4 Tratamientos de fisioterapia para fibromialgia

La fisioterapia es muy importante en el tratamiento de la fibromialgia, pues ayuda a controlar síntomas como dolor, cansancio y trastornos del sueño, y promueve la relajación y el aumento de la flexibilidad muscular. La fisioterapia para la fibromialgia puede realizarse de 2 a 4 veces por semana, y el tratamiento debe centrarse en el alivio de los síntomas que la persona presenta. 

La fibromialgia es una enfermedad crónica y su tratamiento, generalmente, es llevado a cabo con medicamentos prescritos por el reumatólogo o neurólogo, además de la realización de sesiones de fisioterapia. No obstante, existen otros tratamientos que también pueden ser realizados, como acupuntura, reflexología, terapia de sueño, aromaterapia y fitoterapia, que ayudan a mejorar la calidad de vida del paciente que sufre de fibromialgia.

Conozca más sobre el tratamiento de la fibromialgia.

4 Tratamientos de fisioterapia para fibromialgia

El tratamiento fisioterapéutico para la fibromialgia puede realizarse mediante los siguientes procedimientos:

1. Ejercicios de estiramiento

Los ejercicios de estiramiento ayudan en el tratamiento de la fibromialgia debido a que promueven la relajación y mejoran la circulación sanguínea, la movilidad y la flexibilidad muscular. 

Un excelente ejercicio de estiramiento para la fibromialgia es acostarse boca arriba y flexionar las rodillas junto al pecho, manteniendo esta posición durante alrededor de 30 segundos, y luego flexionar las rodillas hacia el lado derecho mientras se gira la cabeza hacia el brazo izquierdo, que debe estar extendido en un ángulo de 90 grados con respecto al cuerpo, manteniendo esta posición alrededor de 30 segundos. Se debe repetir el ejercicio también para el otro lado. 

2. Hidroterapia

La hidroterapia, también llamada fisioterapia acuática o acuaterapia, es una actividad terapéutica que consiste en la realización de ejercicios dentro de una piscina con agua a una temperatura de alrededor de 34 ºC, con la ayuda de un fisioterapeuta. 

El agua permite la ejecución de ejercicios de mayor amplitud, reduciendo el dolor y la fatiga y mejorando la calidad del sueño. Con esta técnica se logra el fortalecimiento de los músculos, el aumento de la amplitud de las articulaciones, la mejoría del funcionamiento cardiorrespiratorio y de la circulación sanguínea y la disminución del dolor y el estrés.

Conozca más sobre la hidroterapia

3. Masajes

Los masajes también pueden ayudar en el tratamiento de la fibromialgia, pues cuando son bien ejecutados, promueven la relajación muscular, mejoran la calidad del sueño, combaten la fatiga y disminuyen el dolor. 

4. Dispositivos de electroterapia

Los dispositivos de electroterapia, como el TENS o la biorretroalimentación (biofeedback), pueden ser utilizados para reducir el dolor en los puntos dolorosos de la fibromialgia y mejorar la circulación. 

Observe el siguiente video y conozca también cómo hacer ejercicios para sentirse mejor:

Cuando aparte de la fisioterapia, el paciente hace caminatas, Pilates, natación o monta bicicleta, los resultados son incluso mejores porque estos ejercicios favorecen el buen funcionamiento cardiorrespiratorio, disminuyen el dolor, mejoran la calidad del sueño y fortalecen los músculos, combatiendo la fatiga y el cansancio. 

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema: