Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Qué es Impétigo, sus causas y transmisión

El impétigo es una infección en la piel causada por bacterias que causan el surgimiento de pequeñas heridas que contienen pus y una costra dura, que puede ser de color dorada o de color miel. 

El tipo más común es el impétigo no bulloso, y en este caso, las heridas surgen siempre dentro de la nariz y en el labio, sin embargo, los otros tipos de impétigo se manifiestan en los brazos o en las piernas y pies.

Síntomas y diagnóstico del impétigo

Para confirmar si las lesiones en la piel son impétigo, es importante consultar un dermatólogo, ya que las lesiones son muy contagiosa y son provocadas por el desarrollo excesivo de bacterias que pueden infectar y dañar varias capas de la piel. 

Existen diferentes tipos de impétigo que presentan características y síntomas ligeramente diferentes como:

1. Impétigo no bulloso o contagioso 

  • Heridas semejantes a las picaduras de mosquito;
  • Pequeñas lesiones en la piel con pús;
  • Heridas que evolucionan a costras con una coloración dorada o color miel.

Este es el tipo más común de la enfermedad y, normalmente, demora alrededor de 1 semana para que todos los síntomas aparezcam, especialmente en las regiones alrededor de la nariz y de la boca. 

Impetigo não-bolhoso
Impetigo não-bolhoso

2. Impétigo bulloso o ampolloso

  • Pequeñas heridas rojas similares a las picaduras;
  • Lesiones que evolucionan rápidamente, transformándose en ampollas con líquido amarillento;
  • Comezón y enrojecimiento en la piel alrededor de las ampollas;
  • Surgimiento de costras amarillas;
  • Fiebre superior a 38º C, malestar general y falta de apetito.

El impétigo bulloso es el segundo tipo más común y se desarrolla en los brazos, piernas, pecho y abdomen, siendo raro en el rostro. 

3. Ectima o impétigo profundo

  • Heridas abiertas con pús;
  • Surgimiento de costras grandes y amarillentas;
  • Enrojecimiento alrededor de las costras.

Este es el tipo de impétigo mas grave porque afecta las capas más profundas de la piel, especialmente en las piernas y pies. De esta forma, el tratamiento demora más tiempo y puede dejar pequeñas cicatrices en la piel. 

Impetigo leve
Impetigo leve

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para esta enfermedad debe ser orientado por un pediatra, en el caso de los bebés y de los niños, o por un dermatólogo en el caso de los adultos, pero normalmente se realiza con la aplicación de pomadas antibióticas sobre la lesión. 

En algunos casos, puede ser necesario suavizar las costras con agua tibia antes de aplicar la pomada para mejorar los efectos del tratamiento. 

En los casos en que el tratamiento no tiene efecto, el médico puede pedir exámenes de laboratorio para identificar el tipo de bacteria que está provocando la enfermedad y adaptar el antibiótico utilizado. 

Causas y transmisión del Impétigo

El impétigo es causado por las bacterias Streptococcus pyogenesStaphylococcus aureus que afectan las capas más superficiales de la piel, y cualquier persona puede desarrollar la enfermedad por más sana que sea. Estas bacterias habitan normalmente en la piel, pero una picada de insecto, corte o arañazo puede hacer con que alcancen las capas más internas causando una infección. 

Esta enfermedad de la piel es muy contagiosa porque las bacterias son fácilmente transmitidas a través del contacto con el pus liberado por las lesiones. Por lo que se aconseja que el niño o adulto, se mantenga en casa hasta 2 días después de indiciar el tratamiento, para evitar contagiar otras personas. 

Además de esto, durante el tratamiento es muy importante tener algunos cuidados como:  

  • No compartir sábanas, toallas u otros objetos que estén en contacto con el área afectada;
  • Mantener las heridas cubiertas por una gasa limpia o ropa;
  • Evitar mover o pinchar las heridas, lesiones o costras;
  • Lavarse las manos frecuentemente, especialmente antes de ponerse en contacto con otras personas;

Además de esto, en el caso de los bebés y de los niños es muy importante dejarlos jugar apenas con juguetes que pueden ser lavados, deben ser lavados 48 horas después del tratamiento para evitar que la infección vuelta a surgir debido a que las bacterias se quedan en la superficie de los juguetes. 

Más sobre este tema:


Carregando
...