Pus en el oído: 8 principales causas (y qué hacer)

Actualizado en marzo 2024

El pus en el oído es un síntoma que puede ser causado por condiciones como la otitis externa, la otitis media, tímpano perforado, el uso de aparatos auditivos o debido a la exposición frecuente al agua fría, como en el caso del oído del surfista.

Dependiendo de la causa de esta condición, el pus en el oído también puede ir acompañado de otros síntomas, como dolor intenso de oído, picazón, fiebre y pérdida de la audición.

Por lo tanto, ante la presencia de pus en el oído, se recomienda consultar a un otorrinolaringólogo, quien realizará una evaluación completa y recomendará el tratamiento adecuado, que puede incluir el uso de medicamentos analgésicos, antibióticos y antiinflamatorios o cirugía.

Imagem ilustrativa número 1

Principales causas de pus en el oído

Las principales causas de pus en el oído son:

1. Otitis Externa

La otitis externa es una inflamación en la parte más externa del oído que puede causar síntomas como pus en el oído con mal olor, picazón, descamación del conducto auditivo, dolor de oído y disminución de la audición. Conoce todos los síntomas de la otitis externa. Conozca todos los síntomas de la otitis externa.

Qué hacer: el tratamiento debe ser recomendado por el otorrinolaringólogo, pediatra o médico general, e incluye el uso de remedios en gotas para limpiar el oído, como suero y soluciones alcohólicas. El médico también puede recetar el uso de medicamentos orales, como analgésicos, antiinflamatorios, corticoides o antibióticos, por ejemplo.

2. Otitis Media

La otitis media es una inflamación de la parte más interna del oído, que puede provocar síntomas como dolor y pus en el oído, fiebre e irritabilidad. Además, la persona también puede presentar un intenso dolor de cabeza o confusión mental.

La otitis media puede surgir debido a la presencia de virus o bacterias en las vías respiratorias superiores, como en los casos de resfriado o crisis de sinusitis, por ejemplo, o como consecuencia de traumatismos o alergias.

Qué hacer: medicamentos como ibuprofeno, paracetamol o dipirona pueden ser recetados por el médico para combatir la inflamación y aliviar el dolor. Además, en casos de otitis media causada por bacterias, el médico también podría recetar el uso de antibióticos, como amoxicilina, amoxicilina con ácido clavulánico o claritromicina, por ejemplo.

Lea también: Otitis media serosa: síntomas y tratamiento tuasaude.com/es/otitis-media-secretora

3. Uso de Aparato Auditivo

El uso de aparatos auditivos puede alterar la flora del conducto auditivo, aumentando el riesgo de otitis externa fúngica y bacteriana, debido a una higienización inadecuada o aumento de la humedad en el conducto auditivo, provocando así síntomas como pus en el oído, picazón y dolor en el oído.

Qué hacer: se recomienda mantener algunos cuidados con el uso del aparato auditivo, como retirar el aparato antes de bañarse, hacer ejercicio o dormir, e higienizarlo regularmente, aplicando un spray o paño húmedo de limpieza.

4. Objetos Extraños

Objetos extraños, como pequeños juguetes, botones, insectos o alimentos, pueden quedar alojados dentro del oído accidentalmente, causando inflamación y síntomas como dolor, picazón y pus en el oído.

Qué hacer: el tratamiento es realizado por el otorrinolaringólogo, retirando el objeto extraño con pinzas o una máquina de succión. En casos más graves, puede ser necesaria la remoción quirúrgica del objeto. No se recomienda intentar sacar el objeto en casa, ya que esto podría empujarlo más hacia adentro y causar complicaciones.

5. Miringitis

La miringitis es la inflamación de la membrana del tímpano, que separa el oído externo del oído medio, provocando síntomas y signos como sensación de peso en el oído o dolor de oído leve, fiebre, disminución de la audición y ampolla de pus en el oído.

Qué hacer: el tratamiento puede realizarse con el uso de antibióticos y analgésicos, que deben ser recetados por el médico. En el caso de miringitis bullosa, el médico puede realizar el drenaje de la ampolla con bisturí para aliviar el intenso dolor.

6. Mastoiditis

La mastoiditis es la inflamación de una parte del hueso temporal en el cráneo llamada mastoides, ubicada detrás de la oreja, pudiendo causar pus en el oído, dolor, enrojecimiento, calor, hinchazón, disminución de la audición y aumento de la sensibilidad en el lugar.

Qué hacer: el tratamiento generalmente se realiza con el uso de antibióticos, como ceftriaxona o vancomicina, administrados directamente en la vena durante 2 semanas. En casos más graves, el médico también puede realizar una cirugía para drenar la secreción del oído o remover la parte del hueso afectada por la infección.

Lea también: Mastoiditis: qué es, síntomas y tratamiento tuasaude.com/es/mastoiditis

7. Oído del surfista

El pus en el oído es uno de los posibles síntomas del oído del surfista, conocido científicamente como exostosis del canal auditivo externo, una enfermedad causada por la exposición frecuente al agua fría, lo que provoca la formación de un pequeño hueso benigno en el anillo timpánico.

Generalmente, en las etapas iniciales, esta condición no causa síntomas, pero a medida que la enfermedad progresa, puede causar otitis externa recurrente, secreción en el oído, sensación de oído tapado, disminución de la audición y sensación de agua atrapada dentro del oído.

Qué hacer: el tratamiento lo realiza el médico con la limpieza regular del canal auditivo para eliminar posibles residuos atrapados, lo que ayuda a prevenir complicaciones como la otitis externa recurrente, la ruptura del tímpano y la pérdida auditiva.

Sin embargo, cuando los huesos ya están formados, el tratamiento debe ser realizado por el otorrinolaringólogo a través de una cirugía, como la canaloplastia.

8. Tímpano perforado

El tímpano perforado es una condición que puede ser causada por complicaciones de infecciones en el oído, barotrauma, que es la diferencia de presión entre el canal auditivo y el ambiente externo, traumatismo craneal o introducción de objetos en el oído, por ejemplo.

Algunos de los síntomas que pueden estar presentes en el tímpano perforado son sangre y/o pus en el oído, disminución de la audición, picazón, dolor intenso y zumbido en el oído. Conozca todos los síntomas de tímpano perforado.

Qué hacer: en presencia de infección en el oído o cuando la membrana se rompe completamente, el médico puede recomendar el uso de antibióticos, como neomicina y polimixina con corticoide en forma de gotas.

En algunos casos, el médico también puede indicar la realización de timpanoplastia, una cirugía que consiste en la reconstrucción de la membrana timpánica.

Pus en el oído del bebé

El pus en el oído del bebé puede surgir debido a infecciones causadas por bacterias o virus, como en casos de garganta inflamada, gripe u otra infección del tracto respiratorio superior.

En estos casos de infección, además del pus en el oído, el bebé también puede presentar señales y síntomas como irritabilidad, llanto frecuente, fiebre, dificultades para dormir, pérdida de equilibrio, frotarse o jalar la oreja, o no reaccionar a sonidos bajos, por ejemplo.