Meloxicam: qué es, para qué sirve y que dosis tomar

El meloxicam pertenece a una clase de medicamentos conocidos como antiinflamatorios no esteroides (AINE), siendo indicado para aliviar el dolor, la inflamación y la rigidez, causadas por osteoartritis o artritis reumatoide, además de ser utilizado para tratar otros dolores moderados a severos en adultos.

Este medicamento también es usado en los casos de artritis reumatoide juvenil, siendo indicado en niños a partir de los 16 años, bajo orientación del pediatra.

El meloxicam se encuentra muchas veces combinado con metocarbamol, que potencia sus efectos, por ser un relajante muscular, y puede encontrarse en las farmacias con la presentación de una receta médica, en su forma genérica o con los nombres comerciales de Flexiver, Calmox, Flexicam, Melic o Dolocam, por ejemplo, en la forma de comprimidos, solución oral o solución inyectable para aplicar por vía intravenosa.

Imagem ilustrativa número 1

Para qué sirve

El meloxicam está indicado para aliviar el dolor y la inflamación en las siguientes situaciones:

Además de eso, el meloxicam puede ser utilizado en los casos de procesos inflamatorios en los tejidos blandos de las vías respiratorias, dolores menstruales, u otros dolores moderados a severos. 

Qué dosis tomar

El meloxicam es indicado en adultos y niños mayores de 16 años y las diferentes presentaciones y dosis generalmente recomendadas, son las siguientes:

Comprimidos

Cada comprimido contiene 7,5 mg o 15 mg. Dependiendo la situación de la persona, pueden indicarse las siguientes dosis:

Osteoartritis: 7,5 mg por día (un comprimido de 7,5 mg o medio comprimido de 15 mg). Si es necesario, en caso de no producirse mejoría, la dosis puede aumentarse a 15 mg/día.

Artritis reumatoide o espondilitis anquilosante: 15 mg por día (dos comprimidos de 7,5 mg o un comprimido de 15 mg). Dependiendo de la respuesta terapéutica, las dosis pueden reducirse a 7,5 mg por día. La dosis máxima es de 15 mg por día. En adultos mayores, personas con insuficiencia renal o en tratamiento con hemodiálisis, la dosis máxima es de 7,5 mg al día.

Para otras situaciones inflamatorias o de dolor, las dosis deben ser indicadas bajo orientación médica. 

La dosis diaria debe administrarse en una sola toma. El comprimido puede beberse con un vaso de agua u otro líquido, junto a las comidas.

Solución inyectable

La solución inyectable contiene 15 mg de meloxicam en cada ampolla de 1,5 ml. La solución inyectable es utilizada por vía intravenosa, y debe ser administrada por su médico o enfermera, cuya dosis deben ser indicadas según la situación a tratar.

Efectos secundarios 

Algunos efectos secundarios relacionados con el uso de meloxicam son: dispepsia, náuseas, vómitos, dolor abdominal, estreñimiento, flatulencia y diarrea, anormalidades transitorias de los parámetros de función hepática (aumento de transaminasas o bilirrubina), esofagitis, úlcera gastroduodenal, hemorragia gastrointestinal macroscópico u oculto, anemia, alteraciones de la fórmula sanguínea, rash y prurito, estomatitis, urticaria y fotosensibilización.

En raras ocasiones, puede desarrollarse eritema multiforme, síndrome de Stevens Johnson, necrólisis epidermal tóxica, crisis de asma aguda, vértigo, tinnitus, mareos, aumento de la presión sanguínea, palpitaciones, alteraciones de parámetros de la función renal (aumento de la creatinina sérica y/o urea), falla renal aguda, reacciones de hipersensibilidad, incluyendo reacciones de tipo anafiláctico.

Contraindicaciones

Este medicamento está contraindicado en niños y adolescentes menores de 16 años, personas con antecedentes de sangrado rectal y que presenten sensibilidad reconocida al meloxicam o a otro componente de la fórmula. Además de eso, este medicamento no debe ser administrado en personas que sufren de úlcera péptica activa, insuficiencia hepática o renal severas.

El meloxicam no administrarse en embarazadas o madres durante la lactancia.

Se han presentado interacciones de este medicamento al ser administrado en forma conjunta con amlodipino, con anestésicos, antiinflamatorios no esteroidales (indometacina), bloqueadores beta-adrenérgicos, estrógenos, fármacos con alta unión a proteínas (anticoagulantes, anticonvulsivantes), litio y simpaticomiméticos.