Factor reumatoide: valores normales y qué significa cuando está alto

El factor reumatoide es un autoanticuerpo que puede ser producido en algunas enfermedades autoinmunes y que actúa contra la IgG, formando inmunocomplejos que atacan y destruyen tejidos saludables, como el cartílago de las articulaciones, por ejemplo. 

El examen de factor reumatoide se realiza a partir del análisis de una pequeña muestra de sangre, que debe ser obtenida y enviada para su análisis en el laboratorio, donde puede hacerse una prueba de látex, de waaler-rose o pruebas automáticas.

De esta forma, la identificación del factor reumatoide en la sangre es importante para investigar la presencia de enfermedades autoinmunes, como por ejemplo lupus, artritis reumatoide o síndrome de Sjögren, que normalmente presentan valores elevados de esta proteína.

Imagem ilustrativa número 1

Valores normales de factor reumatoide

El resultado de la medición de factor reumatoide es reportado en títulos, siendo considerado normal un título de hasta 1:20. Sin embargo, resultados superiores a 1:20 no indican necesariamente artritis reumatoide, por lo que el médico puede solicitar otros exámenes.

Factor reumatoide alto

La prueba de factor reumatoide es positivo cuando sus valores están por arriba de 1:80, que sugiere artritis reumatoide, o entre 1:20 y 1:80, que puede significar la presencia de otras enfermedades, como:

Sin embargo, como el factor reumatoide también puede estar alterado en personas saludables, el médico puede solicitar otros exámenes para confirmar la presencia de alguna de las enfermedades que aumentan el factor. Debido a que el resultado del examen suele ser bastante difícil de interpretar, debe acudir siempre al reumatólogo para que lo evalúe.

Cómo se realiza la prueba

La medición del factor reumatoide se hace a partir de la obtención de una pequeña muestra de sangre que debe ser recolectada en un laboratorio estando en ayuno de por lo menos 4 horas. 

La sangre obtenida es enviada al laboratorio, donde será realizada la prueba para identificar la presencia del factor reumatoide. Dependiendo del laboratorio, la identificación de este factor es hecho por medio de la prueba de látex o de la prueba Waaler-Rose, en la que se agrega el reactivo específico de cada prueba a una gota de sangre del paciente, posteriormente, es homogeneizado y después de 3 a 5 minutos se verifica si hay aglutinación. En caso de que se verifique la presencia de grumos, la prueba es positiva, siendo necesario realizar nuevas diluciones para verificar la cantidad de factor reumatoide presente y con ello, el grado de la enfermedad. 

Como estas pruebas pueden tardar más tiempo, el análisis automático, conocido como nefelometría, es más práctico en la análisis de laboratorio, ya que permite la realización de varias pruebas al mismo tiempo y las diluciones son hechas automáticamente, siendo apenas informado al profesional del laboratorio y al médico el resultado de los análisis.