Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Qué es el terror nocturno, síntomas, qué hacer y cómo prevenirlo

El terror nocturno es un trastorno del sueño en el que el niño llora o grita durante la noche mientras está dormido, este ocurre por lo general en niños con edades entre los 3 a 7 años. Durante un episodio de terror nocturno, los padres deben mantener la calma, proteger al niño de posibles riesgos, como caer de la cama, y esperar a que la situación acabe después de 10 a 20 minutos.

Este tipo de trastorno no es lo mismo que una pesadilla, pues es considerado una parasomnia, es decir, un conjunto de trastornos del sueño en la infancia debido a las alteraciones del comportamiento que ocurren en los episodios. El terror nocturno puede surgir en cualquier etapa del sueño, sin embargo, es más común que ocurra en el estado de transición entre el sueño y la vigilia. 

Las causas del terror nocturno no están bien definidas, no obstante, pueden estar relacionadas con ciertos problemas de salud, como fiebre, exceso de actividad física, estrés emocional o consumo de alimentos estimulantes como el café. Este trastorno puede ser diagnosticado por un pediatra o un psiquiatra y no requiere de un tratamiento específico, siendo la rutina del sueño y la reducción del estrés las formas más indicadas para mejorar el terror nocturno. 

Qué es el terror nocturno, síntomas, qué hacer y cómo prevenirlo

Síntomas de terror nocturno

Los episodios de terror nocturno tienden a durar un promedio de 15 minutos, en los cuales el niño no responde a lo que los padres dicen ni reacciona cuando es consolado, además, algunos niños pueden levantarse y correr. En el día siguiente, los niños normalmente no recuerdan lo que ocurrió. Otros síntomas que indican terror nocturno son:

  • Agitación;
  • Ojos abiertos, a pesar de no estar totalmente despierto;
  • Gritos;
  • Terror y confusión;
  • Corazón acelerado;
  • Sudoración fría;
  • Respiración rápida;
  • Orinar en la cama.

Cuando estos episodios de terror nocturno son muy frecuentes y duran mucho tiempo, es importante consultar un pediatra o un psiquiatra para confirmar el diagnóstico. El médico podrá solicitar la realización de exámenes para descartar que el niño tenga otras enfermedades, como convulsiones o narcolepsia, que es una alteración del sueño en que la persona puede dormir profundamente en cualquier momento del día. 

Posibles causas

No existe ninguna razón específica para el surgimiento del terror nocturno, asimismo, este trastorno generalmente no perjudica al niño ni causa ningún problema de salud. Los episodios de terror nocturno tampoco tienen relación con el espiritismo ni con la religión, tratándose realmente de un trastorno del sueño, conocido como parasomnia. 

No obstante, algunas situaciones pueden contribuir a empeorar los episodios de terror nocturno, como la fiebre, la actividad física excesiva, el consumo de alimentos ricos en cafeína, el estrés emocional y la depresión. 

Qué hacer para aliviar

Para aliviar el terror nocturno infantil, los padres necesitan mantener la calma y no deben despertar al niño, pues él no sabe lo que está ocurriendo y puede no reconocer a los padres, empeorando el episodio de agitación y miedo. Por esta razón, lo más importante es mantener el ambiente seguro y esperar a que el niño se calme y se vuelva a dormir. 

Después de que termine el terror nocturno, los padres pueden despertar al niño, llevándolo hasta el baño para orinar y evitando hablar de lo ocurrido porque este no recuerda nada. En el día siguiente, los padres deben tener una conversación con el niño para intentar saber si existe algo que está ocasionándole preocupación o estrés. 

Cómo prevenir los episodios

Para prevenir los episodios de terror nocturno, es importante saber si existe alguna situación en la vida del niño que le esté causando estrés y provocando algún tipo de conflicto interno. Si esto ocurre, se recomienda buscar ayuda de un psicólogo infantil, pues este profesional puede ayudar con terapias y técnicas adaptadas al niño. 

Asimismo, es importante crear una rutina de sueño relajante antes de dormir, como tomar baño caliente, leer una historia y colocar una música suave, puesto que ayuda a mejorar la calidad del sueño del niño. Los medicamentos sólo deben ser usados bajo indicaciones médicas y, generalmente, son usados sólo cuando el niño tiene otro trastorno emocional asociado. 

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.

Bibliografía

  • EL HALAL, Camila dos S.; NUNES, Magda L. Distúrbios do sono na infância. Residência Pediátrica. Vol.8(supl 1). 86-92, 2018
  • VAN HORN, N.L.; STREET, M . Night Terrors. StatPearls Publishing. 1-4, 2019
  • THE NATIONAL HEALTH SERVICE . Night terrors and nightmares. Disponible en: <https://www.nhs.uk/conditions/night-terrors/>. Acceso en 27 Ene 2020
  • CRUZ, Marina C.C. et al. Terror noturno: revisão bibliográfica de uma parassonia. Arch Health Invest. Vol.6, n.12. 604-607, 2017
Más sobre este tema:

Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje