Cistoscopia: qué es, indicaciones y cómo es el procedimiento

Marzo 2021

La cistoscopia, o uretrocistoscopia, es un examen de imagen que se realiza principalmente para identificar alguna alteración en el sistema urinario, principalmente en la vejiga. Este examen es sencillo y rápido, pudiendo ser realizado en el consultorio médico bajo anestesia local.

La cistoscopia puede ser recomendada por el urólogo o ginecólogo con el fin de investigar la causa de la presencia de sangre en la orina, la incontinencia urinaria o la aparición de infecciones, por ejemplo, además de verificar la presencia de cualquier alteración en la vejiga. En caso de observarse alguna irregularidad en este órgano o en la uretra, el médico puede solicitar una biopsia para concluir el diagnóstico e iniciar el tratamiento.

Cistoscopia: qué es, indicaciones y cómo es el procedimiento

Cuándo es indicada

La cistoscopia se realiza principalmente para investigar síntomas e identificar alteraciones en la vejiga, pudiendo ser solicitado por el médico para los siguientes fines:

  • Diagnosticar tumores en la vejiga o en la uretra;
  • Identificar infecciones en la uretra o en la vejiga;
  • Comprobar la presencia de cuerpos extraños;
  • Evaluar el tamaño de la próstata, en el caso de los hombres;
  • Identificar cálculos renales;
  • Ayudar a identificar la causa del ardor o dolor al orinar;
  • Determinar la causa de la sangre en la orina;
  • Verificar la causa de la incontinencia urinaria.

Durante el examen, en caso que se determine una alteración en la vejiga o en la uretra, el médico puede recolectar parte del tejido e indicar una biopsia para hacer el diagnóstico e iniciar el tratamiento en caso de ser necesario.

Conozca qué es y cómo se realiza una biopsia.

Preparación para el examen

Para realizar el examen no es necesario ningún tipo de preparación, y la persona puede beber y comer normalmente. Sin embargo, antes de llevarlo a cabo, es importante que el paciente vacíe completamente la vejiga, recolectando, por lo general, una muestra de la orina para su análisis con el fin de identificar infecciones, por ejemplo. Vea cómo se hace el examen de orina.

Cuando el paciente opta por realizar el examen con anestesia general, es necesario permanecer internado en el hospital, realizar un ayuno durante al menos 8 horas y suspender el uso de medicamentos anticoagulantes que pueda estar usando.

Cómo es el procedimiento

La cistoscopia es un examen rápido que dura un promedio de 15 a 20 minutos y se puede realizar en el consultorio del médico bajo anestesia local. El instrumento utilizado en la cistoscopia recibe el nombre de cistoscopio y corresponde a un dispositivo delgado que posee una microcámara en su extremo y puede ser flexible o rígido.

El tipo de cistoscopio utilizado varía según la finalidad del procedimiento:

  • Cistoscopio flexible: se utiliza cuando la cistoscopia se realiza solo para observar la vejiga y la uretra, ya que permite una mejor visualización de las estructuras urinarias debido a su flexibilidad;
  • Cistoscopio rígido: es utilizado cuando es necesario recolectar una muestra para la biopsia o para inyectar medicamentos en la vejiga. En algunos casos, cuando el médico identifica alteraciones en la vejiga durante el examen, puede ser necesario realizar inmediatamente una cistoscopia con el cistoscopio rígido.

Para realizar el examen, el médico limpia la región y aplica un gel anestésico para que el paciente no sienta molestias durante el mismo. Cuando la región ya no está sensible, el médico introduce el cistoscopio y observa la uretra y la vejiga mediante la visualización de las imágenes captadas por la microcámara presente en el extremo del instrumento.

Durante el examen, el médico puede inyectar suero fisiológico con el fin de dilatar la vejiga para observarla mejor o un medicamento que es absorbido por las células cancerígenas, tornándolas fluorescentes, cuando hay sospecha de cáncer en la vejiga, por ejemplo.

Después del examen, las personas pueden retornar a sus actividades normalmente, no obstante, es común que posterior al efecto de la anestesia la región pueda estar un poco adolorida, además de poder observar la presencia de sangre en la orina y ardor al orinar, por ejemplo. Estos síntomas suelen desaparecer luego de 48 horas, sin embargo, si persisten, es importante informar al médico para que se tomen las medidas necesarias.

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema: