Coprolito: qué es, principales síntomas y tratamiento

El coprolito, también conocido como fecalito, corresponde a la masa de heces endurecida y seca que puede acumularse en el recto o en la porción final del intestino, impidiendo la salida de heces y dando como resultado hinchazón abdominal, dolor y obstrucción crónica del intestino.

Esta situación es más común en personas encamadas y ancianos debido a la disminución de los movimientos intestinales, además, personas que no llevan una alimentación adecuada o que no practican actividades físicas son más propensas a la formación de coprolitos.

El tratamiento varía de acuerdo con el grado de obstrucción y endurecimiento de las heces, pudiendo hacer uso de de laxantes o la remoción manual, el cual debe hacerse en el hospital por un gastroenterólogo o enfermero, en caso de que lo laxantes no den resultado.

Coprolito: qué es, principales síntomas y tratamiento

Principales síntomas

El coprolito es la principal complicación del estreñimiento crónico y puede identificarse por medio de los siguientes signos y síntomas:

  • Dificultad para evacuar;
  • Dolor e hinchazón abdominal;
  • Presencia de sangre y moco en las heces;
  • Cólicos abdominales;
  • Eliminación de heces pequeñas o en forma de bolas.

Es importante acudir con el gastroenterólogo cuando surjan los primeros síntomas para que se soliciten los exámenes correspondientes y se instaure el tratamiento adecuado. El diagnóstico es realizado por el médico por medio del análisis de los síntomas presentados por la persona y los exámenes de imagen como radiografías de abdomen, en el caso de sospecha de coprolito localizado en el intestino. El médico puede explorar también el recto para verificar su hay residuos de heces.

Qué puede causar un Coprolito

El coprolito es más común en personas ancianas encamadas o que tienen dificultad para movilizarse, debido a que que los movimientos intestinales se ven afectados y no se produce la eliminación completa de las heces, las cuales permanecen en el organismo y terminan por resecarse y endurecerse.

Además de esto, algunas situaciones como la enfermedad de Chagas puede causar la formación de coprolitos. Otras situaciones que pueden favorecer el coprolito son el sedentarismo, la mala alimentación, poca ingesta de líquidos, uso de medicamentos y estreñimiento.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para el coprolito tiene como objetivo remover las heces endurecidas, desobstruyendo el sistema digestivo. Por esto, el gastroenterólogo podría indicar la colocación de un supositorio o la realización de un enema, con el objetivo de estimular la eliminación del coprolito. 

Sin embargo, cuando ninguna de las opciones de tratamiento tiene efecto o cuando la obstrucción intestinal es grave, el médico puede recomendar la remoción manual del coprolito, que puede realizarse en el hospital por el médico o un enfermero.

Es importante que el coprolito sea tratado cuando se identifique para evitar complicaciones como fisuras anales, hemorroides, prolapso rectal o estreñimiento crónico. Además de esto, también hay mayor riesgo de contraer un megacolon, es una dilatación masiva del intestino grueso, acompañada de dificultad para eliminar heces y gases, causado por lesiones en las terminaciones nerviosas del intestino. Conozca más detalles sobre esta complicación.

Conozca también qué debe comer para evitar el estreñimiento y, por consecuencia el coprolito, viendo el siguiente video:

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema: