Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Qué es la Tiroiditis de Hashimoto y cómo tratar

La tiroiditis de Hashimoto es una enfermedad autoinmune que se caracteriza por una inflamación de la tiroides que causa hipertiroidismo, que por lo general luego se convierte en un hipotiroidismo. 

De hecho, este tipo de tiroiditis es una de las causas más comunes de hipotiroidismo en las mujeres adultas, causando síntomas como cansancio excesivo, caída del cabello, uñas quebradizas e inclusive fallas en la memoria. 

La mayoría de las veces la enfermedad comienza con un aumento indoloro de la tiroides y, por esto, puede identificarse durante un examen de rutina en el médico, pero en otros casos, la tiroiditis puede causar la sensación de que se tiene una bola en el cuello, que no causa dolor a la palpación. En cualquiera de los casos, se debe iniciar el tratamiento con un endocrinólogo lo más pronto posible, para poder regular el funcionamiento de la glándula y evitar que surjan complicaciones.

Qué es la Tiroiditis de Hashimoto y cómo tratar

Principales síntomas

Los síntomas más comunes de la tiroiditis de Hashimoto son exactamente los mismos que el hipotiroidismo, por esto es común presentar:

  • Aumento de peso con facilidad;
  • Cansancio excesivo;
  • Piel fría y pálida;
  • Estreñimiento;
  • Baja tolerancia al frío;
  • Dolores musculares o articulares;
  • Ligera hinchazón en la parte de adelante del cuello, en la región donde se encuentra la tiroides; 
  • Cabellos y uñas más débiles.

Este problema es más común en las mujeres y su descubrimiento normalmente se realiza entre los 30 y 50 años de edad. Aunque no existe una causa específica para el surgimiento de la tiroiditis de Hashimoto, es posible que sea provocada por una alteración genética, ya que es posible que la enfermedad aparezca en varias personas de la misma familia.

Qué exámenes se debe hacer

La mejor forma de diagnosticar la tiroiditis de Hashimoto es consultando a un endocrinólogo y realizando el examen de sangre que evalúa la cantidad de T3, T4 y TSH, además de verificar la presencia de anticuerpos antitiroideos (anti-TPO). En el caso de la tiroiditis, la TSH generalmente se encuentra normal o aumentada, nunca disminuida.

Algunas personas pueden presentar los anticuerpos antitiroideos pero no presentan ningún síntoma, siendo considerados portadores de tiroiditis autoinmune subclínica, motivo por el cual no necesitan tratamiento.

Conozca cuáles son los exámenes que identifican alteraciones en la tiroides.

Qué causa tiroiditis de Hashimoto

Todavía no se conoce la causa específica que ocasiona la tiroiditis de Hashimoto, sin embargo,es posible que sea provocada por una alteración genética, ya que es posible que la enfermedad aparezca en varias personas de la misma familia. Ya otros estudios apuntan que este tipo de tiroiditis puede surgir después de una infección por un virus o bacteria, que acaba por provocar una inflamación crónica de la tiroides.

Aunque no exista una causa conocida, la tiroiditis de Hashimoto parece ser más frecuente en personas con otros trastornos endocrinos como diabetes tipo 1, mal funcionamiento de la glándula adrenal u otras enfermedades autoinmunes como anemia perniciosa, artritis reumatoide, síndrome de Sjögren, enfermedad de Addison o lupus, y otras como déficit de ACTH, cáncer de mama, hepatitis y la presencia de la bacteria Helicobacter Pylori.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento por lo general sólo se indica cuando hay cambios en los valores de TSH o cuando surgen síntomas, pudiendo realizarse con la ingesta de hormonas como la Levotiroxina durante 6 meses, siendo necesario volver al médico al cabo de este tipo para una nueva evaluación del tamaño de la glándula y realizar nuevos exámenes para saber si es necesario cambiar el medicamento o ajustar la dosis.

Si la persona tiene dolor o hay un crecimiento rápido de la tiroides, se puede indicar el uso de corticoides como la Prednisolona durante 3 a 4 semanas, para aliviar los síntomas.

Dieta para alteraciones de la tiroides

Vea el vídeo a continuación cómo la alimentación puede ayudar en el tratamiento: 

Alimentación para problemas en la tiroides

39 mil visualizaciones

Posibles complicaciones de la tiroiditis

Cuando la tiroiditis provoca alteración en la producción de hormonas y no se trata adecuadamente, pueden surgir algunas complicaciones para la salud. Las más comunes incluyen:

  • Problemas cardíacos: personas con hipotiroidismo no controlado tiene mayores probabilidades de presentar niveles de LDL elevado en la sangre, aumentando el riesgo de problemas cardíacos;
  • Problemas de salud mental: por disminución de la producción de hormonas de la tiroides, el organismo pierde energía y por esto la persona se siente más cansada, haciendo con que hayan alteraciones de humor e inclusive pudiendo surgir depresión;
  • Mixedema: esta es una condición rara que generalmente surge en casos muy avanzados de hipotiroidismo, causando hinchazón del rostro e inclusive síntomas más graves como ausencia completa de energía y pérdida de conciencia. 

Por lo que, lo ideal es que siempre que se sospeche de tiroiditis, se acuda a un endocrinólogo para que indique lo exámenes necesarios e inicie el tratamiento lo más pronto posible. 

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje