Qué es Metatarsalgia, causas y cómo se realiza el tratamiento

Revisión clínica: Marcelle Pinheiro
Fisioterapeuta
febrero 2020

La Metatarsalgia es el dolor que afecta la parte anterior del pie que está compuesta por los huesos metatarsianos, estos son pequeños huesos que forman los dedos y el dorso o empeine del pie. Este dolor puede surgir por diversos motivos como el uso de tacones y zapatos inapropiados para los pies, ejercicios de alto impacto, exceso de peso o la presencia de alguna deformidad en los pies.

Este dolor puede curarse y el tratamiento se basa en la realización de ejercicios de fisioterapia para mejorar el apoyo y la movilidad de los pies, además del uso de plantillas ortopédicas para aliviar el dolor al caminar. Es importante acudir al traumatólogo o al fisiatra si el dolor es persistente, pues es necesario una evaluación más a fondo que permita determinar cuál es la causa y cuál es el tratamiento más adecuado.

Principales causas

La metatarsalgia generalmente surge cuando hay una irritación de las articulaciones, tendones o nervios que sustentan los metatarsos y puede ser provocada por:

  • Uso de tacones altos o zapatos puntiagudos, pues tienden aumentar la presión en los metatarsos;

  • Deformidades en los pies, como antepié arqueado o alteraciones en la forma de los dedos, como el juanete. Vea algunos consejos para cuidar del juanete;

  • Exceso de peso, que provoca mayor sobrecarga sobre los huesos de los pies;

  • Enfermedades neurológicas que afecten los nervios de los pies, como el Neuroma de Morton;

  • Realizar actividades físicas de alto impacto o por muchas horas, como correr largas distancias, especialmente cuando no hay una orientación adecuada, que llevan a una sobrecarga de los metatarsos;

  • Desarrollo de artritis o artrosis en los metatarsos, debido al desgaste óseo relacionado con la edad o inflamaciones por alteraciones en la inmunidad. 

Para confirmar la causa de la metatarsalgia, el médico o fisioterapeuta debe, además de observar los síntomas, identificar alteraciones en los pies y si es necesario solicitar exámenes como rayos X de los pies, la podoscopia, que permite visualizar y estudiar las huellas plantares y los distintos ejes de los pies o baropodometría, que permite evaluar los sitios de mayor presión en los pies, al caminar o al estar de pie.

Principales síntomas

La metatarsalgia provoca síntomas dolor en la planta de los pies, que generalmente empeora al caminar o permanecer de pie por mucho tiempo. A medida que la causa persiste o que empeora la deformidad de los pies, el dolor se puede tornar intenso y muchas veces, puede incapacitar el desempeño de las actividades.

 Además, es común que personas con metatarsalgia presenten callosidades en el empeine del pie, por ser las áreas que sufren mayor presión. Asimismo, se pueden observar desvíos o alteraciones en la forma del pie, como desvíos de los dedos o la formación de protuberancias óseas. 

Cómo se realiza el tratamiento

Para tratar la metatarsalgia se recomienda pasar por una evaluación del traumatólogo, fisiatra o fisioterapeuta, que podrán determinar las posibles causas e indicar los tratamientos más adecuados para cada persona. Las principales recomendaciones incluyen:

  • Tomar medicamentos antiinflamatorios, como Diclofenaco o ketoprofeno, por ejemplo, que son indicados por el médico para aliviar el dolor y la molestia;

  • Realizar fisioterapia, con ejercicios para mejorar el apoyo y movilidad de los pies, además de entrenar fuerza y equilibrio, ayudando a corregir la pisada.

  • Preferir usar calzados cómodos y adaptados, evitando el uso de tacones o zapatos ajustados;

  • Utilizar plantillas ortopédicas a la medida, que permiten ajustar los pies en el zapato y reducir la sobrecarga sobre los metatarsos.

El tratamiento con cirugía puede ser indicado por el traumatólogo, cuando los tratamientos anteriores no surten efecto, especialmente cuando hay mucha deformidad o exceso de rigidez en los metatarsos. 

Opciones de tratamiento casero

Para aliviar la metatarsalgia, un excelente remedio casero es rodar una botella o un puñado de canicas debajo de los pies, realizando movimientos de adelante hacia atrás. Este tipo de ejercicios ayuda a masajear la planta del pie y a relajar los músculos, aliviando la tensión en esta región.

Además de esto, se pueden remojar los pies en agua tibia durante 20 a 30 minutos, acostarse con los pies en alto o masajear los pies con aceites esenciales, esto permitirá aliviar la molestia y el dolor en la planta de los pies. 

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Andreina De Almeida Rodríguez - Nutricionista, em febrero de 2020. Revisión clínica por Marcelle Pinheiro - Fisioterapeuta, em febrero de 2020.
Revisión clínica:
Marcelle Pinheiro
Fisioterapeuta
Formada por la UNESA con registro profesional en CREFITO- 2 nº. 170751 - F.