Opioides: qué son, ejemplos y para qué sirven

Actualizado en febrero 2024

Los opioides son medicamentos con potente acción analgésica y sedante, indicados para aliviar dolores intensos o para inducir la anestesia en cirugías junto con otros medicamentos anestésicos, ya que reducen el dolor, provocan sensación de bienestar y también somnolencia.

Estos medicamentos pueden ser naturales, derivados de la resina de la adormidera (Papaver somniferum), como la morfina y la codeína, pero también pueden ser sintéticos o semisintéticos, producidos mediante modificaciones químicas de la molécula de morfina, como el propoxifeno o la heroína, en cuyos casos se denominan opiáceos.

Los opioides deben usarse bajo orientación médica, ya que pueden causar tolerancia y dependencia química, además de efectos secundarios graves, como paro respiratorio, especialmente cuando se usan en dosis superiores a las recomendadas.

Imagem ilustrativa número 1

Para qué sirven

Los opioides sirve para:

  • Aliviar el dolor intenso, agudo y crónico;
  • Control del dolor postoperatorio;
  • Suplemento de anestesia general o local.

Dependiendo del tipo de opioide, su uso puede ser por vía oral, aplicado sobre la piel en parches transdérmicos o inyectado por vía intravenosa, muscular, debajo de la piel, epidural o intratecal, por ejemplo.

Cómo funcionan

Los opioides actúan provocando analgesia, es decir, aliviando el dolor intenso o fuerte, y sedación.

Esto se debe a que actúan sobre el sistema nervioso central, especialmente en el cerebro y la médula espinal, al unirse a receptores opioides principalmente de tipo mu, kappa y delta, dando como resultado una sensación de bienestar y somnolencia, por lo que son conocidos también como "narcóticos".

Lea también: Sistema nervioso: qué es, partes y funciones tuasaude.com/es/sistema-nervioso

Además, también existen receptores opioides periféricos, principalmente en el tracto gastrointestinal, que reducen las deposiciones y, por tanto, pueden provocar estreñimiento como efecto secundario.

Debido a sus efectos, los opioides se utilizan a menudo como drogas de abuso, provocando sobredosis y muertes en muchos países, problema que se denomina crisis de los opioides.

Tipos y ejemplos de opioides

Los principales tipos de opioides son:

1. Opioides naturales

Los opioides naturales son los producidos a partir de la resina de la amapola de la planta del opio, cuyo nombre científico es Papaver somniferum.

Ejemplos de opioides naturales: morfina, codeína, tebaína o papaveverina.

Además de los opioides producidos a partir del opio, el cuerpo humano también produce opioides naturales, llamados opioides endógenos, como las endorfinas o encefalinas.

2. Opioides semisintéticos

Los opioides semisintéticos son un tipo de opioide producido en el laboratorio mediante modificaciones parciales de la molécula de morfina o codeína.

Ejemplos de opioides semisintéticos: buprenorfina, hidrocodona, dihidrocodeína o diamorfina. Otro tipo de opioide semisintético es la heroína, utilizada como droga de abuso.

Lea también: Qué son las drogas, tipos, efectos y consecuencias para la salud tuasaude.com/es/efectos-de-las-drogas

3. Opioides sintéticos

Los opioides sintéticos se crean en un laboratorio y tienen una acción similar a los opioides naturales o semisintéticos, pero no se derivan de modificaciones en la molécula de morfina o codeína.

Ejemplos de opioides sintéticos: fentanilo, sulfentanilo, metadona, butofarnol, pentazocina, oxicodona o dextropropoxifeno.

Efectos secundarios de los opioides

Los principales efectos secundarios de los opioides son:

  • Dificultad para concentrarse;
  • Euforia, agitación o irritabilidad;
  • Somnolencia;
  • Mareos;
  • Alucinaciones;
  • Náuseas y vómitos;
  • Estreñimiento.

Otro efecto secundario de los opioides es la tolerancia, que es la reducción del efecto del opioide tras su uso repetido, haciendo que el organismo requiera dosis cada vez mayores para obtener el efecto deseado.

Además, los opioides también pueden causar dependencia química, que se puede identificar a través de síntomas como dificultad para controlar el deseo de consumir el opioide o un aumento en la dosis y frecuencia de su uso.

¿Por qué los opioides vician?

Los opioides son adictivos porque cambian la forma en que el cuerpo reacciona ante el dolor, además de provocar una sensación de bienestar y euforia, del mismo modo que las endorfinas que produce el cuerpo de forma natural.

Lea también: Endorfinas: qué son y cuál es su función tuasaude.com/es/endorfinas

Sin embargo, cuando se utilizan opioides, el cerebro empieza a depender de esas endorfinas externas, es decir, los opioides, para tener la misma sensación, como si de un sistema de recompensa se tratara.

Esto provoca cambios en el cerebro que pueden incluso dejar de producir endorfinas internas, pasando a depender de los opioides para funcionar.

Por lo tanto, la adicción a los opioides puede provocar una sobredosis o provocar un síndrome de abstinencia cuando se deja de consumirlos. Vea cómo identificar los síntomas de la abstinencia.

Sobredosis de opioide

Una sobredosis de opioides se produce cuando se utiliza en cantidades superiores a las recomendadas por un médico o como droga de abuso, alcanzando una dosis tóxica para el organismo, con efectos secundarios graves.

Los efectos que puede provocar una sobredosis de opioides son:

  • Pérdida de consciencia;
  • Falta de respuesta de la persona;
  • Dificultad para respirar o respiración lenta o superficial;
  • Disminución del diámetro de la pupila de los ojos, llamada miosis;
  • Labios o uñas azulados o grisáceos;
  • Piel fría y húmeda;
  • Insuficiencia respiratoria.

La sobredosis de opioides requiere tratamiento médico inmediato, ya que puede poner en peligro la vida y, por lo tanto, debe acudir al servicio de emergencias más cercana si aparecen estos síntomas.

El tratamiento por sobredosis de opioides en el hospital implica el uso de medicamentos antagonistas de opioides, como naloxona, así como medidas de apoyo para mantener los signos vitales y prevenir complicaciones que causen la muerte. Vea qué es la naloxona y cómo se utiliza.

Cuidados al usar opioides

Algunas precauciones son importantes al usar opioides, como tomar el opioide indicado por el médico en las dosis y durante el tiempo recomendado.

Además, se debe evitar el consumo de bebidas alcohólicas durante el tratamiento, ya que puede aumentar el riesgo de efectos secundarios graves, como sedación o depresión respiratoria.

También es importante estar atento a los síntomas de tolerancia y dependencia, pues cualquier cambio que se presente se debe comunicar al médico para realizar el tratamiento más adecuado y evitar síntomas de abstinencia al suspender el tratamiento.

Si una persona experimenta estreñimiento durante el tratamiento con opioides, se recomienda aumentar el consumo de agua y alimentos ricos en fibra, en forma de cereales integrales, frutas y verduras frescas, por ejemplo. Vea qué comer para el estreñimiento.