Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Vitamina E: qué es, para qué sirve y cuándo tomar su suplemento

La vitamina E es una vitamina liposoluble esencial para el funcionamiento del organismo, debido a su acción antioxidante y a sus propiedades antiinflamatorias, que ayudan a  mejorar el sistema inmune, la piel y el cabello, así como prevenir algunas enfermedades como la aterosclerosis y el Alzheimer. 

Esta vitamina puede obtenerse a través de la alimentación, encontrándose principalmente en los aceites vegetales o frutos secos. También puede adquirirse en forma de suplemento nutricional en las farmacias, tiendas naturistas o tiendas online, debiendo en estos casos ingerirse bajo la orientación de un médico o nutricionista.  

Vitamina E: qué es, para qué sirve y cuándo tomar su suplemento

Para qué sirve 

La principal función de la vitamina E en el organismo es neutralizar el daño que causan los radicales libres a las células, por este motivo podría aportar diversos beneficios para la salud, como:

1. Mejorar el sistema inmune

La ingesta adecuada de vitamina E, principalmente en personas mayores, ayuda a mejorar el sistema inmune debido a que los radicales libres pueden perjudicar la respuesta normal del organismo a los agentes patógenos.

Además de esto, algunos estudios científicos indican que la suplementación con vitamina E aumenta la resistencia a infecciones, incluyendo el virus de la Influenza.

2. Mejorar la salud de la piel y del cabello

La vitamina E favorece la integridad de la piel y mantiene las membranas celulares, aumentando su firmeza. Por este motivo, podría prevenir el envejecimiento precoz y el surgimiento de arrugas; mejorar la cicatrización y algunas condiciones de la piel, como la dermatitis atópica; así como evitar el daño causado por los rayos UV en la piel.

Además de esto, esta vitamina también favorece la salud del cabello, debido a que cuida la integridad de las hebras y aparentemente mejora la circulación sanguínea en el cuero cabelludo, haciendo que el cabello crezca saludable y con brillo. 

 3. Podría prevenir enfermedades neurológicas

La deficiencia de vitamina E está relacionada a alteraciones a nivel del sistema nervioso central. Por este motivo, muchas investigaciones científicas procuran incluir los suplementos de esta vitamina para prevenir y/o tratar enfermedades con el Parkinson, Alzheimer y Síndrome de Down.

En el caso del Alzheimer, se han encontrado que la ingesta de vitamina E podría influenciar los procesos neurodegenerativos que están asociados con esta condición. Sin embargo, es necesario la realización de más estudios científicos al respecto, debido a que los resultados son inconsistentes.

4. Podría prevenir enfermedades cardiovasculares

La ingesta de vitamina E podría disminuir la morbilidad y mortalidad causada por las enfermedades cardiovasculares. Según algunas investigaciones, la ingestión de antioxidantes como la vitamina E podría disminuir el estrés oxidativo y la inflamación en el organismo, siendo estos factores que han sido asociados con el surgimiento de este tipo de enfermedades.

Asimismo, este poder antioxidante ayuda a controlar y mantener los niveles del colesterol en la sangre, además de disminuir la agregación plaquetaria y a su vez el riesgo de trombosis. 

5. Podría combatir la infertilidad

La ingesta de vitamina E podría mejorar la calidad del esperma, aumentando la motilidad de los espermatozoides en los hombres. En el caso de las mujeres los estudios no son concluyentes al respecto. 

6. Podría mejorar la resistencia y la fuerza muscular

La suplementación antioxidante con vitamina E puede proporcionar efectos beneficiosos contra el daño del tejido oxidativo inducido por el ejercicio, por lo que podría aumentar la resistencia y fuerza muscular, así como favorecer a su recuperación después del entrenamiento. 

7. Podría mejorar el hígado graso

Debido a su acción antioxidante y antiinflamatoria, la suplementación de dosis altas de vitamina E en personas con hígado graso no alcohólico, aparentemente ayuda a reducir las enzimas hepáticas elevadas y algunos otros factores indicativos de daño hepático, como la reducción de la acumulación de grasa en el hígado y la fibrosis posterior.

Alimentos con vitamina E

Los alimentos ricos en vitamina E son principalmente los aceites vegetales, como el de girasol y el de oliva; frutos secos como las avellanas, almendras, cacahuates y pistachos y; frutas como el aguacate y la papaya, por ejemplo.

Vea una lista más completa de alimentos con vitamina E y cuál es la recomendación diaria según la edad

Suplemento de vitamina E

Vitamina E: qué es, para qué sirve y cuándo tomar su suplemento

La ingesta de alimentos ricos en vitamina E suele aportar el requerimiento diario de esta vitamina. No obstante, el suplemento de vitamina E puede ser indicado por el médico o nutricionista en las siguientes situaciones:

  • Individuos con malabsorción de grasas, como puede ocurrir en las cirugías bariátricas, síndrome de intestino irritable, pancreatitis crónica, enfermedad de Crohn u otras enfermedades que puedan causar deficiencia de esta vitamina;
  • Anormalidad genéticas en las enzimas alfa-TTP o en la apolipoproteína B que causan una deficiencia severa de esta vitamina;
  • En los recién nacidos prematuros, ya que la deficiencia de vitamina E puede causar retinopatía del prematuro y anemia hemolítica;
  • En casos de colesterol alto y para mejorar la circulación sanguínea;
  • Parejas con problemas de fertilidad;
  • En personas mayores para combatir los radicales libres y mejorar su sistema inmune.

Además de esto, también puede ser indicada por los dermatólogos para mantener la salud de la piel y del cabello. 

¿En qué cantidad debe ingerirse?

Para mantener los niveles adecuados de vitamina E en el organismo se recomienda para un adulto saludable una ingesta de 15 mg al día. Para ingerir vitamina E como suplemento diario, como parte de un multivitamínico, la recomendación es de 150 mg como un límite superior prudente.

En el caso de las personas mayores, para mejorar la inmunidad se podrían recomendar dosis entre 50 a 200 mg al día de esta vitamina en forma de suplemento. Sin embargo, se recomienda que su uso sea orientado por un médico o nutricionista, que puede adaptar mejor las dosis de acuerdo a las necesidades de cada persona.

En el caso de los recién nacidos prematuros, el pediatra podría sugerir la administración entre 10 a 50 mg de vitamina E a diario.

¿A qué hora se debe consumir?

No hay un horario específico, no obstante, lo ideal es consumir el suplemento de vitamina E en conjunto con la comida más pesada del día para facilitar su absorción.

¿Por cuánto tiempo se debe tomar?

No hay un tiempo definido por el cual se debe tomar este suplemento, lo ideal es consultar al médico para que indique la dosis y el tiempo por el cual debe tomarlo, según el objetivo para el cual se vaya a utilizar. 

¿Cuántas cápsulas tomar?

Por lo general, se indica 1 cápsula de 180 mg (400 UI) por día. Sin embargo, esto dependerá para qué sea indicado el suplemento y de la dosis en la que se compre el mismo, debiendo siempre consultar a su médico tratante. 

Posibles efectos secundarios

No se ha encontrado efectos secundarios de la ingestión de vitamina E proveniente de los alimentos. 

No obstante, la suplementación de vitamina E suele ser segura, excepto cuando se excede la dosis recomendada durante un gran período de tiempo, debido a que puede aumentar el riesgo de sangrado y de generar un ACV hemorrágico, por lo que la dosis máxima en adultos debe ser de 1.100 mg/día para los suplementos de vitamina E natural o sintética, en los niños este límite superior es menor.

Contraindicaciones

Los suplementos de vitamina E deben evitarse en personas que estén en tratamiento con anticoagulantes, antiplaquetarios, simvastatina y niacina o que se encuentran en radioterapia o quimioterapia, debiendo consultar a su médico tratante antes de tomarlo.

Tampoco debe ser usada en personas con hemorragias activas, antes de una cirugía o durante el postoperatorio. 

Bibliografía >

  • COZZOLINO Silvia. Biodisponibilidade de nutrientes. 4º. Brasil: Manole Ltda, 2012. 365-385.
  • HIND Almohanna; AZHAR Ahmed. The Role of Vitamins and Minerals in Hair Loss: A Review. Dermatol Ther Journal. 9. 1; 51-70, 2019
  • BROWNE Declan; MCGUINNESS Bernadette et al. Vitamin E and Alzheimer’s disease: what do we know so far?. Clinical Interventions in Aging. 4. 1303–1317, 2019
  • CATALGOL Betul; OZER Nesrin . Protective effects of vitamin E against hypercholesterolemia-induced age-related diseases. Genes and Nutrition. 7. 1; 91 -98, 2012
  • Majzouba Ahmad; Agarwalb Ashok. Systematic review of antioxidant types and doses in male infertility: Benefits on semen parameters, advanced sperm function, assisted reproduction and live-birth rate. Arab Journal of Urology. 16. 1; 113-124, 2016
  • St. Ivanova , K. Ivanov et al. SPORT SUPPLEMENTATION: BENEFICIAL EFFECTS OF VITAMIN E AND CREATINE ON EXERCISE PERFORMANCE . PHARMACIA. 62. 2; 40-48, 2015
  • EXAMINE.COM. Vitamin E. Disponible en: <https://examine.com/supplements/vitamin-e/research/#cardiovascular-health_platelets-and-coagulation>. Acceso en 03 Abr 2020
  • NATIONAL INSTITUTES OF HEALTH. Vitamin E. Disponible en: <https://ods.od.nih.gov/factsheets/VitaminE-Consumer/#:~:text=Because%20of%20this%20risk%2C%20the,lower%20than%20those%20for%20adults.>. Acceso en 23 Sep 2020
  • NATIONAL INSTITUTES OF HEALTH. Vitamin E fact sheet for health professionals. Disponible en: <https://ods.od.nih.gov/factsheets/VitaminE-HealthProfessional/>. Acceso en 23 Sep 2020

Preguntas frecuentes relacionadas con el artículo

  • 1 mg de alfa-tocoferol equivale a 1,49 IU de su forma natural o 2,22 IU de su forma sintética.
  • No, el consumo de suplementos de vitamina E no favorece el aumento de peso.
  • Si es posible aplicarla de forma tópica en la piel como tratamiento antienvejecimiento, debido a que mejora la apariencia de la piel, previene la formación de arrugas y posee propiedades antiinflamatorias que permiten que la piel se vea más joven e hidratada.

    Por lo general, la mayoría de las cremas para el rostro contienen vitamina E en su composición, por todos sus beneficios.

    En caso de notar cualquier efecto secundario al aplicar en el rostro, lo ideal es que descontinue su uso y consulte a su médico.
  • No hay una edad establecida en la que se deba empezar a tomar vitamina E, esto dependerá de su condición de salud, por lo que deberá consultar un médico general para saber si es necesario tomarla o no.
¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

¡Atención! Solo podremos responderle si coloca su email a continuación.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Publicidad
Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje