Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Fascitis necrosante: Qué es, síntomas y tratamiento

Actualizado en Octubre 2019

La fascitis necrosante, también llamada fascitis necrotizante, es una infección bacteriana grave y rara, en la cual existe inflamación y muerte del tejido que se encuentra debajo de la piel y envuelve los músculos, nervios y vasos sanguíneos, llamado fascia. Esa infección ocurre, principalmente, por bacterias del tipo Streptococcus del grupo A, siendo más frecuente debido al Streptococcus pyogenes.

La bacteria logra diseminarse rápidamente, causando síntomas que evolucionan de forma rápida, como fiebre, región enrojecida e hinchada en la piel, la cual evoluciona a úlceras y oscurecimiento de la región, por ejemplo. Por esta razón, al estar en presencia de cualquier señal que indique fascitis necrosante, es importante ir al hospital para que se inicie el tratamiento y, de esta forma, se eviten complicaciones.

Fascitis necrosante: Qué es, síntomas y tratamiento

Principales síntomas

La bacteria puede entrar en el cuerpo por medio de aberturas en la piel; pudiendo ser debido a inyecciones, uso de drogas intravenosas, quemaduras y cortadas, por ejemplo. A partir del momento en que la bacteria logra entrar en el cuerpo, se disemina de forma acelerada y ocasiona el surgimiento de síntomas que progresan rápidamente, siendo los principales:

  • Enrojecimiento e hinchazón en cierta zona de la piel, la cual aumenta a lo largo del tiempo;
  • Dolor intenso en la región enrojecida e hinchada, pudiendo también notarse en otras partes del cuerpo;
  • Fiebre;
  • Aparición de úlceras y ampollas;
  • Oscurecimiento de la región;
  • Diarrea;
  • Náuseas;
  • Presencia de pus en la herida.

La evolución de los síntomas indica que la bacteria esta multiplicándose y provocado necrosis, que es la muerte del tejido; razón por la cual es indispensable buscar ayuda médica si se nota algún signo.

A pesar de que el Streptococcus de grupo A se pueda encontrar de forma natural en el organismo, la fascitis necrosante no ocurre en todas las personas. Esta infección es más común en personas que sufran de diabetes, enfermedades crónicas o malignas, edad superior a los 60 años, obesidad, uso de drogas inmunosupresoras o enfermedades vasculares.

Posibles complicaciones

Las complicaciones de la fascitis necrosante ocurren cuando la infección no se identifica a tiempo. Un diagnóstico tardío podría generar una sepsis y una disfunción multiorgánica, causando fallas en el funcionamiento de los órganos donde la bacteria se ha desarrollado.

Además, debido a la muerte del tejido, también puede haber la necesidad de remover el miembro afectado, con el objetivo de prevenir la diseminación de la bacteria y el surgimiento de otras infecciones.

Cómo se realiza el diagnóstico

El diagnóstico de la fascitis necrosante se realiza a través de la observación de los signos y síntomas presentados por la persona, además de los resultados de los exámenes de laboratorio. Normalmente, se solicitan exámenes de sangre y de imagen para observar la región afectada, además de la biopsia del tejido, lo cual es importante para identificar la presencia de la bacteria en la zona.

Pese a que el tratamiento con antibióticos se debe iniciar luego de obtener el resultado de los exámenes de laboratorio, en caso de fascitis necrosante, el médico suele iniciar el tratamiento antes de obtenerlo, debido a que la infección se desarrolla y evoluciona rápidamente, siendo conveniente atacarla lo más rápido posible.

Tratamiento de la Fascitis necrosante

El tratamiento de la fascitis necrosante se debe realizar en el hospital, recomendándose la hospitalización de la persona de forma aislada por algunas semanas para que no exista el riesgo de transmisión de la bacteria a otras personas.

El tratamiento se realiza mediante antibióticos por vía intravenosa para combatir la infección. Sin embargo, cuando la infección ya está más avanzada y hay signos de necrosis, puede ser indicado por el médico la realización de cirugía para remover el tejido y, de esta forma, combatir la infección.


Bibliografia

  • CDC. Necrotizing Fasciitis: All You Need to Know. Link: <www.cdc.gov>. Acceso en 04 Jun 2019
  • PUVANENDRAN, Rukshini; HUEY, Jason C. M.; PASUPATHY, Shanker. Necrotizing fasciitis. Canadian Family Physician . Vol 55. 981-987, 2009
  • NHS UK. Necrotising fasciitis. Link: <www.nhs.uk>. Acceso en 04 Jun 2019
  • SOARES, Thiago H. et al. Diagnóstico e tratamento da Fasciíte Necrotizante (FN): relato de dois casos. Revista Médica de Minas Gerais. Vol 18. 2 ed; 130-140, 2008
  • COSTA, Izelda Maria C et al. Fasciíte necrosante: revisão com enfoque nos aspectos dermatológicos. An bras Dermatol. Vol 79. 2 ed; 211-224, 2004
¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje