Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Anemia ferropénica: qué es, síntomas y tratamiento

La anemia ferropénica es una tipo de anemia que se produce debido a la falta de hierro en el organismo, el cual disminuye la cantidad de hemoglobina y, por consecuencia, eritrocitos, que son las células de la sangre responsables de transportar oxígeno a los tejidos del cuerpo. Así, hay manifestaciones de síntomas como debilidad, desánimo, cansancio fácil, piel pálida y sensación de desmayo, por ejemplo. 

El tratamiento para la anemia ferropénica es realizado por medio del suplemento con hierro por aproximadamente 4 meses y una dieta rica en alimentos que contienen hierro, como frijol negro, carne y espinacas, por ejemplo. 

Esta enfermedad es grave y puede poner la vida de la persona en riesgo cuando los valores de hemoglobina se encuentran por debajo de 11g/dL en mujeres y de 12g/dL en hombres. Esto es potencialmente grave porque puede impedir la realización de una cirugía que sea necesaria.

Anemia ferropénica: qué es, síntomas y tratamiento

Signos y síntomas de la anemia ferropénica

Inicialmente la anemia ferropénica presenta síntomas sutiles que no siempre son notados por la persona, pero a medida que la falta de hierro en la sangre se va agravando, los síntomas se haces más aparentes y frecuentes, siendo estos:

  • Cansancio;
  • Debilidad generalizada;
  • Somnolencia;
  • Dificultad para practicar ejercicios;
  • Mareos;
  • Sensación de mareos o desmayo;
  • Palidez cutánea y de las mucosas de los ojos;
  • Dificultad de concentración;
  • Lapsos de memoria;
  • Dolor de cabeza;
  • Uñas delgadas y quebradizas;
  • Piel seca;
  • Dolor en las piernas;
  • Tobillos hinchados
  • Caída de cabello;
  • Falta de apetito.

La anemia ferropénica es más común que se presente en mujeres y en niños, personas con hábitos vegetarianos o que donan sangre de forma frecuente.

Principales causas

La principal causa de anemia ferropénica es la alimentación pobre en hierro, que puede presentarse incluso en personas que se encuentran dentro de su peso ideal o por arriba. Además, la falta de hierro puede producirse debido a la dificultad de absorción de hierro por el organismo, que es lo que sucede en el caso de la enfermedad celíaca o cuando una parte del intestino ha sido removida del cuerpo.

La disminución de la cantidad de hierro circulante en el organismo también puede ser debido a la pérdida de sangre continua y prolongada dentro del sistema digestivo, siendo esta una causa común en el caso de hernias o úlceras en el estómago, por ejemplo. Sin embargo, la menstruación abundante o sangrado que persiste por más de 8 días también puede causar deficiencia de hierro.

Durante el embarazo es normal que la mujer tenga bajas concentraciones de hierro en la sangre, esto debido a que el organismo de la mujer prioriza el desarrollo del bebé, lo que hace que las reservas de hierro y el hierro presentes se direccionen al desarrollo del feto.

Anemia ferropénica: qué es, síntomas y tratamiento

Diagnóstico de la anemia por falta de hierro

El diagnóstico de anemia ferropénica se realiza por medio de hemograma, en que se observa principalmente la cantidad de hemoglobina y los valores de RDW, VCM y HCM, que son índices presentes en el hemograma, además de las medición de hierro sérico, ferritina, transferrina y saturación de transferrina.

El principal parámetro utilizado para confirmar la anemia es la hemoglobina, que en estos casos es:

  • Menor de 13,5 g/dL en recién nacidos;
  • Menor de 11 g/dL en bebés de hasta 1 año y en gestantes;
  • Menor de 11,5 g/dL en niños;
  • Menor de 12 g/dL en mujeres adultas;
  • Menor de 13 g/dL en hombres adultos.

En relación a los parámetros relacionados con el hierro, la anemia ferropénica se observa con la disminución de hierro sérico y de ferritina y el aumento de la transferrina y de la saturación de transferrina.

Tratamiento de la Anemia ferropénica

El tratamiento de la anemia ferropénica debe hacerse con base en la causa y normalmente incluye el uso de 60 mg de suplemento de hierro al día, además del consumo de alimentos ricos en hierro como lentejas, frijoles y carnes rojas, por ejemplo. 

Comer alimentos ricos en vitamina C potencia la absorción de hierro. En cambio, existen algunos alimentos que perjudican la absorción de hierro, como por ejemplo, los taninos y la cafeína que se encuentran en el café y el oxalato presente en el chocolate. Así, el mejor postre para aquel que padece anemia es una naranja, y los peores son café y chocolate.

El tratamiento debe ser prescrito por el médico y la alimentación puede estar orientada por un nutricionista, siendo importante repetir los análisis 3 meses después de iniciar el tratamiento, ya que el exceso de hierro puede perjudicar el hígado.

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje