Hipertensión intracraneal: síntomas, causas y tratamiento

La hipertensión intracraneal es el término médico que describe el aumento de la presión dentro del cráneo y alrededor de la médula espinal, que puede no tener una causa específica, conocida como idiopática, o ser causada por traumatismos o enfermedades como tumor cerebral, hemorragia intracraneal, infección en el sistema nervioso, ACV o efectos secundarios de algunos medicamentos.

Generalmente, la presión normal dentro del cráneo varía entre 5 y 15 mmHg, pero en la hipertensión intracraneal se encuentra por encima de este valor y por esto, en los casos más graves, puede impedir que la sangre entre al cráneo, dejando de haber una oxigenación adecuada del cerebro.

Siendo el cerebro un órgano muy sensible que no puede estar sin oxígeno, la hipertensión debe ser tratada lo más rápido posible a nivel hospitalario y generalmente, es necesario mantener a la persona hospitalizada por algunos días.

Hipertensión intracraneal: síntomas, causas y tratamiento

Principales signos y síntomas

Los signos y síntomas de la hipertensión intracraneal pueden incluir:

  • Dolor de cabeza persistente;

  • Alteración en el nivel de consciencia;

  • Vómitos;

  • Alteraciones en la visión, como pupilas dilatadas, puntos oscuros, visión doble o borrosa;

  • Zumbido en el oído;

  • Parálisis de un miembro o de un lado del cuerpo;

  • Dolor en los hombros o el cuello.

En algunos casos, puede hasta existir ceguera temporal, en la cual la persona puede quedar ciega durante algunos periodos del día. En otras personas, puede tornarse permanente, dependiendo de la manera como la presión afecte al nervio óptico.

Qué causa la hipertensión intracraneal

La hipertensión intracraneal normalmente es provocada por una situación que causa aumento del tamaño del cerebro o de la cantidad de líquido cerebral. Las causas más frecuentes son:

  • Traumatismo Craneoencefálico (TCE);

  • ACV;

  • Tumor cerebral;

  • Infección en el cerebro, como meningitis o encefalitis;

  • Hidrocefalia.

Además de esto, cualquier alteración en los vasos que llevan la sangre para el cerebro o que permiten la circulación del fluido cerebral, también pueden causar aumento de la presión. 

Cuando no es posible identificar una causa, generalmente la hipertensión queda definida como una hipertensión intracraneal idiopática, lo que significa que se desconoce el desencadenante del trastorno.

Cómo confirmar el diagnóstico

El médico puede sospechar de hipertensión intracraneal solo a través de los síntomas y cuando no existan otras causas que puedan estar provocando las alteraciones.

Sin embargo, generalmente es necesario hacer varios exámenes para confirmar el diagnóstico y lograr encontrar el origen. Para esto, los exámenes más comunes incluyen tomografía computarizada, resonancia magnética o inclusive una punción lumbar.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para hipertensión intracraneal, normalmente, es realizado en el hospital y depende de la causa. Sin embargo, es común que el tratamiento incluya la administración de medicamentos corticosteroides, diuréticos o barbitúricos por vía intravenosa, que van actuar disminuyendo la cantidad de líquido en el cráneo y reducir la presión.

Además de esto, se recomienda que la persona permanezca acostada boca arriba y con la espalda inclinada a 30º para ayudar al drenaje del líquido cerebral, evitar mover la cabeza porque aumenta la presión en las venas.

¿Fue útil esta información?

Bibliografía

  • NIH. Idiopathic Intracranial Hypertension. Disponible en: <https://nei.nih.gov/health/iih/intracranial>. Acceso en 24 May 2019
  • MOLLAN, Susan P. et al.. Idiopathic intracranial hypertension: consensus guidelines on management. General Neurology. 1-13, 2018
  • NHS. Intracranial hypertension. Disponible en: <https://www.nhs.uk/conditions/intracranial-hypertension/>. Acceso en 24 May 2019
Más sobre este tema: