Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
Cerrar Coronavirus: Informaciones sobre el COVID-19 Leer más
¿Qué necesitas saber?

Qué es la erisipela bullosa, síntomas y tratamiento

La erisipela bullosa es un tipo de erisipela más grave que se caracteriza por una herida enrojecida y extensa, causada por la penetración de una bacteria llamada Streptococcus Beta-hemolítico do grupo A a través de pequeñas fisuras en la piel, que puede ser la picadura de un mosquito o micosis en los pies, por ejemplo.

En la erisipela común, esta herida es más superficial y extensa, y en el caso de la erisipela bullosa pueden formarse ampollas con líquido transparente o amarillento. Una herida profunda puede producir, en algunos casos, complicaciones y afectar la capa de grasa e incluso los músculos.

A pesar de que puede surgir en cualquier persona, la erisipela bullosa es más común en personas con el sistema inmune debilitado, con cáncer avanzado, VIH positivo o diabéticos descompensados. Además de la erisipela, un tipo de infección de la piel que también puede surgir es la celulitis infecciosa, que suele afectar partes más profundas de la piel. Conozca más sobre las causas y síntomas de la celulitis infecciosa.

Qué es la erisipela bullosa, síntomas y tratamiento
Qué es la erisipela bullosa, síntomas y tratamiento

La erisipela bullosa no es contagiosa, es decir, no se transmite de una persona a otra.

Principales síntomas

Los síntomas de la erisipela bullosa son:

  • Herida en la piel enrojecida, hinchada, adolorida, de aproximadamente 10 cm de largo, con ampollas que presentan líquido transparente, amarillo o marrón;
  • Surgimiento de una bolita en la ingle, cuando la herida afecta piernas o pies;
  • Dolor, enrojecimiento, hinchazón y aumento de la temperatura loca;
  • En casos más graves, puede haber fiebre.

Cuando la infección empeora, especialmente cuando el tratamiento no se realiza de forma correcta, es posible que se lesionen capas más profundas de la piel, como tejido subcutáneo y pudiendo incluso destruir los músculos, como sucede en la fascitis necrotizante.

La confirmación del diagnóstico de erisipela bullosa se realiza con base en la evaluación del médico general o dermatólogo, el cual identifica las características de la lesión y los síntomas presentados por la persona. Pueden solicitarse análisis como hemograma para llevar un registro de la gravedad de la infección, exámenes de imagen, como tomografía computarizada o resonancia magnética en caso de lesiones que lesionen capas más profundas, músculos o huesos.

Conozca más sobre las características y cómo identificar la erisipela.

Causas de la erisipela bullosa

La erisipela bullosa no es contagiosa, ya que se produce cuando las bacterias que habitan en la piel y en el ambiente logran penetrar en la piel a través de una herida, una picadura de insecto o heridas en los pies, por ejemplo. La principal bacteria causante es el Streptococcus pyogenes, a pesar de que otras bacterias también pueden ser las causantes, aunque menos frecuente.

Personas con la inmunidad debilitada, como las portadoras de enfermedades autoinmunes, diabetes descontrolada, VIH, así como obesos y personas con mala circulación, tienen más posibilidades de que las bacterias logren proliferar con más facilidad.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento para la erisipela bullosa se realiza con antibióticos prescritos por el médico. Generalmente, la primera elección es la Penicilina Benzatínica. Además, es importante reducir la hinchazón, permaneciendo en reposo absoluto con las piernas elevadas, y puede ser necesario vendar la pierna para disminuir la hinchazón más rápido.

La erisipela bullosa se cura aproximadamente en 20 días después del inicio de la antibioticoterapia. En caso de que se trate de un episodio de erisipela de repetición, se aconseja el tratamiento con Penicilina G Benzatínica cada 21 días, con el objetivo de prevenir nuevos cuadros de la enfermedad. Conozca más sobre los tipos de tratamiento con antibióticos, pomadas y cuándo es necesario permanecer internado en el hospital.

Además, durante el tratamiento de la erisipela se recomienda la realización de curaciones por el enfermero, con la adecuada limpieza de la lesión, remoción de secreciones y tejidos muertos, además del uso de pomadas que ayudan en el proceso de cicatrización, como hidrocoloides, hidrogel, papaína o colagenasa, dependiendo de las características de la lesión. Conozca la forma correcta de curar una herida.

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

Atenção! Só poderemos responder diretamente se deixar o seu email.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Publicidad
Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje