Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Lactancia artificial: cuándo se debe dar y cuáles son las leches para bebés

Cuando el bebé nace lo primero que se le debe ofrecer durante los primeros meses de vida y a libre demanda es la leche materna, sin embargo, esto no siempre resulta posible, pudiendo ser necesario recurrir a fórmulas infantiles para sustituir o reemplazar la leche materna.

Este tipo de alimentación artificial, permite ofrecerle al niño una opción alimentaria que satisfaga sus necesidades nutricionales, proporcionándole todos los nutrientes necesarios, pudiendo ser adaptada a cada etapa de crecimiento del bebé. Asimismo, es posible conseguir leches infantiles destinadas a fines medicinales específicos, permitiendo una nutrición adecuada en casos de alergias, regurgitación, intolerancia alimentaria, trastornos gastrointestinales, entre otros. 

Lactancia artificial: cuándo se debe dar y cuáles son las leches para bebés

Cuándo se debe dar lactancia artificial 

La leche materna debe ser la primera opción para alimentar al bebé, ya que proporciona todos los nutrientes necesarios para su crecimiento y desarrollo, así como anticuerpos para enriquecer el sistema inmune.

Sin embargo, existen algunas situaciones excepcionales en que la madre no puede o no debe amamantar, o en la que el bebé posee alguna condición que no le permite digerir la leche materna, como ocurre en el caso de enfermedades metabólicas. 

1. La madre está realizando tratamientos

En los casos en que la madre está realizando tratamiento que pueden perjudicar al bebé como quimioterapia o radioterapia, tratamiento para la tuberculosis, uso de isotopos radioactivos para diagnóstico o tratamiento o si ha estado expuesta a material radiactivo (solo durante el tiempo en que se encuentre en radioactividad la leche), tratamientos con medicamentos que pasen para la leche, se les debe dar una fórmula infantil, ya que la calidad de la leche está comprometida. 

En caso la madre utilice drogas ilícitas o sustancias psicoactivas, tampoco debe amamantar ya que estas pueden ser ingeridas por el bebé a través de la leche materna.

2. La madre no tiene leche o disminuyó su producción

También se puede recurrir a la lactancia artificial cuando existe una disminución en la producción de leche, la cual puede o no ser temporaria. Existen algunos casos en que la subida de leche ocurre más tarde, pudiendo haber alteraciones en su composición.

Por esto, es muy importante acudir al médico para intentar solucionar este problema o adaptar la leche a la condición de la madre y del bebé. 

3. La madre tiene una enfermedad

Si la madre tiene VIH, cáncer de mama o trastornos de conciencia no debe dar de su leche al bebé. Además de esto, en caso tenga enfermedades causadas por virus, hongos, bacterias, hepatitis B o C con alta carga viral, herpes activo en el seno o en el pezón o tuberculosis activa no tratada, debe dejar de amamantar por un tiempo, hasta que se resuelva el problema. 

En los casos temporales tendrá que optar por la leche infantil y mantener la producción de leche materna, extrayéndola con un extractor de leche hasta que esté recuperada y pueda ofrecerle la leche materna nuevamente. En los casos en que no exista otra solución, se debe optar por la fórmula infantil y hablar con el médico para secar la leche.

Lactancia artificial: cuándo se debe dar y cuáles son las leches para bebés

4. El bebé está por debajo del peso

En los casos en que el bebé se encuentre muy por debajo del peso ideal para la edad o que se evidencie una detención en su crecimiento, y ya haya sido verificado que la técnica de la lactancia materna se está realizando correctamente, el médico o nutricionista podrá recomendar complementar la lactancia con una fórmula infantil.

5. El bebé no consigue digerir la leche correctamente 

Si el bebé tiene alguna enfermedad metabólica como fenilcetonuria o galactosemia no debe tomar leche materna, asimismo tampoco debe utilizar leches infantiles regulares. 

En el caso de la fenilcetonuria, pueden ser utilizados leches adaptadas que no contengan fenilalanina en su composición y, solo si el médico lo indica, podrá tomar leche materna con mucha precaución, midiendo semanalmente los niveles de fenilalanina en la sangre. 

En el caso del bebé con galactosemia, no debe ser amamantado y tampoco debe ingerir fórmulas infantiles que contengan leche, debiendo ser alimentado con fórmulas a base de soya como NAN Soya, Aptamil Soya, Isomil, Enfamil Soya, Nutrilon soya, Enfagrow soya, Nutribén Soja o Nursoy Gold.

Asimismo, existen algunas casos en los que el bebé puede presentar situaciones clínicas como síndrome de intestino corto por resección intestinal, problemas de malabsorción, enfermedad inflamatoria intestinal, alteraciones del tracto gastrointestinal, fibrosis quística, entre otras, en las que el bebé podría necesitar fórmulas elementales o hidrolizadas.

Estas fórmulas se encuentran predigeridas, de manera tal que los nutrientes son absorbidos más fácilmente a nivel del intestino. Algunas de estas fórmulas son el Neocate, Alfamino o Blemil plus elemental.

Qué leche se le debe dar al bebé

En los casos en que el bebé no pueda tomar leche materna, nunca se le debe dar leche de vaca normal que se compra en el mercado, debido a que puede perjudicar su desarrollo y su composición es  muy diferente a la leche materna. 

Por lo que con ayuda del pediatra, se debe optar por una leche que sea adecuada al bebé, que aunque no sea igual a la leche materna, tienen una composición más parecida, siendo fortalecido para ofrecer los nutrientes que el bebé necesita en cada fase.

1. Fórmulas infantiles

Las leches adaptadas pueden ser utilizadas por bebés saludables y que no presenten riesgos de alergia, malestar gastrointestinal o enfermedades metabólicas. 

Para escoger la fórmula infantil se debe tomar en cuenta la edad del bebé, porque a lo largo de su desarrollo sus necesidades van cambiando:

  • Entre los 0 y los 6 meses, se debe utilizar una fórmula de inicio como Aptamil premium 1, Nan 1, Nutrilon 1, S26 Gold 1, Novamil 1, Novalac 1, Pedialac 1, Frisolac 1, Similac advance 1, Enfamil premium.
  • A partir de los 6 meses, se debe utilizar una fórmula de continuación como Nan 2, Aptamil premium 2, Enfamil premium 2, S-26 progress 2, Novamil 2, Novalac 2, Similac advance 2, Frisolac 2, Pedialac 2, por ejemplo. 

Asimismo, también existen fórmulas infantiles preparadas a base de leche de cabra como el Capricare, Holle leche de cabra, Karicare goat milk, Crecelac, Kabrita, Caprea, entre otros, que según algunos estudios es más fácil de ser digerida a nivel intestinal, disminuye la probabilidad de una alergia alimentaria y es más parecida con la leche materna, estas fórmulas también contienen lactosa.

Existen diversas marcas disponibles en el mercado para la venta, teniendo todas una composición de nutrientes semejantes, pudiendo ser o no suplementadas con probióticos, ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga y nucleótidos. 

2. Leches para bebés con alergia a la proteína de la leche de vaca

Lactancia artificial: cuándo se debe dar y cuáles son las leches para bebés

La alergia a la proteína de la leche de vaca es la alergia alimentaria más frecuente en la infancia, debido a que es el primer alimento que los niños reciben, por lo que es el primer antígeno alimentario con el que se entra en contacto y como el sistema inmune está inmaduro y sensible a los antígenos, reacciona en presencia de la proteína de leche de vaca, provocando síntomas como enrojecimiento y comezón, vómitos y diarrea. Conozca más sobre alergia a leche de vaca en bebés

La dieta de eliminación es el único tratamiento eficaz y el primero que se debe instaurar, en bebés con menos de 6 meses que poseen lactancia materna exclusiva, deben continuar con dicha indicación y omitir los lácteos de la leche materna. En aquellos que no reciben leche materna en forma exclusiva se debe omitir la leche de vaca y sus derivados, por lo que se recomienda el uso de fórmulas especiales.

Existe una gran variedad de leches para este problema específico, que normalmente poseen en su composición la proteína de la leche de vaca dividida en pequeños fragmentos (semielementales o parcialmente hidrolizadas), o inclusive dividida en aminoácidos que es su componente más simple (hidrolizadas), de manera tal que no provoque la reacción alérgica. También es posible utilizar derivados de la soya, a continuación se indican varios ejemplos:

FórmulasNombres comerciales
Extensamente hidrolizadas sin lactosaNovalac hidrolizada, Alfaré, Nutramigen Premium
Extensamente hidrolizadas con lactosaAptamil Pepti-junior, Nutrilon Pepti-Junior, Althéra, Frisolac Pep AC, Pedialac FEH
A base de aminoácidosNeocate LCP, Alfamino, Blemil plus elemental
SoyaNAN Soya, Aptamil Soya, Isomil, Enfamil Soya, Nutrilon soya, Enfagrow soya, Nutribén Soja o Nursoy Gold

Alrededor del 2 al 3% de los niños tienen alergia a la proteína de la leche de vaca en la infancia, desarrollando tolerancia a la leche entre los 3 y los 5 años de edad. En casos de bebés que necesiten tomar fórmula infantil y tienen antecedentes familiares de alergias, deben tomar una leche hipoalergénica, conocida como leche HA.

3. Leches antireflujo

El reflujo gastroesofágico es común en bebés sanos debido a la inmadurez del esfínter esofágico y consiste en el paso de la comida del estómago al esófago, causando regurgitaciones frecuentes. Cuando el problema es muy intenso, puede causar pérdida de peso y desnutrición siendo perjudicial en el desarrollo del bebé. Ver más sobre el reflujo en bebés.

Por lo tanto, existen leches anti-reflujo como el Aptamil AR, Nan AR, Nutrilon AR, Enfamil Premium AR, S26 AR, Novamil AR, Novalac AR, Pedialac AR en que la composición es igual a las otras fórmulas, pero son más espesas debido a que les agregan almidón de maíz, de papa o de arroz.

La presencia de estos espesantes hace con que la leche no se regurgite tan fácilmente y acelera el vaciamiento gástrico.

4. Leche sin lactosa

La lactosa se compone de dos azúcares que tienen que ser separados por una enzima presente en el organismo, la lactasa, para poder ser absorbidos. Sin embargo, puede haber situaciones en que esta enzima es inexistente o está en cantidad insuficiente, provocando cólicos y diarrea. La intolerancia a la lactosa es muy frecuente en los bebés porque su intestino todavía está inmaduro.

Para ello, se debe optar por fórmulas infantiles sin lactosa, en que la lactosa se ha degradado en azúcares más simples que pueden ser absorbidos por el organismo, como es el caso del Nan Sin lactosa, Enfamil premium sin lactosa, Aptamil sin lactosa, Nutrilon sin lactosa, S26 sin lactosa, Pedialac sin lactosa, Frisolac sin lactosa, ente otros.

5. Leche para bebés con malestar intestinal 

El malestar intestinal es muy frecuente en los bebés porque el intestino está todavía inmaduro, provocando cólicos y estreñimiento.

En estos casos se debe optar por leches enriquecidas con prebióticos, como Nan Comfort, Nutrilon Confort, S26 Gold confort, Pedialac digest, Enfamil premium confort, Aptamil Confort Novalac AC, Novamil AC, Frisolac comfort, entre otros, que además de favorecer la presencia de bacterias buenas para el intestino, reducen también los cólicos y el estreñimiento.

6. Leche para bebés prematuros

Las necesidades nutricionales de los bebés prematuros son diferentes de los bebés con peso normal. En estos casos, tendrá que optar por fórmulas adaptadas a esta situación, hasta que el médico indique el cambio a una leche adaptada regular o que la lactancia sea posible. Algunas fórmulas que existen en el mercado son: Nan prematuro, S26 PDF Gold prematuro, Enfamil premium prematuro, Nutrilon prematuro, entre otros.

Lactancia artificial: cuándo se debe dar y cuáles son las leches para bebés

Cómo preparar la leche correctamente

Además de elegir la fórmula infantil correctamente, es importante adoptar ciertos cuidados en su preparación. Por lo que debe realizarse con agua previamente hervida, teniendo siempre el cuidado de dejar enfriar el agua antes de realizar la preparación, para evitar quemarle la boca al bebé ni destruir los probióticos presentes en la leche.

El biberón y la boquilla también se deben lavar y esterilizar y la dilución del polvo en el agua debe realizarse exactamente como se recomienda en la lata o en el embalaje. Vea Cómo lavar y esterilizar el biberón correctamente.

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia hasta el sexto mes de vida, como fuente exclusiva de alimentación del bebé.

Bibliografía >

  • ASHISH Kumar, AMBIKA Sharma. Nutritional and Medicinal Superiority of Goat Milk over Cow Milk in Infants. International Journal of Pediatric Nursing. 2. 1; 47-50, 2016
  • SHAO J Zhou, SULLIVAN Thomas. et al. Nutritional adequacy of goat milk infant formulas for term infants: A double-blind randomised controlled trial. The British journal of nutrition. 111. 9; 1-11, 2014
  • GUTIERREZ, Maria Luisa. et al. Nutrición en pediatría. I. Caracas, Venezuela: Cania, 2009. 265-294, 775-800,1455-1461.
¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto::

Atenção! Só poderemos responder diretamente se deixar o seu email.
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje