Ajo negro: para qué sirve, propiedades y cómo utilizarlo

Evidencia científica

El ajo negro es un vegetal que se obtiene del ajo fresco, el cual sirve para proteger el hígado, cuidar la salud del corazón, ayudar a regular el azúcar en la sangre y actuar como antiinflamatorio. 

Este tipo de ajo se produce a partir del ajo blanco fresco, el cual es sometido a una temperatura y humedad específica donde se crean una serie de reacciones químicas, como la reacción de Maillard, la cual le da su color característico y, en algunos casos, es fermentado con levaduras para incrementar sus propiedades. Este proceso modifica su color, consistencia y composición.

En comparación con el ajo fresco, el ajo negro posee un sabor más dulce, tiene una textura elástica al masticarse y su olor no es fuerte. Además, posee más compuestos antioxidantes como polifenoles, flavonoides y compuestos organosulfurados, por lo que es considerado en la actualidad como un alimento funcional. Conozca qué son los alimentos funcionales.

Imagem ilustrativa número 2

Para qué sirve y beneficios

El consumo de ajo negro sirve para: 

1. Proteger el hígado

El ajo negro contiene polifenoles, flavonoides y antocianinas, compuestos bioactivos con propiedades antioxidantes que podrían ayudar a proteger las células del hígado de los efectos secundarios de los medicamentos, incluyendo la hepatotoxicidad, y a recuperarse del daño celular.

Además, también podría ayudar a mejorar enfermedades hepáticas como el hígado graso, favoreciendo la disminución de la grasa acumulada en este órgano. 

2. Prevenir el envejecimiento precoz

Esta demostrado que el ajo negro contiene abundantes compuestos antioxidantes como polifenoles, alcaloides, flavonoides y cisteína, estos se obtienen gracias al proceso de fermentación del ajo fresco, y en el organismo ayudan a neutralizar el daño celular provocado por los radicales libres, previniendo el envejecimiento precoz y mejorando enfermedades como la diabetes.

3. Ayudar a prevenir y tratar el cáncer

Aparentemente, algunos estudios indican que el ajo negro aumenta la muerte de las células tumorales e inhibe su crecimiento e invasión, disminuyendo el tamaño del tumor y evitando la metástasis en diferentes tipos de cáncer principalmente en el de estómago, colon y en los linfomas.

4. Favorecer la pérdida de peso

El ajo negro podría ayudar a reducir el peso corporal, cuando es combinado con el ejercicio, debido a que aumenta el metabolismo y reduce el tamaño de las células que contienen grasa en la región abdominal, llamados adipocitos. 

5. Disminuir el colesterol y los triglicéridos

El consumo regular de ajo negro podría ayudar a reducir los niveles de triglicéridos y colesterol LDL "malo" en la sangre, aumentando el colesterol HDL "bueno", debido a que sus compuestos con propiedades antioxidantes ayudan a disminuir el estrés oxidativo.

Según un estudio científico, el consumo de 6 gramos al día de ajo negro podría ejercer un efecto cardioprotector, previniendo el surgimiento de enfermedades cardiovasculares, como la aterosclerosis, por ejemplo. 

6. Regular el azúcar en la sangre

El ajo negro es rico en compuestos organosulfurados (producidos durante el procesamiento del ajo fresco en ajo negro) que estimulan las células beta para mejorar la secreción de insulina. Además, también podría incrementar la sensibilidad a la insulina en el organismo, lo que permite disminuir los niveles de azúcar en la sangre, ayudando a prevenir y tratar la diabetes.

7. Actuar como antiinflamatorio

Algunos estudios han sugerido que gracias a las propiedades antiinflamatorias del ajo negro, este podría ayudar a combatir enfermedades y la septicemia, debido a que estimula las células de defensa del organismo, además de dificultar la producción de células proinflamatorias.

8. Mejorar la memoria

El ajo negro podría ayudar a mejorar la memoria y a proteger el sistema nervioso, debido a que ejerce un efecto antianmnésico, mejora los procesos cognitivos y previene la neuroinflamación y la neurotoxicidad, disminuyendo el riesgo de desarrollas enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer, por ejemplo. 

9. Antibacteriano

Algunos estudios científicos indican que el ajo negro tiene propiedades antibacterianas, protegiendo al organismo de algunas bacterias como la Escherichia coli y Pseudomonas aeruginosa, por ejemplo.

Esta propiedad antimicrobiana podría deberse a las condiciones de procesamiento (temperatura, humedad y fermentación) del ajo crudo en ajo negro, pues estos procesos provocan cambios en las propiedades bioactivas del ajo crudo.

Propiedades del ajo negro

El ajo negro posee propiedades anticancerígenas, antioxidantes, antiinflamatorias, antimicrobianas, hepatoprotectoras, cardioprotectoras, inmunomoduladoras, antiobesidad, hipolipemiantes y neuroprotectoras.

Cómo se obtiene

El ajo negro se obtiene a partir del ajo fresco, a través de un proceso de fermentación que se lleva a cabo a una temperatura controlada que se sitúa entre los 60 y 90 ºC, y con una humedad entre 70 y 90% por un período de tiempo.

Este proceso de fermentación hace que el ajo se oscurezca debido a que algunos componentes del ajo, como la alicina, se transforman y dan origen a alcaloides y flavonoides que le confieren sus propiedades al ajo negro. Vea cuáles son las diferencias con el ajo fresco.

Cómo consumir el ajo negro

El ajo negro le da un sabor agradable a las comidas, pudiendo ser utilizado de diversas maneras, como por ejemplo: en la preparación de salsas, mezclando el ajo triturado con salsa de soya o aceite de oliva, para aderezar alimentos como carnes, ensaladas o pastas y para preparar pan ajo. 

Además, en la actualidad también existen suplementos de ajo negro, los cuales pueden ser adquiridos a través de tiendas online o de productos naturales. Es importante leer las instrucciones del fabricante y si es posible asesorarse con un fitoterapeuta, ya que la dosis dependerá de para qué quiera ser utilizado.

Efectos secundarios y contraindicaciones

El ajo negro aún se encuentra en investigación, hasta los momentos no se han identificado posibles efectos secundarios. No obstante, como contiene compuestos organosulfurados podría causar la producción de gases malolientes. 

Por falta de comprobación científica, el ajo negro, principalmente en forma de suplemento, debe ser evitado en mujeres embarazadas, período de lactancia y en niños. Además, personas que ingieren medicación para la diabetes o anticoagulantes deben hablar con su médico tratante antes de ingerir ajo negro en cápsulas.

Antes de ser procesado por el calor, el ajo también tiene beneficios para la salud. Vea cuáles son en el siguiente video: