Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Para qué sirve la castaña de indias y cómo utilizar

La castaña de indias es una semilla que se produce de un árbol llamado castaño de indias, y es una oleaginosa muy utilizada en el tratamiento de la insuficiencia venosa crónica y las varices. También puede ser utilizada para complementar el tratamiento de las hemorroides.

Del castaño de indias se pueden utilizar sus hojas, sus semillas o la corteza para tratar diversas enfermedades, y posee propiedades vasoprotectoras, antihemorroidales, antiinflamatorias, hemostática, astringentes, vasodilatadoras, estimulantes y vasodilatadoras. 

Su nombre científico es Aesculus hippocastanum y se puede comprar en cualquier farmacia en forma de cápsulas, polvo, cremas o jabones. Además, en algunos supermercados o mercados públicos también es posible comprar sus hojas para preparar tés e infusiones.

Para qué sirve la castaña de indias y cómo utilizar

Para qué sirve la castaña de indias

La castaña de indias es rica en taninos, saponinas y flavonoides, que ayudan a mejorar problemas de la circulación sanguínea como tromboflebitis, hemorroides y varices. Así como de algunos síntomas asociados a estos problemas como dolor en las piernas e hinchazón, y sensación de piernas pesadas.

Asimismo, su semilla también es utilizada para tratar la diarrea y problemas digestivos crónicos, para disminuir la fiebre, el dolor menstrual y la próstata agrandada.

Las hojas del castaño de indias son utilizadas para proteger la piel y ayuda a tratar enfermedades como dermatitis, eczema, artritis e inflamaciones generales de la piel. Asimismo, la corteza de la rama de este árbol se utiliza como remedio natural para tratar la malaria y la disentería. 

Cómo tomar la castaña de indias

La castaña de indias se puede tomar de diversas formas: 

1. Cápsulas

La castaña de indias tiende a tomarse en el rango de 400-600 mg por día, y por lo general se indica en dos dosis diarias cada 12 horas. Sin embargo, es importante consultar un médico antes de consumir este tipo de productos naturales. 

La castaña de indias puede ser compradas en las farmacias, tiendas de productos naturales o por internet.

1. Té de castaño de indias

Para qué sirve la castaña de indias y cómo utilizar

El té hecho con las hojas del castaño de indias es una excelente forma de aliviar las hemorroides, problemas en la piel como dermatitis o eccemas, así como la inflamación en las articulaciones, como artritis o artrosis.

Ingredientes

  • 30 g de hojas del castaño de indias;
  • 1 litro de agua hirviendo.

Modo de preparación

Añadir las hojas al agua hirviendo y deje reposar durante 20 minutos aproximadamente. A continuación cuele y beba 2 a 3 tazas de té por día, para tratar las hemorroides.

Para problemas de piel y artritis, la mezcla puede colocarse en compresas limpias y aplicarse sobre la región afectada durante 15 minutos, sin frotar la piel.

2. Tintura de castaña de indias

La tintura preparada con la castaña de indias es una excelente opción para el tratamiento de problemas de mala circulación en las piernas, varices y sensación de piernas pesadas.

Ingredientes

  • 5 cucharadas de polvo de castaña de indias; 
  • 1 botella de alcohol etílico al 70%.

Modo de preparación

Colocar el polvo de castaña de indias en la botella de alcohol y cerrarla. Dejar reposar durante 2 semanas en una ventana a la luz del sol. Al cabo de este tiempo, se debe guardar la mezcla en un lugar oscuro, en una botella de cristal oscuro y bien tapada. Para tomar esta tintura, debe diluir 5 cucharadas en 1 litro de agua filtrada y beber a lo largo del día.

Efectos secundarios 

Los efectos secundarios de la castaña de indias pueden incluir dolor de estómago, sensación de estómago lleno y enrojecimiento en la piel. El consumo en exceso de la castaña de indias puede provocar comezón, debilidad, disminución de la coordinación, dilatación de la pupila, vómitos, depresión del sistema nervioso central y parálisis.

Contraindicaciones

No debe ser utilizado si se sospecha de embarazo o durante el embarazo, en período de lactancia materna y en niños. Tampoco debe ser consumida por personas con trastornos hemorrágicos o que ingieran medicamentos anticoagulantes, debido a que podría retardar la coagulación.

Asimismo, debe ser evitada en personas diabéticas, con trastornos digestivos graves, problemas del hígado y enfermedad renal. 

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje