Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Hemorragia postparto: qué es, principales causas y tratamiento

La hemorragia postparto es una situación donde ocurre una pérdida excesiva de sangre después del parto debido a la falta de contracción del útero luego de dar a luz al bebé. Es considerada hemorragia cuando la mujer pierde más de 500 mL de sangre después del parto normal o más de 1000 mL después de una cesárea. La hemorragia postparto es la principal complicación durante y después del parto, lo que puede producir un shock y, por consecuencia, la muerte. 

Este tipo de hemorragia ocurre con mayor frecuencia en mujeres que intentaron tener un parto normal durante varias horas, pero que acabaron por realizar una cesárea. Sin embargo, también puede ocurrir en las mujeres que tienen una cesárea programada y que aún no entraron en trabajo de parto. 

Hemorragia postparto: qué es, principales causas y tratamiento

Principales causas

El sangrado postparto, conocido como loquios, dura algunas semanas y se caracteriza por la salida de cantidades de sangre semejante a la menstruación, siendo considerado normal. Sin embargo, cuando se observa pérdida de cantidades excesivas de sangre, es señal de hemorragia, cuya causa debe ser identificada y el tratamiento iniciado cuanto antes. Algunas de las posibles causas de hemorragia postparto son:

  • Trabajo de parto prolongado, durante más de 12 horas;
  • Atonía uterina, que es la pérdida de la capacidad de contracción del útero;
  • Gran distensión del útero durante el embarazo de gemelos o más bebés;
  • Presencia de miomas en el útero, lo que dificulta la contracción del mismo durante el trabajo de parto;
  • Uso de medicamentos, como relajantes musculares, o de grandes cantidades de magnesio durante el embarazo;
  • Herida en el útero causada por un parto espontáneo;
  • Dificultades en la coagulación sanguínea

Cuando uno o más factores están presentes, el riesgo de hemorragia después del parto es aún mayor.

A pesar de ser más común durante el parto, esta hemorragia también puede ocurrir incluso en el primer mes después del mismo en los casos donde hayan vestigios de placenta aún adheridos al útero; no obstante, esto no coloca la vida de la madre en riesgo de muerte.

Conozca cuándo preocuparse por el sangrado postparto

Signos de alerta

El principal signo de alerta es la pérdida de más de 500 ml de sangre, lo cual puede observarse por medio de algunos signos y síntomas como desmayo, palidez, debilidad, dificultad para estar de pie o con el bebé en el regazo, además de que puede haber algunos casos en los que manifiesten con fiebre y dolor abdominal.

Pese a que no sea posible predecir que habrá una hemorragia durante el parto, se puede evitar que ocurra adoptando ciertas medidas, como tratar la anemia durante el embarazo, entrenarse para el parto normal a través de clases de preparación y practicar ejercicios durante la gestación, con la finalidad de adquirir más resistencia y que el parto normal sea más rápido. 

Asimismo, es indispensable solo tomar los medicamentos indicados por el obstetra, en la dosis y durante el tiempo recomendado por el mismo; también es importante leer el prospecto y observar si existen señales de que algo no está bien antes y durante el trabajo de parto. 

Hemorragia postparto: qué es, principales causas y tratamiento

Cómo es realizado el tratamiento

El control de la hemorragia después del parto es realizado por los médicos por medio del masaje directo en el útero y de la administración de oxitocina por vía intravenosa, puesto que esta hormona es la que promueve la contracción del útero. Conozca cuáles son los efectos de la oxitocina en el organismo

En casos más graves, el médico puede optar por cortar las arterias que irrigan el útero o incluso optar por retirarlas, con la finalidad de controlar la hemorragia y salvar la vida de la mujer. 

Después de un episodio de hemorragia postparto es normal que la mujer tenga anemia durante algunas semanas, necesitando tomar un suplemento de hierro por algunos meses. El médico también podría solicitar que la mujer reciba transfusión de sangre durante la hospitalización. Conozca en qué situaciones la transfusión sanguínea es necesaria

Cómo es la recuperación

Debido a la gran pérdida de sangre, la mujer puede sufrir de anemia durante algunas semanas, siendo necesario realizar el tratamiento indicado por el médico, el cual normalmente incluye el aumento del consumo de hierro. Entre los síntomas de la anemia pueden surgir cansancio y somnolencia excesiva, lo que es posible que dificulte los primeros cuidados del bebé dentro de casa.

Conozca los mejores alimentos para tratar la anemia

Pese a eso, la lactancia no se debe ver perjudicada, y todas las fuerzas de la madre deben centrarse en alimentarse y garantizar su seguridad y la de su bebé. Asimismo, tener a alguien en casa para ayudar a preparar la comida, limpiar la casa y lavar la ropa puede ser esencial para mantener la calma y todo bajo control. 

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

¡Atención! Solo podremos responderle si coloca su email a continuación.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje