Agruras: 10 causas y cómo quitar

Las agruras, conocida también como acidez estomacal, es un síntoma que puede ocurrir como consecuencia de enfermedades como reflujo gastroesofágico o gastritis, embarazo, mala alimentación, nerviosismo o uso de ropas muy ajustadas, por ejemplo, causando sensación de ardor en el estómago, náuseas y eructos constantes.

Dependiendo de su causas, las agruras constantes pueden estar acompañadas de otros síntomas, como mala digestión, hinchazón, malestar abdominal, tos con sangre y dolo de pecho.

Es importante consultar al médico gastroenterólogo siempre que se presenten síntomas de agruras frecuentes, además de otros síntomas, para que su causa sea identificada, y así poder iniciar el tratamiento más adecuado.

Imagem ilustrativa número 1

Principales causas de agruras

Las causas principales de agruras son:

1. Gastritis

La gastritis es la irritación o inflamación que ocurre en el estómago causada por infecciones, estrés, alergias, uso de algunos medicamentos y alteración del sistema inmune.

Los síntomas dependen del tipo de gastritis y pueden ser dolor y malestar abdominal, náuseas y vómitos, indigestión y sensación de llenura, inclusive después de realizar una comida pequeña. Vea cómo identificar los síntomas de gastritis.  

Qué hacer: se debe disminuir el consumo de alimentos que aumentan la acidez en el estómago, como comidas picantes, alcohol, café o alimentos ricos en grasa. Es importante evitar mantenerse mucho tiempo en ayunas, debido a que estos casos los ácidos gástricos se acumulan en el estómago empeorando la inflamación. El médico también podría recomendar el uso de medicamentos que ayudan a disminuir la producción de jugos gástricos como los inhibidores de la producción de ácido, por ejemplo.

2. Reflujo

En el reflujo gastroesofágico ocurre el regreso involuntario del contenido que está en el estómago hacia el esófago, esto causa malestar intenso por tratarse de un contenido muy ácido. 

En caso de reflujo el síntoma más común es la acidez, además de dolor intenso en la región del tórax, parecida con el dolor de infarto o angina, tos seca e inclusive problemas respiratorios como asma y neumonía. 

Qué hacer: se pueden tomar algunas medidas simples para aliviar el malestar, como evitar acostarse luego de comer, dormir con la cabecera de la cama más elevada así como tener algunos cuidados con la alimentación, evitando el consumo de café, alcohol, alimentos ricos en grasa, refrescos y alimentos picantes.

Vea el siguiente video con otros consejos sobre qué hacer para tratar el reflujo gastroesofágico:

3. Hernia hiatal

La hernia hiatal es un problema que facilita el reflujo y por esto es otra de las principales causas de acidez constante. Normalmente la hernia hiatal es más común en personas con exceso de peso, que fuma o que practican actividad física en exceso. 

Los síntomas son leves y muy parecidos con los de reflujo, incluyendo indigestión principalmente cuando la persona se acuesta después de comer y empeoran cuando la persona se inclina, realiza esfuerzos o levanta objetos pesados. 

Qué hacer: se aconseja comer lentamente y en más veces al día, evitar comidas pesadas por lo menos dos horas antes de dormir, acostarse con la cabecera de la cama elevada, evitar alimentos ricos en graso, ácidos, alcohol, cigarros, en caso de sobrepeso u obesidad siendo aconsejado la pérdida de peso. Vea más sobre la hernia hiatal.

4. Esofagitis

La esofagitis es una inflamación que ocurre en el esófago, surgiendo principalmente como consecuencia del reflujo gastroesofágico. 

Los síntomas son muy parecidos a los de una gastritis, pero además de estos también puede surgir dificultad para tragar, pérdida de apetito y sensación de que los alimentos ingeridos se quedan atorados en la garganta, sin completar el camino hasta el estómago como deberían. 

Qué hacer: el uso de medicamentos con corticoides ayudará a recubrir el esófago y controlar la inflamación provocada. Por esta razón, si se sospecha de esofagitis, se debe consultar a un gastroenterólogo.

También se deben realizar algunos ajustes en la dieta, como eliminar alimentos con harina de trigo, lácteos, mariscos, frutos secos, huevos y soja, para ayudar a aliviar y evitar los síntomas del reflujo, por ejemplo. Además, es necesario identificar el tipo de alimento que causó la alergia y eliminarlo por completo de la alimentación. Vea cómo se realiza el tratamiento para la esofagitis

5. Embarazo

En las embarazadas la acidez puede estar presente desde el inicio del embarazo, esto por causa de la alteración hormonal que ocurre y por el crecimiento de la barriga.

Con el aumento de progesterona también hace con que la musculatura del estómago se relaje, haciendo con que los ácidos suban hacia el esófago, causando sensación de acidez constante.

Qué hacer: se recomienda alimentarse con más frecuencia, como pequeñas porciones más veces al día, evitar beber líquidos durante las comidas, no acostarse inmediatamente después de comer y utilizar ropa cómoda. Vea cómo aliviar la acidez en el embarazo.

6. Intolerancia alimentaria

La intolerancia alimentaria es una dificultad que presenta el organismo para digerir ciertos alimentos ingeridos, como en el caso de la intolerancia a la lactosa o al gluten.

La digestión es más lenta porque el cuerpo ya no produce tantas enzimas responsables de descomponer ciertos nutrientes, lo que resulta en la acumulación de estos nutrientes en el estómago, causando malestares gastrointestinales como cólicos, náuseas, diarrea, dolores de cabeza y acidez.

También es muy común que las personas con intolerancia alimentaria presenten síntomas asociados como hinchazón y dolores abdominales, cansancio excesivo, picazón o manchas en la piel. Vea cómo identificar una intolerancia alimentaria.

Qué hacer: es importante identificar el alimento que está causando la intolerancia, para esto puede realizarse un diario alimentario donde se registre todo lo que se come y que síntomas surgieron a lo largo del día. Por lo que cuando se identifica el alimento, es importante eliminarlo de la alimentación.

Otra forma de aliviar los síntomas de intolerancia alimentaria es el uso de medicamentos con enzimas que ayudan en la digestión, como es el caso de la lactasa para la intolerancia a la lactosa.

7. Uso de ropas apretadas

El uso de ropa incómoda y apretada puede hacer con que el estómago se presione, haciendo con que los jugos gástricos suban hacia el esófago, causando reflujo y acidez.

Qué hacer: se debe optar por el uso de ropas ligeras y cómodas que no presionen mucho la zona abdominal, debiendo evitar el uso de pantalones apretados, cinturones y fajas.

8. Mala alimentación 

Una mala alimentación, como el consumo de alimentos muy grasos, como frituras, así como comidas picantes y alimentos ricos en azúcares como chocolates y helados, también puede causar acidez constante, ya que permanecen más tiempo en el estómago para ser digeridos, aumentando la producción de ácido e irritando la mucosa del estómago.

Además, el consumo excesivo de cafeína o bebidas alcohólicas también puede aumentar el riesgo de desarrollar reflujo gastroesofágico o gastritis, por ejemplo, y resultar en acidez constante.

Qué hacer: Se debe evitar consumir alimentos muy grasos, ricos en azúcar, bebidas alcohólicas o con cafeína, y dar prioridad a una alimentación saludable, variada, equilibrada y nutritiva, que incluya frutas, verduras y hortalizas frescas, por ejemplo. Aprenda cómo llevar a cabo una alimentación equilibrada y nutritiva.

9. Hábito de fumar 

El hábito de fumar puede debilitar el esfínter esofágico, que es responsable de contraerse cuando hay alimentos en el estómago, manteniendo estos dentro del mismo.

Esto puede resultar en reflujo gastroesofágico, ya que con el mal funcionamiento del esfínter esofágico, el contenido del estómago puede regresar hasta la boca, causando dolor y sensación de ardor, acidez constante, irritación en la garganta o incluso problemas respiratorios.

Qué hacer: se debe dejar de fumar para evitar el empeoramiento de la acidez y del reflujo gastroesofágico. En caso necesario, el médico general puede indicar medidas para dejar de fumar o medicamentos, como bupropión o vareniclina. Conozca los principales medicamentos para dejar de fumar.

10. Estrés y ansiedad

El estrés y la ansiedad pueden aumentar la liberación de hormonas, como el cortisol, que estimulan el estómago a producir ácido, resultando en acidez constante.

Además de la acidez, también pueden surgir otros síntomas, como náuseas, dolor en el estómago, diarrea o estreñimiento, por ejemplo.

Qué hacer: se recomienda hacer un seguimiento con un psicólogo, ya que ayuda a entender cómo los pensamientos afectan las emociones y comportamientos, y a desarrollar herramientas para manejar situaciones de estrés o ansiedad.

Sin embargo, cuando el estrés o la ansiedad son intensos, se debe consultar a un psiquiatra o médico general que puede indicar el tratamiento más adecuado.

Cuándo debe acudir al médico

La acidez constante puede empeorar cuando no se identifica su causa. Cuando surgen síntomas más serios como distensión y malestar abdominal, tos con sangre y dolor en el pecho, se debe consultar a un gastroenterólogo para que indique la realización de exámenes para confirmar cuál es la causa e indicar el tratamiento más adecuado.