Congestión nasal: qué es, causas y cómo quitar

Revisión médica: Dr. Gonzalo Ramírez
Médico general y Psicólogo
enero 2022

La congestión nasal, popularmente conocida como nariz tapada, ocurre principalmente por infecciones virales de las vías respiratorias altas o por una reacción alérgica, debido a la inflamación de la mucosa nasal y de los vasos sanguíneos, además de la presencia de moco; pudiendo dificultar la respiración.

Esta alteración suele desaparecer por si sola al cabo de 1 semana, sin embargo puede producir síntomas como ronquidos o apnea del sueño; y en los bebés puede llegar a dificultar el amamantamiento. En casos en que no se recibe tratamiento, puede causar sinusitis, requiriendo de tratamiento antibiótico.

Por ello, en caso de congestión nasal se recomienda acudir al médico, el cual puede prescribir descongestionantes por vía oral o nasal para disminuir las molestias, sin embargo, en caso de presentar otros síntomas como fiebre, tos, flemas y dolor de garganta, puede indicar una infección respiratoria, que necesite de tratamiento antimicrobiano.

Síntomas de congestión nasal

La congestión nasal puede presentarse en cualquier etapa de la vida, produciendo síntomas como:

  • Dificultad respiratoria;
  • Ronquidos;
  • Apnea del sueño;
  • Dificultad para la lactancia, en recién nacidos;

En niños, la inflamación de las adenoides, que son unas estructuras del sistema inmune, pueden ocasionar apnea del sueño crónica, lo cual puede alterar el desarrollo del niño, siendo necesaria la evaluación del médico para orientar el tratamiento adecuado.

Conozca más sobre la apnea del sueño.

Principales causas

La obstrucción nasal se debe a una inflamación de la mucosa y estructuras internas de la nariz, además de la dilatación de los vasos sanguíneos de esta zona, produciendo una hinchazón general que dificulta la respiración, además de la producción de moco, el cual sirve como barrera para evitar el paso de sustancias y virus al organismo.

Esto se produce principalmente por una infección viral que afecta las vías respiratorias altas, como nariz y garganta. Sin embargo, también puede ser causado como respuesta a cualquier sustancia que produzca una reacción alérgica, como pelo de animales, polen o polvo, por ejemplo. Conozca más sobre los síntomas y tratamiento de las alergias respiratorias.

Asimismo, el uso prolongado de descongestionantes nasales, como nebulizadores o gotas nasales puede ocasionar congestión nasal, por lo que se recomienda siempre seguir las orientaciones del médico en cuanto a la dosis y tiempo de uso de este tipo de medicamentos.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para la congestión nasal puede realizarse con medidas caseras o el uso de medicamentos prescritos por el médico, por lo que se recomienda acudir con un otorrinolaringólogo o médico general en caso de presentar congestión nasal para que indique el fármaco adecuado.

Dentro de las medidas caseras puede realizarse un lavado nasal con agua tibia y sal, vaporizaciones y beber 2 a 3 litros de agua por día. Conozca más sobre los remedios caseros para destapar la nariz.

El tratamiento con medicamentos puede realizarse con la indicación de vasoconstrictores, ya sea por vía nasal u oral, los cuales hacen que los vasos sanguíneos regresen a su tamaño normal, disminuyendo de esta forma la congestión nasal y mejorando la respiración. Algunos de los medicamentos que pueden indicarse son fenilefrina, oximetazolina o pseudoefedrina, por ejemplo, siendo los descongestionantes nasales los más utilizados que los orales debido a sus menores efectos secundarios.

En ocasiones, el médico puede indicar soluciones de agua de mar, las cuales tienen propiedades antiinflamatorias y antialérgicas, disminuyendo las molestias de la congestión nasal.

Efectos secundarios de los descongestionantes

Algunos de los efectos secundarios que pueden presentarse por el uso de descongestionantes por vía oral son aumentos de los latidos cardíacos, arritmia y elevación de la presión sanguínea, por ejemplo.

Asimismo, estos medicamentos están contraindicados en casos de hipertiroidismo, hipertensión arterial, diabetes, tratamiento con inhibidores de la MAO y en enfermedades cardíacas. Durante el embarazo y lactancia se recomienda consultar al médico antes de iniciar cualquier tratamiento con estos fármacos.

Complicaciones de la congestión nasal

La congestión nasal puede complicarse en caso de no haber recibido tratamiento, si este ha sido de forma tardía o si se realizó de forma incorrecta de acuerdo a las orientaciones del médico.

Por ello, la infección respiratoria que causó la congestión nasal puede provocar el desarrollo de sinusitis, que es una inflamación de la mucosa de los senos paranasales, pudiendo causar síntomas como dolor de cabeza, secreciones nasales y sensación de peso en el rostro. Conozca más sobre el tratamiento de la sinusitis.

En niños, una de las complicaciones de la congestión nasal es la interferencia con la audición, ya que las estructuras de la nariz están vinculadas con las del oído, por lo que su inflamación puede alterar la percepción del sonido y, en casos más graves, afectar también el desarrollo del habla.

El uso de descongestionantes nasales de forma prolongada puede causar congestión de rebote, que es cuando el uso de estos medicamentos pierde su efecto, provocando que la mucosa de la nariz permanezca inflamada o incluso se inflame más, requiriendo de la intervención de un otorrinolaringólogo.

¿Fue útil esta información?

Atualizado e revisto clinicamente por Dr. Gonzalo Ramírez - Médico general y Psicólogo, em enero de 2022.

Bibliografía

  • CONSELHO FEDERAL DE FARMÁCIA. Guia de prática clínica sinais e sintomas respiratórios: espirro e congestão nasal. 2016. Disponível em: <https://www.cff.org.br/userfiles/file/Profar_vol1_FINAL_TELA.pdf>. Acceso en 07 feb 2022
  • GÓMEZ, Emilia. Congestión nasal. Ámbito farmacéutico: Educación Sanitaria. 25. 1; 48-54 , 2006
Abrir la bibliografía completa
  • PAPADAKIS, Maxine A.; MCPHEE, Stephen J.; RABOW, Michael W. Current Medical Diagnosis & Treatment 2019. 58th. NEW YORK: McGraw-Hill Education, 2019.
  • Longo, DL et al.. Harrison’s Principles of Internal Medicine. 19th ed. New York: McGraw-Hill, 2015.
Revisión médica:
Dr. Gonzalo Ramírez
Médico general y Psicólogo
Médico general por la UPAEP con cédula profesional Nº12420918 y Licenciado en Psicología Clínica por la UDLAP Nº 10101998.