Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Fosfomicina: qué es, para qué sirve y cómo usarlo

La fosfomicina es un tipo de antibiótico de amplio espectro que sirve para el tratamiento de infecciones en las vías urinarias producidas por bacterias y para tratar o prevenir infecciones urinarias que surgen después de cirugías o intervenciones médicas. 

La fosfomicina está disponible en genérico o bajo los nombres comerciales de Fosfocil, Monuril, Monurol, Foneril, Pregnus, Fosfocare, Fomixina, Positral, Fossin, Fasapren, entre otros.  los cuales pueden ser adquiridos en las farmacias mediante la presentación de un récipe médico. 

Fosfomicina: qué es, para qué sirve y cómo usarlo

Para qué sirve

La fosfomicina es indicada para tratar infecciones urinarias bacterianas como cistitis aguda o recidivante, síndrome de la vejiga dolorosa, uretritis, bacteriuria asintomática durante en la embarazo y para tratar o prevenir infecciones urinarias que surgen después de cirugías o de exámenes de diagnósticos de las vías urinarias. 

Además de esto, la fosfomicina también podría estar indicada en el tratamiento de infecciones del tracto gastrointestinal y dermatológicas producidas por gérmenes sensibles a este antibiótico. 

Cómo usar la fosfomicina

La fosfomicina debe tomarse con el estómago vacío o 1 a 2 horas después de la ingestión de alimentos, preferiblemente durante la noche, antes de dormir y después de orinar. La dosis en que debe ingerirse dependerá de la edad y la presentación, por ello:

1. Suspensión 

La suspensión de fosfomicina viene en sobres, debiendo disolverse su contenido en un vaso con agua y la solución debe ser ingerida inmediatamente después de la preparación. La dosis que se suele indicar son:

  • Niños de 6 a 12 años: 1 sobre de 2000 mg en una dosis única;
  • Adultos: 1 sobre de 3000 mg en una dosis única;
  • Prevención de infecciones urinarias: 1 sobre de 3000 mg 3 horas antes de la intervención quirúrgica y 1 sobre de 3000 mg 24 horas después de la intervención.

Sin embargo, la posología usual puede variar de acuerdo con la gravedad de la enfermedad y el criterio de cada médico. Para infecciones causadas por Pseudomonas, Proteus y Enterobacter, se recomienda el tratamiento con dos sobres, administrados en intervalos de 24 horas, de la misma forma que se describió anteriormente. 

2. Cápsulas

La dosis de fosfomicina en adultos suele ser entre 500 mg a 1 g por día (1 o 2 cápsulas) cada 8 horas. En el caso de los niños se prefiere el uso de las fosfomicina en suspensión. 

Después de haber iniciado el tratamiento, los síntomas deben desaparecer al cabo de 2 a 3 días.

Posibles efectos secundarios

Algunos de los efectos secundarios de la fosfomicina pueden incluir dolor de cabeza, mareos, infecciones vaginales, acidez, náuseas, dolor en el estómago, diarrea o reacciones en la piel que incluyen comezón y enrojecimiento. Vea cómo combatir la diarrea causada por este antibiótico

Contraindicaciones

La fosfomicina es contraindicada en personas con hipersensibilidad a este antibiótico o a cualquier componente de la fórmula. 

Asimismo, no se recomienda para personas con insuficiencia renal grave o que estén bajo tratamiento de hemodiálisis, y no debe ser usada por niños ni mujeres embarazadas o que estén en período de lactancia. 

Observe también el vídeo a continuación y conozca qué comer para ayudar a tratar la infección urinaria y a prevenir recidivas: 

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Enviar mensaje