Próstata agrandada: qué es, síntomas y tratamiento

El agrandamiento de la próstata es un problema muy común en hombres mayores de 50 años de edad, el cual puede generar, como uno de los síntomas, un chorro de orina muy débil, por ejemplo.

En la mayoría de los casos, el agrandamiento de la próstata es causado por la hiperplasia prostática, una afección benigna que solo causa agrandamiento de la próstata; sin embargo, también puede ser un signo de problemas más graves, como cáncer o prostatitis, que llevan a la compresión de la uretra, que es el canal por el que pasa la orina, causando síntomas.

Por este motivo, siempre que exista una sospecha de agrandamiento de la próstata, es recomendable consultar a un urólogo para que realice las pruebas necesarias para descubrir cuál es la causa e iniciar el tratamiento más adecuado. Conozca cuáles son los exámenes que evalúan la salud de la próstata.

Imagem ilustrativa número 2

Cómo identificar los síntomas

Los principales síntomas del agrandamiento de la próstata son:

  • Dificultad para orinar;
  • Chorro urinario débil;
  • interrupción de la orina;
  • Permanecer mucho tiempo orinando;
  • Goteo de orina al final de la micción;
  • Ganas frecuentes de ir al baño;
  • Urgencia para orinar;
  • Necesidad de hacer esfuerzo para orinar;
  • Sensación de que la vejiga está siempre llena;
  • Retención urinaria;
  • Incontinencia urinaria, especialmente por la noche;
  • Aumento de la frecuencia urinaria por la noche.

Por lo general, estos síntomas surgen después de los 50 años de edad y ocurren en casi todos los casos de agrandamiento de la próstata, pues la inflamación de este órgano ejerce presión en la uretra, que es el canal por donde pasa la orina, dificultando su flujo.

Dado que los síntomas también pueden indicar otros problemas en la próstata, como prostatitis o cáncer de próstata, por ejemplo, es muy importante consultar un urólogo para realizar exámenes, diagnosticar el aumento de la próstata e iniciar el tratamiento más adecuado.

Test de síntomas

Para saber cuál es su riesgo de tener un problema en la próstata, seleccione sus síntomas en el siguiente test:

  1. 1. Dificultad para comenzar a orinar
  2. 2. Disminución del chorro de orina
  3. 3. Ganas frecuentes de orinar, inclusive por las noches
  4. 4. Sensación de tener la vejiga llena, inclusive después de haber orinado
  5. 5. Presencia de gotas de orina en la ropa interior
  6. 6. Impotencia o dificultad para mantener una erección
  7. 7. Dolor al eyacular y/o al orinar
  8. 8. Presencia de sangre en el semen
  9. 9. Ganas repentinas de orinar
  10. 10. Dolor en la región de los testículos o cerca del ano

Cómo confirmar el diagnóstico

El diagnóstico de agrandamiento de la próstata es realizado por el urólogo, por medio de la evaluación de los síntomas, así como de cuándo estos iniciaron, antecedentes personales y familiares de hiperplasia prostática o de cáncer de próstata, además del tacto rectal, el cual permite evaluar si hay aumento de la próstata, alteración en la consistencia y su hay nódulos u otras alteraciones. Conozca cómo se realiza el tacto rectal.

Además, el médico también puede solicitar un ultrasonido de la próstata, exámenes de orina, análisis de PSA, test de flujo urinario, test de volumen residual post-miccional, además de pedirle al hombre que haga un diario de 24 horas sobre las veces en que fue a orinar y de los síntomas asociados, ya que esto ayuda a identificar la causa del agrandamiento de la próstata.

En caso de que el médico identifique alteraciones durante el tacto rectal o que el valor del PSA esté por arriba del valor de referencia para la edad, pueden ser necesarios exámenes complementarios como resonancia e incluso, una biopsia de la próstata, para evaluar la posibilidad de que el aumento esté siendo causado por cáncer.

Vea el siguiente video y conozca los exámenes que pueden realizarse para diagnosticar problemas en la próstata:

Principales causas

La mayoría de los casos en que hay hiperplasia prostática benigna (HPB), la cual surge con el envejecimiento y produce síntomas que progresan lentamente, por lo general, el tratamiento solo es iniciado cuando se presentan síntomas que interfieren en las actividades de la vida diaria.

No obstante, el agrandamiento de la próstata también puede estar provocado por enfermedades más graves que necesitan ser tratadas, como es el caso de la prostatitis y del cáncer, por ejemplo. La prostatitis normalmente afecta hombres jóvenes, mientras que el cáncer es más frecuente con el paso de la edad.

Sin embargo, en el caso de hombres que tienen antecedentes familiares de cáncer de próstata, el examen de tacto rectal debe ser realizado antes de lo habitual, alrededor de los 45 años de edad, con la finalidad de evitar posibles complicaciones.

Cómo es realizado el tratamiento

El tratamiento de la próstata aumentada debe hacerse bajo la orientación del urólogo y varía de acuerdo a la causa y gravedad de los síntomas.

Los principales tratamientos que puede indicar el médico son:

1. Medicamentos

El tratamiento para la próstata agrandada generalmente se inicia con el uso de medicamentos que ayudan a aliviar los síntomas y evitar complicaciones como retención urinaria o piedra en los riñones, por ejemplo. Algunos de los medicamentos indicados por el urólogo incluyen:

  • Medicamentos para relajar los músculos de la próstata, como alfa-bloqueadores en que se incluyen tamsulosina y doxazosina;
  • Medicamentos para reducir la acción de las hormonas en la próstata, disminuyendo el volumen, como finasteride o dutasterida;
  • Antibióticos para disminuir la inflamación de la prostata, en caso de que haya, ciprofloxacino.

Estos medicamentos pueden utilizarse separados o combinados, dependiendo de los síntomas presentados y del tamaño de la próstata.

En los casos en que el hombre también presenta cáncer de próstata, generalmente el médico recomienda una cirugía para retirar la próstata, así como radioterapia y/o quimioterapia para eliminar las células malignas del tumor.

2. Cirugía

La cirugía para tratar la próstata aumentada está indicada en los casos más graves, principalmente cuando se usa sonda vesical para lograr orinar, cuando se confirma gran cantidad de sangre en la orina, cuando no hay mejoría con el tratamiento clínico o cuando la persona presenta piedra en la vejiga o insuficiencia renal, por ejemplo.

Las técnicas quirúrgicas más utilizadas incluyen:

  • Prostactectomía/ adenomectomía: consiste en la remoción de la parte interna de la próstata a través de una cirugía abdominal normal;
  • Resección transmural de la próstata, también conocida como endoscopia clásica, en que la remoción de la próstata se hace con un aparato que se introduce por la uretra,
  • Electrovaporización de la próstata o GreenLight, es semejante a la resección transmural, pero utiliza una reacción térmica, teniendo una alta hospitalaria más rápida.

Además de estas cirugías, en algunos casos, puede hace hacerse un pequeño corte en la próstata para facilitar el paso de la uretra, sin que sea necesario retirar la próstata.

3. Tratamiento natural

Además del tratamiento con medicamentos es posible utilizar extractos naturales para ayudar a aliviar con más rapidez lo síntomas. Sin embargo, este tipo de tratamiento no debe sustituir el tratamiento indicado por el médico, debiendo solo complementarlo.

Una buena opción de tratamiento natural es el saw palmetto, que posee excelentes propiedades antiinflamatorias y diuréticas, que ayudan a desinflamar la próstata y facilitar el paso de la orina, aliviando los síntomas de la próstata aumentada. Para usar el saw palmetto, se recomienda tomar 1 cápsula en el desayuno y en la cena. Otra opción es tomar 1 cucharada de té de polvo de saw palmetto mezclado en un vaso de agua, 2 veces por día. Conozca más sobre el saw palmetto.

Además, también puede usarse la planta medicinal Pygeum africanum, que ayuda a aliviar las ganas frecuentes de orinar, y puede encontrarse en presentación de cápsulas en tiendas de productos naturales y debe ingerirse en dosis entre 25 y 200 mg por día. Vea otros remedios caseros para la próstata.

Cómo aliviar el malestar de la próstata aumentada

Para mejorar el malestar causado por la próstata aumentada, algunos consejos son:

  • Orinar siempre que tenga ganas, evitando aguantarse;
  • Evitar beber muchos líquidos de una sola vez, al final de la tarde, antes de dormir o en lugares en que no hay un baño cerca;
  • Hacer ejercicio y fisioterapia para fortalecer los músculos pélvicos. Vea cómo hacer este tipo de ejercicios;
  • Orinar cada 2 horas, incluso si no tiene ganas de hacerlo;
  • Evitar alimentos condimentados y bebidas diuréticas, como café y bebidas alcohólicas, naranja, limón, lima, piña, aceitunas, chocolate o frutos secos.
  • No dejar la orina chorreando al final de la micción, apretando la uretra, para evitar infecciones;
  • Evitar medicamentos que causen retención urinaria, como descongestión nasal.

Además, hombres con facilidad para desarrollar estreñimiento deben aumentar la ingesta de agua y alimentos laxantes para estimular el funcionamiento del intestino, ya que el estreñimiento puede empeorar el malestar de la próstata aumentada.