Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Qué es la celulitis infecciosa y cómo identificar

La celulitis infecciosa, también conocida como celulitis bacteriana, ocurre cuando las bacterias consiguen entrar en la piel, infectando las capas más profundas y causando síntomas como enrojecimiento intenso en la piel, dolor e inflamación de la región afectada.

Al contrario de la popular celulitis que, en realidad, se llama fibroedema geloide subcutáneo, la celulitis infecciosa puede causar graves complicaciones como septicemia, que es la infección general del organismo, o inclusive hasta la muerte, en caso de que no sea debidamente tratada debido a una falla de los órganos.

De esta manera, siempre que se sospeche de una infección en la piel es muy importante acudir a la emergencia para que se haga el diagnóstico e iniciar el tratamiento adecuado, que normalmente se realiza con el uso de antibióticos para combatir las bacterias que están causando la enfermedad. 

Fotos de la celulitis infecciosa

Qué es la celulitis infecciosa y cómo identificar
Qué es la celulitis infecciosa y cómo identificar

Principales síntomas

Algunos de los síntomas que ayudan a identificar un caso de celulitis infecciosa son:

  • Enrojecimiento intenso en la piel;
  • Dolor en el cuerpo y en la región afectada;
  • Regiones enrojecidas por el cuerpo;
  • Inflamación en la región;
  • Punticos rojos en la piel;
  • Inflamación de la piel con producción de pus;
  • Piel muy caliente;
  • Fiebre por encima de 38ºC.

En los casos más graves, los síntomas más comunes de celulitis infecciosa también pueden incluir temblores, escalofríos, fatiga, mareos, sudoración excesiva y dolores musculares. Los síntomas como somnolencia, la aparición de burbujas o rayos rojos en la piel pueden ser signos de que la celulitis infecciosa se está propagando.

Estos síntomas también pueden ser señal de otros tipos de infección en la piel, especialmente erisipela, que es una enfermedad que afecta las capas más superficiales de la piel. Así que se debe consultar un dermatólogo para saber cuál es la causa para iniciar el mejor tratamiento. 

La celulitis infecciosa debe tratarse rápidamente para que no se extienda por el cuerpo, ya que las bacterias pueden llegar a la corriente sanguínea y causar graves complicaciones como septicemia, que es una infección generalizada del organismo y poner la vida en riesgo.

Causas de la celulitis infecciosa

La celulitis infecciosa surge cuando las bacterias de tipo StaphylococcusStreptococcus consiguen penetrar en la piel. Por esto, este tipo de infección es más común en personas con heridas quirúrgicas o cortes y picadas que no fueron correctamente tratadas. 

Además de esto, personas con problemas de piel que pueden causar cortes como eczema, dermatitis o micosis, también tienen mayor riesgo de desarrollar un caso de celulitis infecciosa, así como personas con el sistema inmune debilitado o que sufran de enfermedades como diabetes. 

¿La celulitis infecciosa es contagiosa?

En personas saludables la celulitis infecciosa no es contagiosa, ya que no se transmite fácilmente de una persona a otra. Sin embargo, si alguien tiene un herida o una enfermedad de la piel como dermatitis, y entra en contacto directo con el sitio afectado por la celulitis, existe un riesgo más elevado de que la bacteria penetre la piel y cause celulitis infecciosa. 

Cómo se diagnostica

En la mayoría de los casos, el dermatólogo identifica la celulitis infecciosa a través de la observación de los síntomas, pero en algunos casos el médico puede pedir un examen de sangre o una evaluación en el laboratorio de una muestra de piel afectada para confirmar el tipo de bacteria y recetar el antibiótico más adecuado. 

Tratamiento de la celulitis infecciosa

El tratamiento para la celulitis infecciosa generalmente se inicia con el uso de antibióticos orales como Amoxicilina o Cefalexina durante 10 a 21 días. En este período se aconseja tomar todos los medicamentos en el horario indicado por el médico, así como observar la evolución del enrojecimiento en la piel. Si ésta aumenta u otro síntoma empeora, es muy importante volver al hospital, ya que el antibiótico que fue recetado puede que no tenga el efecto esperado, necesitando que sea cambiado por otro. 

Además de esto, el médico puede recetar analgésicos como Paracetamol o Dipirona, para aliviar los síntomas durante el tratamiento.

Normalmente, los síntomas mejoran en 10 días después del inicio de los antibióticos, pero si los síntomas empeoran puede ser necesario cambiar el antibiótico o quedarse hospitalizado para hacer el tratamiento via endovenosa y evitar que la infección se expanda por el cuerpo.

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tienes alguna duda o encontraste algún error escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...