Esta planta aromática también posee efectos hepatoprotectores y diuréticos, que estimulan las enzimas del hígado que desintoxican y eliminan substancias tóxicas del organismo a través de la orina. Además, protege al hígado de infecciones y de inflamaciones como la hepatitis, por ejemplo.

Asimismo, también controla la secreción de bilis, ayudando en el tratamiento para las piedras en la vesícula y también de la colelitiasis crónica.

4. Actuar como antioxidante

El romero es rico ácidos antioxidantes como ácido rosmarínico, ácido carnósico y ácido caféico que ayudan a mejorar el sistema inmunológico, prevenir infecciones y mejorar la salud de la piel.

Además de esto, los antioxidantes evitan la formación de radicales libres que dañan las células, por lo que esta planta puede tener un gran potencial como un remedio antitumoral, previniendo las alteraciones en las células.

5. Aliviar la ansiedad y depresión

El romero es utilizado en la aromaterapia para reducir el estrés, la ansiedad y la depresión, en conjunto con el aceite esencial de lavanda, debido a que ayuda a reducir la presión arterial y controlar los latidos cardíacos, generando una sensación de calma y tranquilidad. Conozca más sobre la aromaterapia para tratar la ansiedad.

6. Mejorar el dolor y la circulación

El romero posee propiedades antiinflamatorias y analgésicas, además de mejorar la circulación sanguínea en general, por lo que puede ser utilizado para las varices y para aliviar el dolor causado por la migraña o jaquecas, dolor de cabeza, artritis y gota.

Además, ayuda a mejorar los síntomas producidos por el síndrome premenstrual (SPM) como los cólicos abdominales, a regular la menstruación irregular y a reducir el sangrado excesivo durante la menstruación.

7. Descongestionante

Esta planta aromática posee propiedades descongestionantes y febrífuga, por lo que ayuda a tratar la gripe y el resfriado, disminuyendo la fiebre, fluidificando las flemas y aliviando el dolor de garganta.

Asimismo, por su acción antiespasmódica es útil para tratar el asma, la tos crónica, el coqueluche y la bronquitis.

Propiedades del romero

Los beneficios del romero son posibles gracias a sus propiedades, siendo las principales:

  • Estimulante;
  • Diurético;
  • Cicatrizante;
  • Tónico;
  • Antimicrobiano;
  • Antiséptico;
  • Antiespasmódico;
  • Antioxidante;
  • Antiinflamatorio.

Las propiedades del romero se deben a los nutrientes que componen esta planta medicinal, como las vitaminas A, C, K, B1 y B2, además de compuestos flavonoides, terpenos y fenólicos.

Cómo utilizar el romero

Las partes que son utilizadas del romero son sus hojas, para condimentar los alimentos, y sus flores para preparar el té y realizar baños estimulantes.

1. Té de romero

El té de romero ayuda a mejorar la digestión, disminuir la retención de líquidos y mejorar la circulación de la sangre, además de combatir el cansancio mental.

Ingredientes:

  • 5 g de hojas frescas de romero;
  • 200 ml de agua.

Modo de preparación:

En una cacerola hervir el aga. Después apagar el fuego y colocar 5 g de sus hojas de romero y dejar reposar durante 10 minutos. Colar y beber 3 tazas por día, después de las comidas. Vea más sobre el té de romero.

2. Tintura de romero

La tintura de romero se puede utilizar para reducir la acidez estomacal, la indigestión, los gases y la distensión abdominal.

Ingredientes:

  • 10 g de hojas secas de romero o 20 g de hojas frescas de romero;
  • 30 ml de alcohol de cereales;
  • 70 ml de agua.

Modo de preparación:

Colocar todos los ingredientes en un frasco de vidrio. Cerrar bien y dejar en un lugar oscuro y seco durante 8 a 15 días, agitando el frasco diariamente. Después de este tiempo, mezclar bien y diluir 1 cucharadita de esta tintura en 1 vaso de agua, tomando hasta 3 veces al día.

3. Baño de romero 

El baño de asiento con romero se puede usar como complemento en el tratamiento de la candidiasis debido a sus propiedades antimicrobianas y antifúngicas.

Ingredientes:

  • 4 cucharaditas de hojas de romero frescas o secas;
  • 1,5 litros de agua.

Modo de preparación:

Hervir el agua en una olla o tetera y luego apagar el fuego. Agregar las hojas de romero al agua, tapar y dejar reposar durante 10 minutos. Esperar a que se enfríe un poco, colar y transferir esta infusión a una tina. Después de la higiene íntima, realizar el baño de asiento durante 15 a 20 minutos, hasta 2 veces al día.

4. Aceite esencial de romero

El aceite esencial de romero tiene propiedades antisépticas y antimicrobianas, por lo que se puede utilizar en el tratamiento de la piel grasa y el acné, por ejemplo.

Ingredientes:

  • 5 gotas de aceite esencial de romero;
  • 1 cucharada de aceite vegetal, como aceite de jojoba o rosa mosqueta.

Modo de preparación:

En un pequeño recipiente, mezclar el aceite esencial de romero con el aceite vegetal, revolviendo bien con una cuchara o espátula. Después de lavar y secar bien la piel, aplicar la mezcla en la zona a tratar. 

Efectos secundarios 

El consumo excesivo de té de romero puede provocar irritación estomacal, inflamación renal, náuseas y vómitos. Por otro lado, el aceite esencial, cuando se aplica directamente sobre la piel, puede causar irritación, dermatitis o enrojecimiento.

Además, cuando se utiliza en masajes o baños, especialmente por la noche, el romero puede causar insomnio.