Qué es el fentanilo, cómo se consume y efectos

Actualizado en septiembre 2023

El fentanilo es un medicamento opioide sintético semejante a la morfina, con un efecto analgésico de 50 a 100 veces más potente que la morfina, siendo normalmente indicado para aliviar el dolor crónico o muy intenso, y también puede ser empleado como complemento de una anestesia general o local.

Este medicamento puede encontrarse en forma de parche transdérmico, en varias concentraciones, pudiendo ser aplicado por la propia persona, y puede adquirirse en farmacias en su forma genérica o bajo diversos nombres comerciales, mediante la presentación de una prescripción médica y la retención de la receta por parte de la farmacia.

El fentanilo también puede encontrarse en forma de inyección para ser utilizado en hospitales y aplicado directamente por vía intravenosa en el músculo o en los espacios entre las vértebras de la columna vertebral, por un profesional de la salud y de acuerdo con las indicaciones médicas. 

Imagem ilustrativa número 1

Para qué sirve

El fentanilo sirve para:

  • Tratamiento del dolor crónico o dolor muy fuerte que no logre ser tratado con combinaciones de paracetamol y opioides, analgésicos no esteroideos o con opioides de corta duración;
  • Analgesia preoperatoria;
  • Inducción de la anestesia general, epidural o suplemento de la anestesia local;
  • Control de dolor posoperatorio;
  • Complemento de la anestesia local;
  • Mantenimiento de la anestesia general o local;
  • Anestesia epidural o intratecal, como en las cesáreas u otras cirugías abdominales.

El fentanilo puede ser usado en forma de parche transdérmico usado solo bajo indicación médica o aplicado como inyección en el hospital por un médico o enfermero.

Nombres comerciales del fentanilo

Algunos nombres comerciales del fentanilo son: Duragesic, Fentanest, Fenodid, Torafen, Fentanyl, Avaric o Fentax.

Presentaciones del fentanilo y dosis

La dosis del fentanilo depende de la presentación farmacéutica a ser utilizada, como se indica a continuación:

1. Fentanilo parches

Existen varias dosis disponibles de parches transdérmicos, que pueden liberar 12, 25, 50 o 100 mcg de fentanilo por hora, durante 72 horas. La dosis prescrita depende de la intensidad del dolor, de la condición general de la persona y de la medicación que ya fue administrada para aliviar el dolor, y puede ser empleado por adultos o niños mayores de 2 años de edad, en las dosis y durante el tiempo de tratamiento establecido por el médico. 

Para aplicar el parche, se debe elegir un área de la piel intacta, limpia, seca y sin vellos, en la parte superior del tronco, el brazo o la espalda. En los niños, debe colocarse en la parte superior de la espalda para que no puedan removerlo. Una vez aplicado, puede estar en contacto con el agua. 

Si el parche se desprende después de cierto tiempo de uso, pero antes de los 3 días, se debe desechar adecuadamente y aplicar un nuevo parche en un lugar diferente al anterior e informar al médico. Después de 3 días, se puede remover el parche, doblando dos veces la cara adhesiva para adentro y desechándose de manera segura. Posteriormente, se puede aplicar un nuevo parche de acuerdo con las instrucciones del empaque, evitando el mismo lugar que el anterior. También se debe anotar en el empaque el día de la aplicación del parche.

2. Fentanilo inyección

El fentanilo inyectable puede ser aplicado directamente en la vena o en el músculo por un profesional de la salud, dependiendo de la indicación del médico, o por vía epidural, que corresponde a los espacios entre las vértebras de la columna vertebral, debiendo ser el médico quien realice este procedimiento.

Algunos de los factores que deben ser tomados en cuenta en la determinación de la dosis adecuada deben incluir edad, peso corporal, estado físico y condición de salud de la persona, además de la presencia de otros medicamentos que puedan estar siendo utilizados, el tipo de anestesia que será empleada y el procedimiento quirúrgico involucrado. 

Posibles efectos secundarios

Los efectos secundarios más comunes que pueden ocurrir con el uso del parche transdérmico en adultos son insomnio, somnolencia, mareos, náuseas, vómitos y dolor de cabeza. En niños, los efectos secundarios más comunes que pueden ocurrir son dolor de cabeza, vómitos, náuseas, estreñimiento, diarrea y comezón generalizada.

En el caso del fentanilo inyectable, los efectos secundarios más comunes que pueden ocurrir durante el tratamiento son náuseas, vómitos y rigidez muscular.

Además, el uso de dosis mayores a las recomendadas pueden causar sobredosis, siendo observada a través de síntomas como dificultad para respirar, respiración lenta o superficial, piel fría, húmeda, pálida, azulada o grises, labios y uñas moradas, pupilas muy pequeñas, pérdida de la consciencia, falta de respuesta, vómitos, paro respiratorio.

En estos casos, se debe llevar a la persona al hospital de inmediato o llamar a una ambulancia para que se reciba atención lo antes posible, ya que una sobredosis puede poner la vida en riesgo. Vea cómo se realiza el tratamiento de una sobredosis.

¿El fentanilo puede causar adicción?

El uso regular de fentanilo y en dosis superiores a las recomendadas puede causar adicción, ya que esta sustancia es más potente que la morfina, por lo que una pequeña cantidad es capaz de garantizar su efecto. Por eso, en caso de que se use con regularidad, los receptores de dopamina, que es el neurotransmisor liberado después del uso de opioides, pueden dejar de funcionar correctamente, de forma que terminar siendo necesario aumentar la dosis de sustancias para que tenga el mismo efecto, produciendo adicción.

Contraindicaciones

Este medicamento está contraindicado en niños menores de 2 años de edad y en personas alérgicas al fentanilo o a cualquiera de los componentes presentes en la fórmula. Este fármaco tampoco debe ser empleado en individuos alérgicos a otros medicamentos opioides. 

Asimismo, no se debe utilizar en mujeres embarazadas, que estén amamantando o durante el parto, a menos que esté indicado por el médico.