Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Cómo identificar y tratar una lesión en el menisco

Entre los síntomas de lesión en el menisco están el dolor en la rodilla al caminar, subir y bajar escaleras. El dolor se encuentra en la parte delantera de la rodilla, pudiendo alcanzar la parte más lateral si la lesión es de menisco lateral o en la parte más interior de la rodilla si es una lesión del menisco medial.

El tratamiento para la recuperación del menisco puede ser hecho a través de una cirugía ortopédica seguida de fisioterapia. Al inicio del tratamiento fisioterapéutico el individuo deberá mantenerse de reposo, evitando mover la pierna y colocándose hielo para disminuir el dolor. Después de algunos días podrá caminar con la ayuda de unas muletas y con el uso de una rodillera. Poco a poco con el trabajo de la fisioterapia el individuo podrá volver a su vida diaria.

El menisco es una estructura de cartílago presente en la rodilla que sirve para proteger las rodillas cuando hay surge un impacto o un golpe directamente en la rodilla o en la pierna. Este cartílago es muy propenso a lesiones en atletas, personas con sobrepeso, con artritis, artrosis u otro problema que afecte la articulación de las rodillas.

Cómo identificar y tratar una lesión en el menisco

¿Qué puede causar la lesión?

Las lesiones del menisco normalmente surgen debido a un golpe fuerte en la rodilla, como puede ocurrir en diversos tipos de deporte como el fútbol, baloncesto, béisbol o tenis. Sin embargo, existen algunas situaciones del día a día que también pueden lesionar el menisco como:

  • Girar muy rápido el cuerpo sobre una pierna;
  • Sentadillas profundas;
  • Levantar mucho peso utilizando las piernas;
  • Que se quede atrapado el pie mientras se camina.

Con la edad, el cartílago del menisco se va debilitando debido al uso constante y a la disminución de la circulación de la sangre hacia la región, lo que puede causar lesiones más fácilmente después de los 65 años, incluso al subir o bajar escaleras.

Generalmente la ruptura del menisco lateral está asociada a la ruptura del ligamento cruzado anterior mientras que la ruptura del menisco medial está asociada a la formación del quiste de Baker. La lesión en el menisco lateral es más común en movimientos bruscos como sucede en un juego de fútbol, mientras que en el menisco medial la lesión se forma por movimientos repetitivos. Si la lesión comienza en la parte posterior del menisco se puede curar de forma espontánea, sin tratamiento específico. 

Síntomas de lesión en el menisco

El principal síntoma de una lesión en el menisco es el dolor en la región anterior y/o lateral de la rodilla que empeora al subir y bajar escaleras, dificultando este movimiento. El dolor es localizado y puede empeorar con el paso de los días, dificultando incluso el caminar. Además de esto, también se puede observar inflamación en la región dolorida.

El traumatólogo puede solicitar una radiografía para evaluar la rodilla pero el mejor examen para diagnosticar una lesión en el menisco es la resonancia magnética. El fisioterapeuta también puede identificar una lesión en el menisco a través de pruebas de provocación de dolor específicas realizadas en el consultorio.

Tratamiento para recuperar la lesión en el menisco

Cómo identificar y tratar una lesión en el menisco

El tratamiento para una lesión en el menisco puede ser hecho con fisioterapia o cirugía. En los casos más graves cuando es necesario la realización de la cirugía para coser o cortar la parte afectada del menisco, lo más probable es que después de la cirugía el médico mantenga la pierna inmovilizada con una férula e indicará el uso de muletas, es importante mantener la férula durante todo el día y la noche, siendo retirada solamente para bañarse y durante la fisioterapia.

Al cabo de unos 2 meses de tratamiento se debe verificar la evolución de la persona y si aún existe dolor localizado o limitación de los movimientos se debe adecuar el tratamiento. Cuando la persona ya no siente dolores, pero no puede doblar completamente la rodilla se deberán realizar una serie de ejercicios para lograr este objetivo. Un buen ejercicio es realizar sentadillas aumentando progresivamente el grado de flexión de la rodilla, el objetivo puede ser tratar de agacharse al máximo, hasta que sea posible sentarse en los talones.

Medicamentos para aliviar el dolor

Los medicamentos sólo se deben utilizar bajo indicación médica y suelen recetarse especialmente después de la cirugía, durante los primeros días después de la operación. Generalmente el médico podrá indicar el uso de Paracetamol o Ibuprofeno para aliviar el dolor.

Las pomadas como Cataflam y Voltaren que son diclofenaco, pueden ayudar a controlar el dolor pero no deben aplicarse hasta que la herida esté completamente cicatrizada. Una buena forma de aliviar el dolor y la hinchazón de la rodilla de forma natural es aplicar una compresa fría en la región mientras descansa con las piernas elevadas.

¿Cómo la alimentación puede ayudar?

Durante la fase de recuperación se debe evitar consumir alimentos ricos en azúcar y aumentar el consumo de alimentos ricos en proteínas para facilitar la regeneración de los tejidos. También es indicado beber mucha agua para mantener el cuerpo debidamente hidratado, lo que también es importante para mantener la lubricación de las rodillas. Se debe evitar la comida rápida, refrescos y alimentos fritos para evitar el exceso de peso, que puede perjudicar la recuperación de esta articulación. Vea ejemplos de alimentos cicatrizantes.

¿Cómo es la cirugía para recuperar el menisco?

En los casos donde la ruptura del menisco es lateral el traumatólogo podrá indicar que se realice una cirugía para retirar la parte afectada. Sin embargo, cuando hay una lesión en el menisco medial, si esta es longitudinal y de pequeño tamaño, el médico podrá optar por indicar fisioterapia para observar si la ruptura puede ser curada con la realización de ejercicios.

Cuando el menisco se rompe en sus bordes o cuando existe una lesión en el medio del menisco, que se separa en dos partes, el médico indicará una cirugía, para evitar que la lesión se agrave.

La cirugía para reparar el menisco normalmente se realiza con anestesia local, con artroscopia, donde el médico hace apenas realiza 3 agujeros en la rodilla por donde entran los equipos necesarios para coser o quitar la parte quebrada del menisco. El cirujano puede optar por estas formas de tratamiento durante la cirugía:

  • Coser la parte más externa del menisco porque esta región es irrigada por sangre y por esto puede regenerarse;
  • Remover la parte afectada del menisco, manteniendo la parte sana para evitar que se forme artrosis precozmente.

No es necesario quedarse hospitalizado, sin embargo, el tiempo de recuperación varía entre 2 a 4 semanas para el menisco medial y de 2 meses para el menisco lateral.

Señales de mejoría

Los signos de mejoría surgen con el inicio del tratamiento y cuando la persona sigue todas las orientaciones del médico y del fisioterapeuta, manteniendo el reposo necesario y realizando los ejercicios terapéuticos.

Complicaciones

Si el tratamiento no se realiza es posible que la lesión se agrave y en caso de que haya una ruptura del menisco el dolor puede limitar la vida de la persona, siendo necesario recurrir a analgésicos y antiinflamatorios y acostumbrarse al dolor para toda la vida. Una lesión en el menisco también puede causar la formación de artrosis precoz en la rodilla afectada.

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tienes alguna duda o encontraste algún error escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar