Bacterias en la orina: causas, significado del resultado y qué hacer

La bacteriuria corresponde a la presencia de bacterias en la orina, que puede ser debido a una recolección inadecuada de la orina, ocurriendo contaminación de la muestra o debido a una infección urinaria, también se puede observar en estas situaciones, otros cambios en el examen de orina, como presencia de leucocitos, células epiteliales, y en algunos casos, glóbulos rojos.

La presencia de bacterias en la orina, se verifican a través del examen de orina, en cuyo examen se indica la presencia o ausencia de estos microorganismos. De acuerdo con el resultado del examen de orina, el médico general, urólogo o ginecólogo, pueden indicar el tratamiento adecuado en caso de ser necesario o solicitar exámenes complementarios.

Bacterias en la orina: causas, significado del resultado y qué hacer

Cómo identificar la bacteriuria

La bacteriuria se identifica por medio del examen de orina, en que, a través de la visualización de la orina en el microscopio, es posible observar si hay bacterias o no, siendo indicado en el informe del examen:

  • Bacterias ausentes, cuando no se observan bacterias;
  • Raras bacterias o +, cuando se visualizan de 1 a 10 bacterias, en 10 campos microscópicos observados;
  • Algunas bacterias o ++, cuando se observan entre 4 y 50 bacterias;
  • Frecuentes bacterias o +++, cuando se observan hasta 100 bacterias, en 10 campos leídos;
  • Numerosas bacterias o ++++, cuando son identificadas más de 100 bacterias, en los campos microscópicos observados.

En presencia de bacteriuria, el médico que solicitó el examen, debe evaluar el examen de orina como un todo, observando cualquier otro cambio presente en el informe, para poder llegar a un diagnóstico e iniciar el tratamiento. Por lo general, cuando el informe indica la presencia de raras bacterias o algunas bacterias, es indicativo de la microbiota normal del sistema urinario, y no es motivo de preocupación o inicio de tratamiento.

Normalmente, en presencia de bacterias en la orina, se ordena realizar un urocultivo, principalmente si la persona presenta síntomas, para identificar la especie de la bacteria, cantidad de colonias formadas y el perfil de resistencia y sensibilidad de la bacteria, siendo esta información importante para que el médico indique el antibiótico más apropiado para el tratamiento. Conozca cómo se realiza el urocultivo.

Qué puede significar bacterias en la orina

La presencia de bacterias en la orina debe ser evaluada junto con el resultado de otros parámetros del examen, como leucocitos, cilindros, glóbulos rojos, pH, olor y color de la orina. Asimismo, de acuerdo con el resultado del examen de orina tipo 1, es posible que el médico llegue a una conclusión en el diagnóstico o solicite la realización de otros exámenes de laboratorio, para que pueda indicar el tratamiento más adecuado.

Las principales causas de la bacteriuria son:

1. Contaminación de la muestra

La contaminación de la muestra es una de las causas más frecuentes de bacterias en la orina, principalmente cuando se observan varias células epiteliales y ausencia de leucocitos. Esta contaminación ocurre en el momento de la recolección, cuando la persona no realiza la higiene correcta para la recolección o no se desecha la primera orina. En estos casos, en la mayoría de las veces, las bacterias identificadas hacen parte del sistema urinario y no representan riesgo para la salud.

Qué hacer: en situaciones en que aún no se han identificado otros cambios en el examen de orina, el médico puede no tomar en consideración el aumento del número de bacterias, sin embargo, en algunos casos, se puede solicitar una nueva recolecta, siendo importante esta vez realizar la higiene correcta de la región íntima, desechar la primera orina y llevar al laboratorio hasta 60 minutos después de la recolección para su evaluación.

2. Infecciones urinarias

Cuando no se trata de contaminación de la muestra, la presencia de bacterias en la orina, principalmente cuando se observan frecuentes o numerosas bacterias, es indicativo de infección del sistema urinario. Además de la bacteriuria, se pueden  comprobar algunas o numerosas células epiteliales, asimismo, varios o numerosos leucocitos, dependiendo del microorganismo responsable por la infección y su cantidad.

Para confirmar la infección urinaria, principalmente cuando hay síntomas, el médico normalmente indica la realización de urocultivo para identificar la bacteria responsable de la infección y la cantidad, siendo normalmente indicativo de infección cuando hay más de 1.000.000 ufc/ mL. Conozca más sobe el urocultivo.

Qué hacer: el tratamiento con antibiótico de las infecciones urinarias, por lo general, sólo se indican cuando la persona posee síntomas relacionados a la infección, como dolor o ardor al orinar, orina con sangre o sensación de peso en la vejiga, por ejemplo. En estos casos el médico, urólogo o ginecólogo, pueden indicar el uso de antibióticos de acuerdo con la bacteria identificada y su perfil de sensibilidad.

No obstante, cuando no se observan síntomas, el uso de antibióticos, por lo general, no es indicado, ya que puede inducir a resistencia bacteriana, lo que hace el tratamiento más complicado.

Vea cómo reconocer los síntomas de infección urinaria y cómo evitarla

3. Tuberculosis

Aunque es raro, es posible que en la tuberculosis sistémica se puedan encontrar bacterias en la orina y por esto, el médico puede solicitar un examen de orina, para la búsqueda de Mycobacterium tuberculosis, que es la bacteria responsable de la tuberculosis.

Normalmente, la investigación de Mycobacterium tuberculosis en la orina, sólo se realiza como una forma de acompañar al paciente y la respuesta al tratamiento, siendo el diagnóstico realizado por medio de la prueba del esputo o la prueba de la tuberculina, conocida como PPD. Conozca cómo se realiza el diagnóstico de la tuberculosis.

Qué hacer: cuando se verifica la presencia de bacterias en la orina del paciente con tuberculosis, el médico debe evaluar si el tratamiento está siendo realizado correctamente o si la bacteria se ha vuelto resistente al medicamento indicado, pudiendo indicar un cambio en el antibiótico o en el esquema terapéutico. El tratamiento para la tuberculosis se realiza con antibióticos y se debe continuar aunque la persona no presente más síntomas, ya que no todas las bacterias pueden haber sido eliminadas.

4. Estrés y ansiedad

El estrés y la ansiedad son factores que pueden causar desequilibrios de la flora bacteriana y favorecer la proliferación de microorganismos, esto porque interfieren directamente en el funcionamiento del sistema inmunológico, disminuyendo su actividad. Esto podría generar un aumento en la cantidad de bacterias en la orina, lo que ocurre con el objetivo de prevenir posibles infecciones. 

Qué hacer: en caso el aumento de la flora bacteriana ocurra debido a estrés o ansiedad, es importante que se adopten estrategias que ayuden a relajarse, pues así es posible regular la flora bacteriana y promover sensación de bienestar. 

Por ello se recomienda que la persona descanse, practique actividad física o actividades relajantes, como meditación y yoga, además de mantener una alimentación saludable, aumentando la ingesta de alimentos ricos en probióticos y que ayuden a fortalecer el sistema inmune. Vea cómo manejar el estrés y la ansiedad.

5. Higiene inadecuada

La higiene inadecuada de la región genital antes de la recolección de la orina para el examen, también puede causar que la flora bacteriana aparezca aumentada en la orina. Esto se debe a que a pesar de que se indica para dejar que salga un poco de orina primero y luego recolectar la muestra, es posible que los microorganismos presentes naturalmente en la región genital no se hayan eliminado de manera efectiva, liberándose en mayor cantidad en la orina, afectando así el resultado.

Qué hacer: en este caso es necesario confirmar que la alteración en el examen fue debido a una higiene inadecuada al momento de recolectar la muestra, recomendándose la repetición del examen. Antes de volver a recolectar la muestra, la persona debe lavarse la región genital con agua y jabón neutro. 

¿Fue útil esta información?

Bibliografía

  • MCANINCH, Jack W.; LUE, Tom F. Urologia Geral de Smith e Tanagho. 18 ed. Porto Alegre: Artmed, 2014. 49; 52-54.
Más sobre este tema: