Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Rinitis crónica: qué es, síntomas y tratamiento

La rinitis crónica es la forma grave de rinitis alérgica, en que hay inflamación de las fosas nasales que se manifiesta frecuentemente a través de crisis alérgicas intensas por más de 3 meses consecutivos.

Esta enfermedad generalmente es causada por una exposición continua a algún alérgeno o por una alteración anatómica de la región nasal que general una rinitis vasomotora. El síntoma más común de la rinitis crónica es la coriza y el escurrimiento nasal, además de estornudos sucesivos y nariz tapada.

El tratamiento puede hacerse por medio de la vacuna para la alergia, medicamentos antihistamínicos, como loratadina, o cirugía para la corrección de nariz, especialmente cuando se trata de una rinitis crónica con hipertrofia de los cornetes nasales.

Rinitis crónica: qué es, síntomas y tratamiento

Principales síntomas

En las crisis de rinitis crónica el síntomas más común son los estornudos frecuentes, sin embargo, otros síntomas pueden ser:

  • Tos seca, principalmente durante la noche;
  • Estornudos sucesivos;
  • Coriza;
  • Nariz tapada;
  • Ojos enrojecidos, llorosos e hinchados;
  • Comezón en la nariz;
  • Comezón en la garganta y en el paladar;
  • Disminución de la audición y el olfato;
  • Irritabilidad en la nariz;
  • Pérdida del gusto;
  • Voz gangosa;
  • Dolor de cabeza.

Las irritaciones nasales que suceden debido a la rinitis crónica pueden volverse más graves y causar obstrucciones nasales permanentes. Para aliviar los síntomas, puede aconsejarse lavar la nariz con suero fisiológico al 0,9% para limpiar las vías aéreas superiores y disminuir la irritación nasal. Conozca cómo realizar un lavado nasal de manera correcta.

Causas de la rinitis crónica

Las causas de la rinitis crónica son variadas, pero generalmente se relacionan con:

  • Cigarro;
  • Contaminación;
  • Pelo de animal;
  • Polvo;
  • Polen;
  • Olores fuertes, como perfumes o productos de limpieza;
  • Cambios anatómicos de la región orofaríngea.

La rinitis alérgica también puede aparecer como consecuencia de algunas enfermedades, como sífilis, tuberculosis y leishmaniasis, que son infecciones que sensibilizan las fosas nasales.

Rinitis crónica: qué es, síntomas y tratamiento

Tratamiento

El tratamiento para la rinitis crónica debe ser prescrito por un otorrinolaringólogo o alergólogo y se basa en el uso de descongestionantes nasales, antihistamínicos orales como loratadina, desloratadina y cetirizina, así como soluciones de corticoides nasales y soluciones para el lavado nasal que son vendidos de forma libre en las farmacias.

El lavado nasal con suero fisiológico, por lo menos dos veces al día, ayuda a aliviar los síntomas de la rinitis crónica. En el caso de obstrucciones nasales permanentes el tratamiento más indicado es la cirugía. Si los síntomas no mejoran, es importante regresar al médico, para que indique otra estrategia de tratamiento

¿La rinitis crónica tiene cura?

La rinitis crónica no tiene cura, pero se logra controlar. La primera forma de controlar la rinitis es eliminando sus causas, que pueden ser el polvo, por ejemplo, y manteniendo un ambiente siempre limpio.

Otra forma de controlar la rinitis crónica es proporcionada por el médico. Dependiendo de los síntomas, el médico puede recetar algún medicamento, indicar la realización de una terapia de desensibilización inmunológica, a través de la vacuna o sugerir la realización de cirugía para corregir alguna alteración que pueda existir en las fosas nasales.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

El diagnóstico de la rinitis crónica se hace a través de la observación clínica de los síntomas y de la evaluación de las fosas nasales por medios de una tomografía o rinoscopia, en la que podrán verificarse los signos de irritabilidad, como enrojecimiento, hinchazón o resequedad de la mucosa.

Prevención de la rinitis crónica

Algunas medidas sencillas son buenas formas para prevenir la rinitis crónica. Las principales son:

  • Mantener las casa siempre ventilada y limpia;
  • Evitar el uso de peluches, alfombras o cortinas, ya que acumulan ácaros y polvo;
  • Cambiar las fundas de almohadas y sábanas al menos una vez por semana.

Además, es importante evitar la contaminación y el cigarro, ya que pueden estimular las crisis alérgicas.

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje