Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Para qué sirven y cómo se realiza el tratamiento con ventosas

La ventosaterapia o ventosas chinas es un tipo de tratamiento natural en el cual son usadas unas ventosas para mejorar la circulación sanguínea en una región del cuerpo. Para esto, las ventosas crean un efecto de vacío que succiona la piel, aumentando el diámetro de los vasos sanguíneos en la región. Como resultado, existe una mayor oxigenación de estos tejidos, permitiendo la liberación de toxinas de la sangre y del músculo con más facilidad.

Por lo que este tratamiento es muy utilizado para tratar la celulitis, ya que el aumento de la circulación de la sangre puede educir el aspecto de cáscara de piel de naranja. Además de esto, la ventosaterapia es también muy utilizada para combatir el dolor muscular, ya que la diferencia de presión causada por el vacío despega el músculo y aumenta la cantidad de sangre proporcionando una sensación de relajación. 

Para qué sirven y cómo se realiza el tratamiento con ventosas

Principales beneficios

El tratamiento con ventosas chinas puede ser indicado para eliminar el dolor en la espalda, causada por la tensión muscular o contracturas, hinchazón en los brazos, piernas o pies, dolor en las articulaciones, siendo también un excelente complemento en el tratamiento de la celulitis. 

Esto porque sus principales beneficios son:

  • Aumento de la circulación sanguínea en la región;
  • Eliminación de las contracciones musculares y puntos gatillo;
  • Fortalece los vasos sanguíneos;
  • Aumentar la producción de líquido sinovial dentro de las articulaciones;
  • Relajar y calmar el cuerpo y la mente.

Los terapeutas más indicados para el tratamiento con ventosas son los formados en Medicina Tradicional China, el acupunturista y el fisioterapeuta especialista en acupuntura o que tenga conocimiento de ese tipo de técnica.

Este tratamiento también es muy utilizado en la Medicina Tradicional China, siendo muchas veces asociado a la acupuntura, para tratar diversos trastornos de la salud con el objetivo de volver a energizar los meridianos por donde pasa la energía vital Ki. Vea los beneficios de la acupuntura para la salud.

Cómo se realiza la ventosaterapia 

Para el tratamiento con ventosas se debe dejar el área a tratar descubierta y aplicar una aceite o crema hidratante en la piel, para permitir que las ventosas se deslicen por la piel.

A continuación debe colocarse las ventosas en el área de tratamiento. Las 3 formas más comunes de aplicar las ventosas en el cuerpo son:

  1. Ventosa de silicona: basta presionar la ventosa de silicona con los dedos y colocarla en la piel, debido al vacío que se forma en su interior la piel se succiona y la ventosa se mantiene pegada a la piel;
  2. Vaso de vidrio: encender una vela y colocar la llama en el interior del vaso y a continuación colocarlo en la piel. El vacío se forma cuando el oxígeno que se encuentra dentro del vaso es consumido por la vela y, por esto, si se aplica rápidamente sobre la piel creará la succión; 
  3. Ventosa electrónica:  basta posicionar las ventosas en la región que se desea tratar y luego encender el dispositivo colocando la fuerza con la que se desea generar el vacío. Poco a poco la piel va siendo succionada y la ventosa se mantiene pegada a la piel.

Se puede inclusive utilizar las ventosas asociadas a otras técnicas como la acupuntura, colocando dentro de cada ventosa una aguja de acupuntura, plantas medicinales con sangría o agua, por ejemplo. 

Cuánto tiempo aplicar

El tiempo de duración varía entre 5 y 15 minutos y pueden ser realizadas sesiones por separado para combatir el dolor en la espalda u 8 sesiones realizadas 1 vez por semana durante 8 semanas consecutivas. 

Cuando la ventosa se coloca con mucha presión o se deja sin mover por mucho tiempo pueden surgir unas burbujas de sangre en la región y en caso que esto ocurra el tratamiento debe interrumpirse inmediatamente.  

Contraindicaciones de la ventosaterapia

Aunque sea relativamente segura, el tratamiento con la ventosaterapia posee algunas contraindicaciones, por lo que no debe ser aplicada en personas que presentan:

  • Trombosis, tromboflebitis o trastornos hemorrágicos;
  • Varices;
  • Heridas;
  • Fiebre;
  • Fractura en la región a ser tratada.

Además de esto, el tratamiento con ventosas chinas también debe ser evitado durante el embarazo, principalmente si no es bajo supervisión médica. 

Algunas situaciones que no son contraindicaciones absolutas pero que necesitan más atención al utilizar este tipo de tratamiento son: personas con la presión alta descontrolada, después de practicar ejercicios y su aplicación en áreas que no tengan una buena capa muscular, teniendo más extremidades óseas prominentes. 

Para qué sirven y cómo se realiza el tratamiento con ventosas

Cómo se hace el tratamiento y qué puede ocurrir después

El tratamiento puede ser hecho con la persona acostada en una camilla donde son colocadas 1, 2 o varias ventosas en la región a ser tratada. Las ventosas pueden ser colocadas solamente encima de una contractura en la espalda o pueden deslizarse por todos los músculos de la espalda. 

Como la ventosaterapia puede favorecer la flacidez, este tratamiento no debe ser hecho de forma exclusiva para eliminar los nódulos de celulitis, pero debe ser usado en un protocolo que involucra el uso de cremas reafirmantes y aparatos como radiofrecuencia, por ejemplo.

Si la ventosaterapia se realiza durante el período menstrual, después del tratamiento, la menstruación de la mujer puede ser más intensa de lo habitual, pueden surgir marcas moradas en las regiones tratadas y la orina puede ser un poco más oscura de lo normal.

Cómo disminuir el dolor y los moretones de la ventosa

Cuando se utiliza una gran cantidad de vacío en la región del tratamiento puede quedar dolorido durante 5 días aproximadamente, además de observarse marcas moradas en el cuerpo, porque durante los primeros minutos de la aplicación de las ventosas chinas se puede observar enrojecimiento y un color morado que surge en la piel.

Por lo que para evitar que esto ocurre, se debe disminuir la presión de cada ventosa y no dejar que se mantenga por mucho tiempo en un sólo lugar. Una excelente estrategia para que la piel no se marque, ni quede dolorida es utilizar poca presión dentro de la ventosa y colocarse aceite en la piel para mover la ventosa por el área a ser tratada.

Tomar un baño tibio y masajear la región que fue tratada con aceite de rosa mosqueta constituye un excelente tratamiento casero para evitar el dolor y las marcas moradas en la piel después del tratamiento. 

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje