Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
Cerrar Coronavirus: Informaciones sobre el COVID-19 Leer más
¿Qué necesitas saber?

Ultrasonido terapéutico: qué es, para qué sirve y contraindicaciones

El tratamiento de fisioterapia con ultrasonido puede hacerse para tratar la inflamación de las articulaciones y dolor lumbar, por ejemplo, ya que es capaz de estimular la cascada de inflamación y disminuir el dolor, la hinchazón y los espasmos musculares.

La fisioterapia con ultrasonido puede ser usado de dos formas:

  • Ultrasonido continuo, donde las ondas son emitidas sin interrupciones y producen efectos térmicos, alterando el metabolismo y la permeabilidad de las células, ayudando en la cicatrización de las heridas y disminuyendo la hinchazón, siendo también eficaz en el tratamiento de lesiones crónicas;
  • Ultrasonido pulsátil, las ondas son emitidas con pequeñas interrupciones, lo que no produce efectos térmicos, pero es capaz de estimular la cicatrización y disminuir los signos inflamatorios, estando indicado en el tratamiento de lesiones agudas.

La fisioterapia cono ultrasonido es un tipo de tratamiento muy eficaz y que no causa dolor. La cantidad de sesiones de fisioterapia varían de acuerdo con el tipo de grado de lesión, por lo que debe ser siempre evaluado por el propio fisioterapeuta antes de iniciar el procedimiento. Sin embargo, no se se recomienda usar el ultrasonido diariamente por más de 20 días.

Ultrasonido terapéutico: qué es, para qué sirve y contraindicaciones

Para qué sirve

La fisioterapia con ultrasonido se hace con el objetivo de aumentar el flujo sanguíneo local y así favorecer la cascada de inflamación, reduciendo la hinchazón y estimulando las células inflamatorias, promoviendo de esta forma la cicatrización, remodelación del tejido y disminución del edema, dolor y espasmos musculares.

Ese tratamiento está indicado para tratar:

  • Artrosis;
  • Inflamación de las articulaciones;
  • Dolor lumbar;
  • Bursitis;
  • Enfermedades o dolor crónico o  agudo;
  • Espasmos musculares;
  • Contractura muscular.

Además, se puede usar el ultrasonido de 3 MHz para combatir la celulitis, por ejemplo.

¿Cómo se usa el ultrasonido?

El ultrasonido debe usarse de la forma correcta, colocando una capa de gel conductor directamente en el área afectada y después acoplar la cabeza del equipo, haciendo movimientos lentos, de forma circular, en forma de 8, de arriba hacia abajo, o de un lado hacia otro, pero nunca puede quedar parado sobre un mismo lugar.

El equipo puede ser regulado de acuerdo con lo que se necesite, pudiendo ser regulado de la siguiente forma:

Frecuencia de onda:

  • 1 Mhz - lesiones profundas, como músculos y tendones;
  • 3 MHz: tiene una capacidad de penetración menor de la onda, siendo indicado para tratar disfunciones en la piel.

Intensidad:

  • 0,5 a 1,6 W/cm2: la intensidad menor trata estructuras cercanas a la piel, mientras que la intensidad mayor trata regiones más profundas, como lesión ósea.

Tipo de emisión:

  • Continuo: para lesiones crónicas, donde el calor está indicado;
  • Pulsátil: para lesiones agudas, donde el calor está contraindicado.

Ciclo de trabajo:

  • 1:2 (50%): fase subaguda;
  • 1:5 (20%): fase aguda, de reparación tisular.

El ultrasonido también puede ser usado en el modo subacuático, quedando la cabeza dentro de un recipiente con agua, siendo ideal para estructuras como las manos, muñeca o dedos, donde sería muy difícil acoplar toda el área del equipo. En este caso no es necesario colocar gel en la piel, pero la estructura que será tratada y la cabeza del equipo deben permanecer sumergidas en el agua, y en ese caso el equipo no necesaria permanecer siempre en contacto directo con la piel, pudiendo haber una pequeña distancia.

¿Cómo funciona el ultrasonido?

El tratamiento con ultrasonido promueve la liberación de calor hacia los tejidos como tendones, músculos y articulaciones, disminuyendo los síntomas de inflamación y promoviendo la regeneración del tejido. Este tratamiento no es doloroso, no tiene efectos secundarios y es realizado por medio de un transductor capaz de generar corrientes eléctricas de frecuencias alternadas y capaces de penetrar el tejido y estimular el flujo sanguíneo de la zona.

Las ondas sonoras liberadas por medio del transductor penetran el tejido de acuerdo con el tipo de medio que se utilice, es decir, gel o loción, calidad del transductor, superficie de tratamiento y del tipo de lesión que será tratada. Normalmente los huesos y la zona de conexión de los tendones poseen baja capacidad de absorción siendo recomendada la realización de otro tipo de tratamiento o de la utilización de una frecuencia más baja de ultrasonido.

La capacidad de penetración de las ondas en el tejido es inversamente proporcional a la frecuencia aplicada, pudiendo variar entre 0,5 y 5 MHz, siendo la frecuencia normalmente utilizada entre 1 y 3 MHz.

Contraindicaciones del ultrasonido terapéutico

Este tipo de tratamiento no debe ser utilizado en algunas situaciones como por ejemplo, en caso de osteoporosis avanzada, presencia de prótesis, embarazo, cáncer activo y áreas tratadas con radioterapia o que presentan varices, debiendo ser escogida otra opción de tratamiento fisioterapéutico.

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

Atenção! Só poderemos responder diretamente se deixar o seu email.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Publicidad
Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje