Infección por clamidia: qué es, síntomas y diagnóstico

La clamidia es una infección de transmisión sexual causada por la bacteria Chlamydia trachomatis, que puede afectar tanto a hombres como a mujeres. Esta infección puede llegar a ser asintomática o generar algunos síntomas como presencia de flujo genital alterado o ardor al orinar, por ejemplo.

La infección puede aparecer después de tener contacto sexual sin protección y, por este motivo, en los hombres es más frecuente que la infección surja en la uretra, en el recto o en la garganta, mientras que en la mujer las regiones más afectadas son el cuello del útero, el recto o en la garganta.

La enfermedad puede identificarse a través de los signos y síntomas presentes, pero también existen exámenes que ayudan a confirmar el diagnóstico. Por lo que siempre que se sospeche de haber contraído esta enfermedad es muy importante acudir al ginecólogo o al urólogo para confirmar el diagnóstico e iniciar el tratamiento más adecuado, el cual se realiza a través de la ingesta de antibióticos. 

Infección por clamidia: qué es, síntomas y diagnóstico

Principales síntomas

Los signos y síntomas que indican una infección por clamidia pueden surgir de 1 a 3 semanas después del contacto íntimo sin protección y son semejantes entre hombres y mujeres; sin embargo, estos pueden variar ligeramente, incluyendo los siguientes:

Clamidia en mujeres

  • Dolor o ardor al orinar;
  • Flujo vaginal amarillo y espeso, semejante al pus;
  • Dolor o sangrado durante el contacto íntimo;
  • Dolor pélvico;
  • Sangrado fuera del período menstrual. 

En caso de que la infección por clamidia en la mujer no sea identificada, es posible que la bacteria se disemine por el útero y cause la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP), que es una de las principales causas de infertilidad y aborto en la mujer. 

Clamidia en hombres 

  • Dolor o ardor al orinar;
  • Secreción por el pene;
  • Dolor e hinchazón de los testículos;
  • Inflamación de la uretra. 

En caso de que la infección no sea tratada en los hombres, la bacteria puede provocar orquitis, que es la inflamación de los testículos, lo que puede interferir en la producción de espermatozoides. 

Además, es importante tener en cuenta que, en algunas personas, la infección puede llegar a ser asintomática, razón por la cual, aunque no se presenten síntomas, la persona puede transmitirle la bacteria a su pareja en caso de que ocurra contacto íntimo sin protección. 

Cómo se transmite la clamidia

La principal forma de contraer una infección con clamidia es a través del contacto íntimo sin preservativo con una persona infectada, ya sea oral, vaginal o anal. Por lo que las personas que tienen varias parejas sexuales presentan mayor riesgo de contraer la enfermedad. 

Además de esto, la clamidia también puede ser transmitida de la madre al hijo durante el parto, esto ocurre cuando la embarazada posee la infección y no realizó el tratamiento adecuado durante la gestación.

Riesgos de la clamidia en el embarazo 

La infección por clamidia durante el embarazo puede causar parto prematuro, bajo peso al nacer, muerte del feto y endometritis. Como esta enfermedad puede transmitirse al bebé durante el parto normal, es importante la realización de exámenes que puedan diagnosticar esta enfermedad durante el control prenatal y seguir el tratamiento indicado por el obstetra.

El bebé afectado durante el parto puede tener complicaciones como conjuntivitis o neumonía por clamidia y estas enfermedades también pueden ser tratadas con antibióticos indicados por el pediatra. Conozca otras Infecciones de Transmisión Sexual.

Cómo se diagnostica

Cuando la clamidia causa síntomas, la infección puede ser identificada por el urólogo o el ginecólogo sólo con la evaluación de los signos y síntomas. En caso de ser necesario, el médico podrá indicar la realización de exámenes de laboratorio con un pequeño frotis de la región íntima o un examen de orina para identificar la presencia de la bacteria.

Como en algunos casos la clamidia no causa síntomas, se aconseja que las personas de más de 25 años, con una vida sexual activa y con más de 1 compañero acudan al médico regularmente para una check-up. Después de quedar embarazada, también se aconseja la realización del examen para evitar la transmisión de la bacteria al bebé durante el parto.

¿La clamidia tiene cura?

Si. La clamidia puede curarse siguiendo el tratamiento indicado por el médico con el uso de antibióticos. Sin embargo, para garantizar la cura, se recomienda evitar tener relaciones sexuales durante el tratamiento. 

Inclusive en personas portadoras del VIH, la infección puede ser curada sin necesidad de realizar otro tratamiento o de ser hospitalizado. 

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para curar la clamidia se realiza con el uso de antibióticos recetados por el médico como la Azitromicina en dosis única, Doxiciclina durante 7 días o según la orientación del médico.

Es importante que el tratamiento sea realizado tanto por la persona portadora de la bacteria como por la pareja sexual, así haya sido utilizado preservativo. Además de esto, se recomienda evitar las elaciones sexuales durante el tratamiento para evitar la reincidencia de la infección. 

Con el tratamiento adecuado es posible erradicar completamente la bacteria, pero si aparecen otras complicaciones como la enfermedad inflamatoria pélvica o la infertilidad, pueden llegar a ser permanentes. Vea cómo se realiza el tratamiento.

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema: