7 consejos para dejar de comerse las uñas

Revisión médica: Dr. Gonzalo Ramírez
Médico general y Psicólogo
diciembre 2021

El acto de morder o comerse las uñas, conocido científicamente como onicofagia, es un hábito que afecta a hombres y mujeres, el cual puede iniciar desde niño y persistir durante la vida adulta, y está muy asociado a la ansiedad y sentimiento de inseguridad.

Este hábito puede causar daños en los dientes y dedos, dándoles un aspecto descuidado, además de promover el desarrollo de infecciones que deben ser tratadas.

Para dejar de morderse las uñas se recomienda controlar la ansiedad, la cual podría ser la causante de este problema. Así mismo, existen algunos consejos que pueden adoptarse para evitar este hábito, como:

1. Mantener las uñas bien cortadas y limadas

Las uñas cortas evitan puntas que sirven como tentación, previniendo el hábito de morderlas. Además, mantener las uñas bien aseadas y/o pintadas, semanalmente, ya sea con manicure o en casa, también es un estímulo más para querer tenerlas cuidadas y evitar morderse los dedos.

2. Pintarse las uñas con esmalte especial

Estos esmaltes tienen un sabor muy amargo, que hacen que la persona evite llevarse los dedos a la boca. Estos son incoloros, sirviendo para hombres, mujeres y niños mayores de 4 años, y pueden ser comprados en las farmacias.

Existen diversas marcas, como Avon, por ejemplo.

3. Ponerse uñas postizas o uñas de gel

Cubrirse las uñas con uñas postizas o uñas de gel, además de mejorar la estética, disminuyen el impulso de morderlas, ya que la persona queda con las sensación de cuidar su aspecto.

Otra sugerencia es cubrir una o algunas de ellas con un apósito adhesivo, conocido popularmente como curitas, al final de una semana la persona podrá retirarlo y ver cómo la uña quedó más bonita y sana en comparación con las otras.

4. Distraerse con una pelota antiestrés

Adoptar un nuevo hábito que sustituya el de morder las uñas, como jugar con una pelota antiestrés, una liga o una moneda, por ejemplo, son formas de ocupar la cabeza con nuevas actividades en lugar de comerse las uñas.

5. Mascar un chicle

Principalmente en los momentos de mayor ansiedad o aburrimiento, mascar un chicle también es una buena opción para evitar el vicio de morder las uñas, por lo que se recomienda tener un paquete de chicles sin azúcar en el bolso o mochila.

6. Invertir en un hobbie

Encontrar formas de aliviar la ansiedad, como escuchar música, conversar con alguien o practicar actividades físicas después del trabajo, por ejemplo, pueden aliviar la ansiedad y hacer que la persona tenga menos manías y hábitos adictivos, como morderse las uñas.

7. Hacer psicoterapia

En algunos casos, el hábito de morderse las uñas puede ser consecuencia de deficiencia nutricionales, como la falta de calcio y/o magnesio, por ejemplo, lo cual lleva a que la persona se muerda las uñas con el objetivo de obtener estos minerales de forma inconsciente. 

Por eso, es importante tener una dieta equilibrada, rica en vitaminas y minerales, para evitar deficiencias minerales nutricionales. Conozca alimentos ricos en calcio y magnesio.

Principales consecuencias

Algunas de las principales consecuencias de morderse las uñas que hacen que sea importante abandonar este vicio, son:

  • Lesiones en la piel del dedo y en las cutículas, lo que facilita la infección por bacterias y hongos;
  • Deformaciones en las uñas, en los dedos y en la piel alrededor, lo que causa limitaciones por los efectos estéticos;
  • Aumento de las posibilidades de desarrollar problemas gastrointestinales, como gastroenteritis y gastritis;
  • Dificulta la realización de algunas actividades, como tocar un instrumento musical, dibujar y escribir.

Las uñas sirven para proteger la parte superior de los dedos y como barrera para la entrada de microbios en el cuerpo y en el torrente sanguíneo, por lo que deben mantenerse bien conservadas para impedir una enfermedad por contacto con microorganismos. Conozca más sobre cómo fortalecer las uñas.

Remedios naturales para no morderse las uñas

Existen varias formas naturales que pueden ser aplicadas en las uñas para evitar morderlas y dañar los dientes y los dedos. Una buena opción es frotar un diente de ajo partido por la mitad en las uñas, esto evitará las ganas de morderlas, ya que su olor hará más consciente este acto y producirá un sabor desagradable. Sin embargo, no se recomienda hacerlo si va a acudir a lugares públicos, ya que el olor puede ser penetrante y disgustar a la gente a su alrededor. 

Otra opción es aplicar unas gotas de aceite de melaleuca en las uñas, este producirá un sabor repulsivo, haciendo que evite morderse las uñas, mejorando así su aspecto y permitiendo que crezcan de forma correcta y evitar posibles infecciones. 

¿Fue útil esta información?

Atualizado e revisto clinicamente por Dr. Gonzalo Ramírez - Médico general y Psicólogo, em diciembre de 2021.

Bibliografía

  • MAHELET, Jinnah; GASCA, Gabriela. Modificación conductual en un caso de onicofagia. Revista ADM . 70. 3; 151-153, 2013
  • RESTREPO, Claudia. Tratamiento de la onicofagia en niños. Revisión sistemática. Revista de Odontopediatría. 1. 93-101, 2011
Abrir la bibliografía completa
  • CORTÉS, Eréndira; OROPEZA, Roberto. INTERVENCIÓN CONDUCTUAL EN UN CASO DE ONICOFAGIA . ENSEÑANZA E INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA. 16. 103-113, 2011
Revisión médica:
Dr. Gonzalo Ramírez
Médico general y Psicólogo
Médico general por la UPAEP con cédula profesional Nº12420918 y Licenciado en Psicología Clínica por la UDLAP Nº 10101998.