Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Linfocitos - Qué son, valores normales y alterados

Los linfocitos son un tipo de célula de defensa del organismo, también conocidos como glóbulos blancos, que son producidos en mayor cantidad cuando existe una infección, siendo por esto un indicador del estado de salud del paciente. 

Normalmente el número de linfocitos puede ser evaluado a través del examen de sangre, por lo que cuando su valor está aumentado, generalmente, es señal de que hay un proceso infeccioso en el organismo, por lo que se recomienda consultar un médico general para diagnosticar el problema e iniciar el tratamiento adecuado.

Los valores normales de los linfocitos son de 20 a 50% o 1500 a 5000/mm3 de sangre.

Linfocitos alterados

Se considera que los linfocitos están alterados cuando el resultado del hemograma del examen de sangre está por encima o por debajo de los valores de referencia. Por lo que las principales causas son: 

  • Linfocitos aumentados: son señal de que existe algún tipo de infección en el organismo, pudiendo indicar problemas simples como alergia o gripe, e inclusive ser señal de problemas más graves como por ejemplo hepatitis viral, toxoplasmosis o rubéola. 
  • Linfocitos bajos: pueden indicar problemas con la médula ósea como anemia aplásica o leucemia, o ser señal de enfermedades autoinmunes que atacan las células de defensa del organismo como ocurre en los casos de VIH o Lupus. 

Sin embargo, cualquiera de estos cambios en el número de leucocitos también puede ser provocada por la ingestión de algunos tipos de medicamentos o a situaciones de estrés, por lo que se recomienda consultar a un médico general para evaluar la causa e iniciar el tratamiento más adecuado, en caso de ser necesario.

Linfocitos - Qué son, valores normales y alterados

Tipos de linfocitos

Existen 2 tipos principales de linfocitos en el organismo: los linfocitos B, que son células inmaduras producidas en la médula ósea y liberadas al torrente sanguíneo para producir anticuerpos contra bacterias, virus y hongos; y los linfocitos T, que son producidos en la médula ósea pero que después son desarrolladas en el timo hasta dividirse en 3 grupos:

  • Linfocitos CD4: ayudan a los linfocitos B a eliminar las infecciones, siendo la primera alerta del sistema inmune. Normalmente estas son las primeras células a ser afectadas por el virus del VIH, siendo que en pacientes infectados el examen de sangre indica un valor inferior a 100 / mm3.
  • ​Linfocitos CD8: disminuyen la actividad de otros tipos de linfocitos y, por eso, se encuentran aumentados en casos de VIH estando por encima de 1000 / mm3.
  • Linfocitos citotóxicos: destruyen las células anormales e infectadas por virus o bacterias.

Sin embargo, las pruebas del tipo de linfocitos, especialmente del tipo CD4 o CD8, siempre deben interpretarse por un médico para evaluar si existe riesgo de tener VIH, ya que otras enfermedades también pueden provocar el mismo tipo de alteraciones.

Por lo que si existe dudas sobre si el individuo está infectado o no por el virus del VIH, se recomienda la realización de la prueba de laboratorio que busca el virus dentro de las células del organismo. Conozca más sobre la prueba de VIH.

¿Qué son los linfocitos atípicos?

Los linfocitos atípicos son linfocitos que presenta una forma variada y que surgen normalmente cuando hay infecciones, principalmente infecciones virales como mononucleosis, herpes, SIDA, rubéola y varicela. Además de surgir en las infecciones virales, los linfocitos atípicos pueden identificarse en el hemograma cuando hay una infección bacteriana como tuberculosis y sífilis, infección por protozoarios como la toxoplasmosis, cuando hay hipersensibilidad a las drogas o en las enfermedades autoinmunes como el lupus.

Normalmente la cantidad de estos linfocitos vuelve a la normalidad (valor de referencia de los linfocitos atípicos es de 0%) cuando el agente causal de la infección es eliminado.

Estos linfocitos son considerados linfocitos T activados que son producidos en respuesta a los linfocitos del tipo B infectado, desempeñando las mismas funciones que los linfocitos típicos en la respuesta inmune. Los linfocitos atípicos son generalmente mayores que los linfocitos normales y varían de forma. 

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tienes alguna duda o encontraste algún error escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...