Gangrena de Fournier: qué es, síntomas, causas y tratamiento

La gangrena de Fournier es una enfermedad rara, causada por la proliferación de bacterias en la región genital y provoca la muerte de células de la zona, causando el surgimiento de síntomas semejantes a los de la gangrena como dolor intenso, olor fétido e inflamación en la región. 

Este síndrome es más común en hombres de mayor edad o personas inmunocomprometidas debido a la baja actividad del sistema inmunológico, el cual no es capaz de eliminar los microorganismos responsables de la infección.

La gangrena de Fournier tiene cura y no es contagiosa, pero su tratamiento debe iniciarse lo antes posible para disminuir el riesgo de amputación y diseminación de la bacteria hacia otros órganos, lo cual puede poner en riesgo la vida. 

Gangrena de Fournier: qué es, síntomas, causas y tratamiento

Principales síntomas

La presencia de la bacteria en la zona genital produce infección grave y es capaz de interrumpir la circulación sanguínea en la zona, pudiendo llevar a la muerte del tejido, situación conocida como gangrena. De esta forma, los signos y síntomas del síndrome de Fournier se consideran bastante dolorosos e incómodos, siendo los principales:

  • Piel de la región íntima enrojecida que luego evoluciona hacia un color más oscuro;
  • Dolor intenso y constante;
  • Olor fétido e inflamación de la región afectada;
  • Fiebre superior a 38ºC;
  • Cansancio excesivo.

A pesar de que es menos frecuente, en las mujeres suele haber compromiso de la vulva e ingles, mientras que en los hombres se observa principalmente en el escroto y en el pene. 

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento debe ser orientado por el urólogo o ginecólogo, siendo normalmente indicada la realización de cirugía para remover la piel y  las células muertas, evitando sí el progreso de la enfermedad. Además, el tejido removido es enviado al laboratorio para su análisis y la identificación del microorganismo responsable del síndrome.

Además de la cirugía el médico puede indicar el uso de antibióticos por vía oral o intravenosa, como Piperacilina-Tazobactam o Clindamicina, por ejemplo, para evitar que la enfermedad surja de nuevo.

En los casos más graves, puede ser necesario remover gran parte de la piel y tejidos afectados y, por lo tanto, el paciente puede permanecer hospitalizado durante varios días hasta que la piel y los tejidos afectados vuelvan a crecer. 

En algunos casos puede también ser necesario la realización de nuevas cirugías para reconstruir la región íntima, debido a que la bacteria responsable del síndrome destruye el tejido y las células.

Qué puede causar el síndrome

La gangrena de Fournier es causada por bacterias que forman parte de la microbiota genital y que pueden desarrollarse en la zona y llevar a la muerte de las células debido a la presencia de toxinas. Algunas situaciones favorecen la proliferación de esas bacterias y aumentan el riesgo de desarrollar el síndrome, siendo las principales:

  • Falta de higiene;
  • Pliegues en la piel, que acumulan bacterias;
  • Diabetes mellitus;
  • Obesidad mórbida;
  • VIH/SIDA;
  • Inmunosupresión;
  • Baja vascularización y trombosis en los vasos sanguíneos de la región;
  • Golpes con formación de hematomas;
  • Sepsis;
  • Infección del tracto urinario;
  • Pequeñas infecciones.

Otros factores de riesgo son cirrosis, alcoholismo, hipertensión, abuso de drogas y antibióticos sin prescripción médica, ya que promueven la permanencia de bacterias más resistentes.

¿Fue útil esta información?

Bibliografía

  • DORNELAS, Marilho T.; CORREIA, Marília P. D.; BARRA, Felipe Marcellos L. Síndrome de Fournier: 10 anos de avaliação. Rev Bras Cir Plást. Vol 27. 4 ed; 600-604, 2012
  • CANDELARIA, P.; KLUG, WA.; CAPELHUCHNIK, P.; FANG, CB. Síndrome de Fournier: Análise dos Fatores de Mortalidade. Revista Brasileira de Coloproctologia. Vol 29. 2 ed; 197-202, 2009
Más sobre este tema: