Testosterona baja en mujeres: síntomas (y cómo aumentarla)

La testosterona baja en las mujeres puede ocasionar alteraciones en la libido, cambios de humor y disminución de la masa muscular y ósea. Es normal que los valores de testosterona disminuyan con la edad, principalmente durante la menopausia, sin embargo; existen otros problemas, como la extirpación de los ovarios o la radio y la quimioterapia, por ejemplo, que también pueden ocasionar este problema. 

Es normal que los niveles circulantes de testosterona en las mujeres sean más bajos que en los hombres, ya que esta hormona es responsable por las características secundarias masculinas. No obstante, la circulación de cantidades ideales de testosterona en la mujer es importante para mantener varias funciones del organismo. 

En caso de padecer síntomas asociados a una disminución de la testosterona, es importante consultar al ginecólogo, de manera que indique exámenes de diagnóstico que permitan identificar cuál es la posible causa e indique el tratamiento más adecuado, en caso sea necesario.

Imagem ilustrativa número 2

Síntomas de testosterona baja en mujeres

Los síntomas que pueden indicar que la testosterona está baja en mujeres son:

  • Desinterés sexual;
  • Disminución del bienestar;
  • Cambios de humor;
  • Falta de motivación;
  • Fatiga y cansancio persistente;
  • Disminución de la masa muscular y de la fuerza;
  • Aumento de peso;
  • Acumulación de grasa corporal;
  • Disminución de la masa ósea;
  • Sequedad vaginal.

Además, la disminución de la testosterona en mujeres también puede dificultar el proceso para embarazarse e incluso infertilidad.

Cómo se realiza el diagnóstico

El diagnóstico de la testosterona baja debe ser realizado por el ginecólogo, el cual evaluará los síntomas que la mujer presenta e indicará un análisis de sangre para medir los niveles de testosterona libre. 

Los niveles normales de testosterona en las mujeres varían según la edad, con un promedio de 15 a 70 ng/dL en sangre. Vea cuáles son los valores normales de testosterona.

Además, también puede indicar la medición de los niveles dehidroepiandrosterona sulfato (DHEA-S), cuando se sospecha de una insuficiencia androgénica de causa adrenal.

Principales causas

Las causas de testosterona baja en mujeres son:

  • Envejecimiento;
  • Insuficiencia o extirpación de los ovarios;
  • Uso de medicamentos con estrógenos, antiandrógenos o glucocorticoides;
  • Malnutrición, incluyendo anorexia nerviosa;
  • Enfermedades como insuficiencia adrenal (enfermedad de Addison), artritis reumatoide, lupus y SIDA;
  • Hiperprolactinemia;
  • Tumor en la glándula pituitaria;
  • Radioterapia y quimioterapia.

Además, es común que en la menopausia exista alteración de los niveles hormonales, incluyendo los niveles de testosterona, que influyen en los signos y síntomas característicos de la menopausia. Vea cómo reconocer los síntomas de la menopausia.

Cómo aumentar la testosterona en la mujer

El tratamiento para aumentar la cantidad de testosterona en la mujer es controversial, pues existe falta de información científica sobre la seguridad del uso de testosterona a largo plazo en mujeres. Además, los suplementos de testosterona fueron fabricados en concentraciones para hombres y no para mujeres, por lo que no son del todo recomendados.

Por este motivo, el tratamiento debe ser discutido con el ginecólogo y, en caso de llevarse a cabo, es importante seguir sus indicaciones. Algunas de las opciones de medicamentos a base de testosterona que pueden ser indicados por el médico son:

  • Testosterona inyectable, que se puede encontrar sola o combinada con estrógenos;
  • Testosterona en comprimidos, pudiendo comprarse en las farmacias convencionales. La dosis más segura es de 1,25 mg a 2,5 mg al día;
  • Testosterona en parches: suministra 300 µg/día de testosterona y debe cambiarse cada 4 días;
  • Gel de testosterona o Androgel, que puede ser preparada conteniendo propionato de testosterona 1% a 2%,  para ser aplicado en la región íntima externa de la mujer. Vea cómo usar la testosterona en gel.

En los casos donde se decida avanzar con el tratamiento con testosterona, este no debe llevarse a cabo por más de 6 meses, siendo importante que durante el tratamiento se realicen exámenes y una evaluación médica regular.

Además, también existen el suplemento de DHEA, que es un precursor de la testosterona, sin embargo, hay pocos estudios que comprueben su eficacia, siendo importante consultar al médico antes de ingerirlo. Vea qué es y para qué sirve la DHEA.

Además, es importante informarse de los riesgos del uso de testosterona con su médico tratante. 

Aumentar la testosterona en mujeres naturalmente

Para aumentar la testosterona en las mujeres de forma natural, es posible incluir en la alimentación diaria algunos nutrientes que están involucrados en la producción de esta hormona en el organismo, como es el caso de los alimentos ricos en zinc, omega 3, vitamina A y D, como nueces, semillas de girasol, huevos, zanahoria, sardinas, espinacas y aceite de pescado, por ejemplo.

Además, es importante evitar el exceso de alimentos ricos en azúcares, así como la soya y sus derivados, ya que pueden interferir en la producción de testosterona.

Además, es importante evitar el estrés y dedicar momentos para la relajación y para la practica de actividad física de forma regular. Vea otras formas de aumentar la testosterona naturalmente.

Posibles riesgos de usar testosterona

El uso de testosterona por la mujer sólo está indicado cuando es recomendado por el médico, ya que su uso en exceso, innecesariamente y de manera no regulada, puede ocasionar algunos efectos secundarios, que incluyen:

  • Aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de mama y de ovario;
  • Aumentar el riesgo de padecer un infarto o trombosis, debido a que aumenta el colesterol;
  • Desarrollo de resistencia a la insulina;
  • Cambios en la piel, favoreciendo la aparición de acné;
  • Alteraciones en la voz y aumento del vello corporal;
  • Aumento del tamaño de clítoris.

Además, la testosterona puede llevar a la acumulación de grasa en la región abdominal, que puede favorecer la acumulación de grasa entre los órganos, aumentando el riesgo de problemas cardíacos y de toxicidad hepática.

Debido a los riesgos que puede tener ingerir suplementos indiscriminados de testosterona, no se recomienda el uso para aumentar la masa muscular por parte de la mujer.

Vea una receta para aumentar la testosterona en el video a continuación: