Descamación de la piel: 9 causas y qué hacer

Actualizado en diciembre 2023

La descamación de la piel, o piel escamosa, ocurre cuando las capas más superficiales de la misma son eliminadas, lo que normalmente es provocado por situaciones simples como resequedad de la piel, por ejemplo. No obstante, también puede ser causada por otras enfermedades como dermatitis, infección por hongos e incluso lupus.

Esta descamación de la piel también puede estar acompañada de otros síntomas como enrojecimiento, dolor, comezón o hinchazón, pudiendo ser señal de algún problema más grave.

En la mayor parte de los casos, la descamación de la piel puede prevenirse a través de la hidratación de la piel o el uso de productos de higiene adecuados para el tipo de piel. No obstante, en caso de que los síntomas duren más de una semana o si la descamación se torna muy incómoda, se recomienda acudir al dermatólogo para identificar la causa e iniciar el tratamiento más adecuado.

Imagem ilustrativa número 1

9 causas de descamación de la piel

Las causas de descamación de la piel son:

1. Piel seca

La piel seca, conocida científicamente como xerodermia, ocurre cuando las glándulas sebáceas y las glándulas sudoríparas producen menor cantidad de materia grasa y sudor de lo normal, lo hace que la piel se seque y acabe por descamarse.

Qué hacer: se recomienda beber la cantidad de agua recomendada diariamente, evitar bañarse con agua muy caliente, utilizar un jabón neutro o de glicerina e hidratar la piel con cremas adecuadas para el tipo de piel.

2. Quemadura solar

La quemadura solar ocurre cuando se está mucho tiempo expuesto al sol sin ningún tipo de protección solar, lo que permite que la radiación UV sea absorbida por la piel. Cuando esto ocurre, los rayos UV causan destrucción de las capas de la piel, dejándola roja y promoviendo su descamación.

Por lo general, las quemaduras solares son más comunes en zonas que están constantemente expuestas al sol, como el rostro, los brazos y la espalda, por ejemplo.

Qué hacer: es importante bañarse con agua fría y aplicar cremas adecuadas para la posexposición solar, tomando en cuenta que ayudan a aliviar las molestias y promueven la cicatrización de la piel.

3. Alergia de contacto

La alergia de contacto, también conocida como dermatitis de contacto, ocurre cuando la piel entra en contacto directo con alguna sustancia alergénica, como perfumes, cosméticos o productos de limpieza. Este tipo de alergia puede causar síntomas como enrojecimiento, comezón, heridas y bolitas en la piel, que pueden surgir inmediatamente o incluso 12 horas después del contacto, dependiendo del tipo de producto al que se estuvo expuesto.

Qué hacer: se recomienda evitar el contacto con el producto alergénico, lavar la piel con agua fría y jabón de pH neutro y tomar un antihistamínico, según las indicaciones médicas. En caso de que la alergia surja de forma frecuente, es posible realizar algunas pruebas de alergia para verificar cuáles son las sustancias que provocan los síntomas y adaptar el tratamiento. Vea cuándo está indicado realizar la prueba de alergia.

4. Psoriasis

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica que causa placas rosadas o rojizas revestidas por escamas blancas en la piel. Las dimensiones de las lesiones son variables y pueden surgir en cualquier parte del cuerpo; sin embargo, las zonas más comunes son los codos, las rodillas y el cuero cabelludo. Una de las características de la psoriasis es la descamación de la piel que, en ciertas ocasiones, está acompañada de comezón.

La intensidad de los síntomas de la enfermedad puede variar de acuerdo con el clima y con ciertos factores como el estrés y el consumo de bebidas alcohólicas.

Qué hacer: el tratamiento de la psoriasis debe ser indicado por un dermatólogo y, por lo general, es realizado con cremas o geles para aplicar en la piel, así como la ingesta de medicamentos o la realización de tratamiento con rayos ultravioleta. Conozca qué es la psoriasis y cómo debe ser el tratamiento.

5. Dermatitis atópica

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria que provoca piel seca debido a la dificultad de retener agua y por una insuficiente producción de grasa por las glándulas sebáceas, lo que hace que la piel tenga una mayor tendencia a descamarse. La dermatitis atópica causa comezón intensa en la piel y se localiza sobre todo en los codos, rodillas, muñecas, dorso de las manos y pies y región genital.

Esta enfermedad puede surgir en la infancia y, generalmente, tiende a disminuir hasta la adolescencia, pudiendo aparecer de nuevo en la edad adulta.

Qué hacer: es importante una adecuada higiene de la piel e hidratación de la misma, con el objetivo de mantener la piel lo más hidratada posible. En ciertos casos, puede ser necesario consultar al dermatólogo para iniciar el tratamiento más adecuado mediante el uso de cremas emolientes y medicamentos aplicados en la piel. Vea cómo identificar la dermatitis atópica.

6. Dermatitis seborreica

La dermatitis seborreica es una enfermedad caracterizada por la descamación de la piel, principalmente en zonas donde existe una mayor concentración de glándulas sebáceas, como cuero cabelludo y parte superior del tronco. Cuando surge en el cuero cabelludo, la dermatitis seborreica es vulgarmente llamada "caspa", y puede surgir en otros sitios donde haya pelos, como en la barba o cejas, y en regiones con pliegues, como axilas, ingle u orejas.

La descamación causada por la dermatitis seborreica normalmente es grasosa y tiende a ser más frecuente en situaciones de estrés y cambios de clima. Asimismo, puede estar acompañada por síntomas como enrojecimiento de la piel y comezón.

Qué hacer: la dermatitis seborreica no tiene cura; no obstante, existen algunos cuidados para disminuir la descamación de la piel y reducir la comezón, como aplicar una crema reparadora en la piel, usar un champú adecuado para el tipo de piel, tener una higiene apropiada de la piel y usar ropa ligera y aireada.

En casos graves, es necesario consultar un dermatólogo para iniciar el tratamiento más adecuado, el cual podrá ser realizado con corticoides, como hidrocortisona o dexametasona, por ejemplo. Vea qué pomadas y champús utilizar para tratar la dermatitis seborreica.

7. Infección por hongos

La infección por hongos puede ser causada por varios tipos de hongos y es transmisible entre personas tanto por contacto directo como por objetos contaminados, principalmente si existe calor y humedad.

Por lo general, la infección por hongos provoca la descamación de la piel, la cual puede estar acompañada por fisuras y comezón, siendo más común en sitios calientes y húmedos como dedos del pie, axilas, ingles u otros pliegues de la piel. También es frecuente que con la transpiración exista un empeoramiento de la comezón, aumentando las molestias.

Qué hacer: el tratamiento debe ser realizado con cremas antifúngicas, indicadas por el médico, y, además, es importante tener ciertos cuidados para disminuir la humedad corporal y controlar la infección, como secar bien el cuerpo luego de bañarse o después de transpirar, usar ropa aireada y evitar el intercambio de objetos de higiene personal. Conozca cómo identificar la infección por hongos en la piel y cómo tratarla.

8. Lupus eritematoso cutáneo

El lupus eritematoso cutáneo se caracteriza por lesiones rojizas con bordes marrones y por descamación de la piel. Normalmente, estas lesiones están localizadas en las áreas más expuestas al sol, como rostro, orejas o cuero cabelludo.

Qué hacer: el tratamiento de esta enfermedad debe incluir cuidados diarios para controlar la exposición solar, como usar sombreros, vestir ropa de mangas largas y aplicarse protector solar. En los casos más graves, lo más recomendado es consultar al dermatólogo para indicar un tratamiento más específico, como el uso de corticosteroides en crema o de otros medicamentos. Vea qué es el lupus, sus síntomas y tratamiento.

9. Cáncer de piel

Aunque sea más raro, la descamación también puede ser un signo de cáncer de piel, principalmente en personas que están mucho tiempo expuestas al sol sin ningún tipo de protección solar.

Aparte de la descamación, el cáncer de piel también puede provocar manchas, las cuales suelen ser asimétricas, con bordes irregulares, con más de un color y con un tamaño superior a 1 cm. Vea cómo identificar las señales de cáncer de piel.

Qué hacer: el tratamiento de la enfermedad depende del tipo y del estadio del cancer, pudiendo ser necesaria la realización de cirugía, quimioterapia o radioterapia. Por lo general, mientras más precoz sea el inicio del tratamiento, mayores serán las probabilidades de curación.