Lisina: para qué sirve, cómo tomar y contraindicaciones

Basado en evidencia científica
Actualizado en mayo 2023
  1. Para qué sirve
  2. Dosis
  3. Efectos secundarios
  4. Contraindicaciones

La lisina es un aminoácido esencial que no es sintetizado por el cuerpo humano, debiendo ser ingerido a través de la ingesta de alimentos como carne, leche, soya o pescado, por ejemplo, o en forma de suplemento alimentario.

Este aminoácido actúa sobre el sistema inmune, ayudando a fortalecerlo y evitando la replicación de algunos tipos de virus, como es el caso del virus del herpes simple.

El suplemento de lisina puede ser comprado en forma de cápsulas, tabletas o en polvo en algunas farmacias o tiendas online, no siendo necesario presentar una receta médica.

Imagem ilustrativa número 1

Para qué sirve

Los suplementos de lisina son indicados para ayudar a prevenir y evitar infecciones recurrentes por el virus del herpes simple. Su uso continuo evita que el virus se replique en el organismo. Además de esto, en el caso de infecciones activas de este virus, podría hacer con que las lesiones se curen y desaparezcan más rápido, sin embargo son necesarios más estudios científicos que comprueben este hecho.

Asimismo, la lisina está indicada para aumentar las defensas del organismo, para evitar contagiarse de gripe o resfriados y para ayudar en el crecimiento infantil. Conozca algunas opciones naturales para aumentar las defensas.

¿En qué dosis se debe tomar la lisina?

Para reducir los síntomas del herpes simple se recomienda ingerir hasta 2 g de lisina al día en dosis divididas con las comidas.

Las cápsulas de lisina no deben ingerirse por más de 6 meses o por más del tiempo estipulado por el médico, ya que pueden causar desequilibrios en la concentración de otro aminoácido llamado arginina. Conozca para qué sirve arginina y dónde encontrarla.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios de la lisina pueden incluir dolor de estómago o de diarrea, cuando se toma en cantidades superiores a las dosis recomendadas.

Contraindicaciones

La lisina está contraindicada en individuos con enfermedades renales, cardíacas o del hígado y que puedan tener alergia o hipersensibilidad a algún componente de la fórmula.

Además de esto, la lisina no debe ser ingerida por embarazadas o en mujeres durante el período de lactancia.