Retención de líquidos: 10 causas, síntomas y tratamiento

Actualizado en diciembre 2023

La retención de líquidos es la acumulación anormal de líquidos en el cuerpo, causando hinchazón en una o varias partes del cuerpo, siendo más común en piernas, pies, tobillos, cara, abdomen, brazos, manos y espalda, por ejemplo, pero también puede ocurrir en diferentes áreas simultáneamente o en todo el cuerpo.

Por lo general, la retención de líquidos es provocada por cambios hormonales durante el síndrome premenstrual o el embarazo, el consumo excesivo de sal, permanecer mucho tiempo en la misma posición o la falta de actividad física regular. También puede ocurrir debido a ciertas enfermedades como diabetes, presión arterial alta o problemas hepáticos o renales.

La retención de líquidos puede aliviarse con medidas simples como elevar las piernas o levantar los brazos y abrir y cerrar las manos, por ejemplo. Sin embargo, si se presenta hinchazón repentina en piernas, pies o manos, enrojecimiento en el área, falta de aire o dolor en el pecho, es importante acudir de inmediato al servicio de urgencias más cercano para identificar la causa y recibir el tratamiento adecuado.

Imagem ilustrativa número 1

Posibles causas

Las principales causas de retención de líquidos incluyen:

1. Alimentación rica en sal

La alimentación rica en sal puede causar retención de líquidos en el cuerpo, puesto que esta contiene mucho sodio, el cual retiene el agua. Por esta razón, si se encuentra en grandes cantidades en el cuerpo, aumenta la retención de líquidos. 

Qué hacer: una buena opción para evitar la retención de líquidos es usar sal con bajo contenido de sodio, emplear hierbas aromáticas para reducir el consumo de este mineral o evitar añadir sal en las comidas. 

2. Embarazo

La retención de líquidos en el embarazo es un síntoma normal, pues durante la gestación existe un aumento en la producción de la hormona relaxina, que provoca la dilatación de los vasos sanguíneos y ocasiona la hinchazón de las piernas y tobillos, principalmente. 

Esto ocurre porque la sangre no logra retornar al corazón con tanta facilidad cuando llega a las piernas, estimulando la acumulación de líquidos en el espacio entre las células, lo que origina la hinchazón.

Qué hacer: beber al menos 8 vasos de agua durante el día, elevar las piernas siempre que sea posible, disminuir el consumo de sal o hacer actividades físicas leves como caminata o hidrogimnasia, por ejemplo, siempre que estén aprobadas por el obstetra, ayuda a mejorar la circulación sanguínea y aumentar la eliminación de líquidos. Vea otras formas de aliviar la retención de líquidos en el embarazo

3. No beber agua durante el día

Mantener el cuerpo hidratado es fundamental para conservar las funciones de las células y el funcionamiento de los riñones, ayudando a eliminar el exceso de sodio del organismo. Por esta razón, no beber agua es uno de los motivos de la retención de líquidos. 

Asimismo, la deshidratación hace que el cuerpo retenga más agua para compensar la falta de la misma, lo que provoca retención de líquidos e hinchazón. 

Qué hacer: consumir al menos de 1,5 a 3 litros de agua al día en su forma natural, con gas, aromatizada o en tés sin azúcar. 

Vea el siguiente video de la nutricionista Tatiana Zanin con consejos sobre cómo aumentar el consumo de agua para ayudar a reducir la retención de líquidos:

youtube image - Cómo TOMAR MÁS AGUA y obtener sus beneficios

4. Falta de actividad física

La falta de actividad física afecta la circulación sanguínea, tornándola más lenta, lo que puede causar retención de líquidos en el cuerpo, especialmente en las piernas, tobillos y pies. 

Qué hacer: la práctica regular de actividad física ayuda a prevenir y mejorar la retención de líquidos debido a que favorece la circulación sanguínea, haciendo que la sangre circule de forma más eficiente en el cuerpo. Por esta razón, se debe realizar actividades físicas al menos 30 minutos, 3 veces a la semana, como caminata leve, natación o hidrogimnasia, por ejemplo. 

5. Permanecer mucho tiempo en la misma posición

Permanecer largos períodos de tiempo de pie o sentado, como en el trabajo o en viajes largos, por ejemplo, puede ser una causa de retención de líquidos, pues estar mucho tiempo sin moverse en la misma posición dificulta el retorno de la sangre de las piernas o brazos al corazón y puede causar hinchazón de las piernas, pies, tobillos, manos o brazos. 

Qué hacer: en caso de permanecer mucho tiempo sentado, se debe movilizar los pies hacia arriba y hacia abajo cada hora, o caminar cada 5 minutos y levantar los brazos, abriendo y cerrando las manos para estimular la circulación sanguínea, por ejemplo. En caso de permanecer mucho tiempo de pie, se debe flexionar las piernas y los tobillos, hacer movimientos circulares con los pies y levantar los brazos, abriendo y cerrando las manos, pues esto puede ayudar a evitar la retención de líquidos. También se puede realizar un masaje o drenaje linfático para activar la circulación. Vea cómo hacer el drenaje linfático en casa

Vea el video con la fisioterapeuta Marcelle Pinheiro con estas y otras medidas para aliviar la retención de líquidos causada por permanecer mucho tiempo de pie en la misma posición:

youtube image - Tratamiento casero para los tobillos hinchados
 

6. Uso de medicamentos

El uso de ciertos medicamentos puede causar retención de líquidos e hinchazón en las manos y en los pies, como los corticosteroides, el minoxidil o los fármacos para tratar la presión arterial alta, como captopril, enalapril, lisinopril, amlodipino o nimodipina, por ejemplo. 

Qué hacer: se debe tener conversar con el médico que recetó los medicamentos para evaluar la dosis o si es necesario cambiar el tratamiento, por ejemplo. Sin embargo, medidas simples pueden ser llevadas a cabo en casa, como elevar las piernas, levantar los brazos, hacerse un masaje o drenaje linfático o realizar caminatas leves, con el objetivo de mejorar la circulación sanguínea y aliviar la retención de líquidos. 

7. Alteraciones hormonales del ciclo menstrual

La retención de líquidos es bastante común en las mujeres debido a las alteraciones hormonales del ciclo menstrual, especialmente durante el síndrome premenstrual (TPM), y se manifiesta a través de hinchazón abdominal o en los senos.

Además de eso, la menopausia también puede causar retención de líquidos.

Qué hacer: se debe consultar a un ginecólogo para realizar una evaluación de las hormonas femeninas como estrógeno y progesterona, con el fin de iniciar el tratamiento más adecuado que puede implicar el uso de anticonceptivos o terapia de reemplazo hormonal, por ejemplo, prescritos por el médico.

8. Enfermedades de la tiroides

Algunas enfermedades hormonales también pueden causar retención de líquidos, como el hipotiroidismo, debido a las variaciones en la cantidad de hormonas T3 y T4, que son importantes para mantener los niveles de líquidos en el cuerpo, pudiendo causar hinchazón abdominal, en las piernas, brazos o cara, por ejemplo.

Qué hacer: se debe consultar al endocrinólogo para evaluar las hormonas de la tiroides, y así determinar el tratamiento más adecuado para el hipotiroidismo, que normalmente se realiza con el uso de levotiroxina. Vea cómo es realizado el tratamiento para el hipotiroidismo

9. Problemas cardiovasculares

La retención de líquidos puede ocurrir por problemas cardíacos como presión alta, insuficiencia cardíaca o insuficiencia venosa, debido a la dificultad de bombeo de la sangre por el corazón, o por el mal funcionamiento de las válvulas de las venas, dificultando el retorno de la sangre hacia el corazón, lo que puede provocar acumulación de líquidos y causar hinchazón en las piernas, pies, manos, brazos o abdomen, por ejemplo. 

Qué hacer: se debe consultar un cardiólogo o angiólogo para evaluar la causa de la retención de líquidos e iniciar el tratamiento, el cual puede ser llevado a cabo mediante el uso de medicamentos antihipertensivos o diuréticos, en caso de presión alta o insuficiencia cardíaca. Ahora, en el caso de la insuficiencia venosa, el médico puede indicar el uso de medias de compresión o incluso cirugía. Asimismo, se aconseja realizar actividades físicas leves autorizadas por el médico, como caminatas, movilizar las piernas y los brazos durante el día y acostarse y elevar las piernas por encima del nivel del corazón, durante 20 minutos antes de dormir. 

10. Insuficiencia renal

La insuficiencia renal es una condición en la que los riñones no funcionan de forma adecuada, razón por la cual no eliminan los líquidos del cuerpo por la orina, lo que puede generar retención de líquidos e hinchazón de los pies, manos y rostro. 

Qué hacer: la insuficiencia renal debe acompañarse con un médico nefrólogo para que sea realizado el tratamiento más adecuado. En ciertos casos donde la insuficiencia renal está en un estadio más avanzado, puede ser necesario realizar hemodiálisis, prescrita por el médico. Vea cómo se realiza el tratamiento para la insuficiencia renal

11. Insuficiencia hepática

La insuficiencia hepática es una disminución de la función del hígado, la cual puede causar retención de líquidos principalmente en las manos, pies y abdomen, debido a la disminución de la albúmina, una proteína sanguínea que ayuda a mantener la sangre dentro de los vasos. 

Esta enfermedad puede estar causada por alcoholismo, hepatitis o incluso por el uso de medicamentos como el paracetamol. 

Cómo evitar: la insuficiencia hepática debe ser tratada por el médico hepatólogo. Además, se debe interrumpir el consumo de alcohol y disminuir la ingesta de sal y proteínas en la alimentación, con la finalidad de evitar la hinchazón de las manos y los pies y la acumulación de líquidos en el abdomen. 

Principales síntomas

Los principales síntomas de retención de líquidos son:

  • Hinchazón en la cara, abdomen, piernas, tobillos, pies, brazos, manos o espalda;
  • Piel estirada y brillante en la zona afectada;
  • Dolor o aumento de la sensibilidad en el área;
  • Rigidez en la articulación afectada;
  • Aumento del peso corporal;
  • Disminución en la cantidad de orina producida y liberada por día.

Una manera de detectar la retención de líquidos es presionar la zona hinchada durante unos 30 segundos; si la región queda marcada, indica la acumulación de líquidos en el área.

Aunque la hinchazón es más común en una o varias partes del cuerpo, también puede presentarse de manera generalizada, es decir, en todo el cuerpo, y esta condición se conoce como anasarca.

Cuándo acudir al médico

Algunos síntomas pueden acompañar la retención de líquidos y requieren atención médica lo antes posible, entre los cuales se incluyen:

  • Falta de aire;
  • Tos o expectoración;
  • Dolor en el pecho;
  • Dolor de cabeza;
  • Dolor debajo de las costillas;
  • Dolor o hinchazón persistente en las piernas;
  • Hinchazón repentina;
  • Piel estirada o brillante;
  • Hinchazón solo en un pie o en una mano;
  • Enrojecimiento de la región hinchada;
  • Fiebre;
  • Hormigueo de los pies, piernas, brazos o manos. 

Asimismo, se debe buscar ayuda médica de forma inmediata o acudir al puesto de salud más cercano en caso de que la persona presente dolor o hinchazón en las piernas luego de viajes de avión o después de estar mucho tiempo sentada, pues puede ser síntoma de trombosis. Conozca cómo identificar todos los síntomas de trombosis