Retinopatía diabética: clasificación, síntomas y tratamiento

Marzo 2021

La retinopatía diabética es una situación que puede presentarse cuando la diabetes no es diagnosticada o tratada correctamente. En esta, hay presencia de grandes cantidades de glucosa circulante en la sangre, lo cual puede llevar a daños en los vasos que se encuentran en la retina y producir alteraciones visuales, como visión borrosa o con manchas.

Retinopatía diabética: clasificación, síntomas y tratamiento

Principales síntomas

Inicialmente la retinopatía diabética no produce la manifestación de signos o síntomas, siendo normalmente diagnosticada cuando los vasos sanguíneos se encuentran más lesionados, pudiendo surgir:

  • Pequeños puntos negros o líneas en la visión;
  • Visión borrosa;
  • Manchas oscuras en la visión;
  • Dificultad para enfocar;
  • Dificultad para identificar los diferentes colores.

Sin embargo, estos síntomas no siempre son fáciles de identificar antes de que surja la ceguera y, por eso, es muy importante que las personas que sufren de diabetes mantengan sus niveles de azúcar controlados y vayan a sus consultas regulares con el oftalmólogo para que evalúe su salud ocular.

Clasificación de la retinopatía diabética

La retinopatía diabética puede clasificarse en 2 tipos diferentes:

  • Retinopatía diabética no proliferativa: es el tipo menos grave del padecimiento, el cual presenta pequeñas lesiones en los vasos sanguíneos del ojo;
  • Retinopatía diabética proliferativa: es el tipo más grave que produce el surgimiento vasos más frágiles en el ojo, pudiéndose romper, ocasionando que la visión empeore o incluso ceguera.

Para evitar la retinopatía diabética es importante que el tratamiento de la diabetes se realice de acuerdo a las recomendaciones del endocrinólogo, siendo importante también tener una alimentación saludable y practicar actividad física de forma regular, además de monitorear lo niveles de glucosa a lo largo del día. 

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento debe estar siempre orientado por un oftalmólogo, el cual varía normalmente con la gravedad y el tipo de retinopatía de la persona, siendo que en los casos de retinopatía diabética no proliferativa el médico puede optar por la vigilancia y evolución del padecimiento sin necesidad de llevar a cabo algún tipo de tratamiento en específico.

En los casos de retinopatía diabética proliferativa, generalmente es necesario realizar cirugía o tratamientos con láser para eliminar los vasos sanguíneos que se están formando en el ojo, esto con la intención de detener el sangrado en caso de que esté presente.

Sin embargo, la persona debe seguir siempre el tratamiento adecuado de la diabetes para evitar que se complique la retinopatía, incluso en los casos de retinopatía no proliferativa, además de evitar el surgimiento de otras complicaciones, como pie diabético y alteraciones cardíacas. 

Conozca más sobre las complicaciones de la diabetes.

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema: