Quiropraxia: qué es, para qué sirve y cómo se realiza

Actualizado en febrero 2024

La quiropraxia o quiropráctica es una forma de medicina alternativa que consiste en técnicas realizadas con las manos para manipular la columna y las articulaciones con el objetivo de mejorar el funcionamiento del cuerpo, estando indicada principalmente para el tratamiento del dolor.

Además de aliviar el dolor, los cuidados quiroprácticos también favorecen la relajación y el bienestar general, ya que las terapias manuales ayudan a reducir la tensión muscular, algo habitual en casos de estrés o ansiedad.

La quiropráctica debe ser realizada por un profesional capacitado y no está recomendada para personas que tengan osteoporosis severa o alto riesgo de sufrir un derrame cerebral, recomendándose consultar a un ortopedista o médico general antes de iniciar el tratamiento.

Imagem ilustrativa número 1

Para qué sirve

La quiropraxia sirve para el tratamiento de algunos problemas, que incluyen:

  • Dolor lumbar o de cuello;
  • Tensión muscular;
  • Algunos tipos de dolor de cabeza;
  • Dolor causado por osteoartritis;
  • Limitaciones de movimiento.

El quiropráctico utiliza algunas técnicas de manipulación manual para recuperar el movimiento adecuado de la columna y otras partes del cuerpo. Estas manipulaciones también reducen la tensión muscular, aumentan el flujo sanguíneo y provocan una sensación de relajación y bienestar. Vea otras técnicas que pueden ayudarle a relajarse.

La quiropráctica se puede realizar sola o como complemento de otros tratamientos médicos. Sin embargo, se recomienda consultar con un ortopedista o médico general antes de iniciar el tratamiento para evaluar si realmente requiere los cuidados quiroprácticos.

Cómo se realiza la quiropraxia

La quiropraxia debe ser realizada por un profesional calificado, quien inicialmente realiza una evaluación de los antecedentes médicos personales y de la condición física de la persona. Este análisis ayuda al quiropráctico a comprender si la atención quiropráctica puede ser beneficiosa o no para el problema de salud y cómo comenzar el tratamiento.

Durante la sesión, el quiropráctico manipula con las manos la columna, músculos y ligamentos, realizando movimientos y estiramientos con diferentes intensidades. Además, el quiropráctico también puede aconsejarle realizar ejercicios posturales para ser llevado a cabo en casa. Conozca algunos consejos para mejorar la postura en la vida cotidiana.

Diferencias entre quiropraxia y osteopatía

La quiropraxia sólo debe ser practicada por personas licenciadas en quiropráctica, que no necesitan ser profesionales de salud. Además, las técnicas utilizadas en la quiropraxia manipulan principalmente la columna con el objetivo de tratar algunos problemas de salud.

Por otro lado, la osteopatía es una especialización que normalmente realiza un fisioterapeuta, evaluando de forma más completa la condición física de la persona con el objetivo de restablecer el equilibrio del cuerpo en su conjunto. Conozca qué es la osteopatía, sus beneficios y cómo se realiza.

Contraindicaciones

La quiropraxia esta contraindicada en los casos a continuación:

  • Osteoporosis grave;
  • Hernia de disco grave, que provoca síntomas como hormigueo o pérdida de fuerza;
  • Fracturas en el proceso de recuperación;
  • Uso de medicamentos anticoagulantes;
  • Cáncer de hueso;
  • Alto riesgo de padecer un ACV.

Sin embargo, cuando la atención quiropráctica es realizada por un profesional capacitado, los riesgos para la salud son bajos y los síntomas, como dolor o malestar en el lugar de las manipulaciones, que pueden ocurrir después de una sesión, duran un máximo de 48 horas.