Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Síntomas de Varicela, tratamiento, transmisión y prevención

Los síntomas de la varicela generalmente surgen hasta 20 días después de haber estado en contacto con una persona que posea la enfermedad, causando el surgimiento de unas pequeñas ampollas redondas llenas de líquido y que causan mucha comezón en la piel.

Los primeros síntomas que suelen surgir son fiebre baja alrededor de los 38ºC y la aparición de pequeñas ampollas en la parte lateral del abdomen, que al cabo del primer día comienzan a esparcirse por el cuerpo surgiendo en el rostro, en el cuero cabelludo, en las piernas y en los brazos, siendo estas últimas donde aparecen en menor cantidad. Otros síntomas de la varicela son la falta de apetito y malestar general, que puede dejar al niño desganado y sin ganas de jugar o más agitada de lo normal, sin ningún motivo aparente.  

Fase final de la varicela
Fase final de la varicela

Además de esto, las ampollas de la varicela pueden presentarse en diferentes etapas y, por lo tanto, es común ver algunas ampollas con líquido mientras que otras ya tienen una costra formada formando una roncha, esto significa que ya están cicatrizando. Mientras las ampollas tienen líquido, el individuo puede contagiar a otras personas y por esto no debe acudir a la escuela o al trabajo.

Los síntomas de varicela en el bebé son los mismos citados anteriormente, pero también puede surgir tos y secreción nasal antes de la aparición de las ampollas. Ya en bebés menores de 1 año de edad, normalmente los síntomas son leves, provocando sólo pocas heridas en la piel.

¿Qué es la varicela?

La varicela, también llamada lechina, es una enfermedad causada por el virus de la Varicela Zóster, altamente contagiosa, que se manifiesta a través de ronchas o ampollas rojas por todo el cuerpo y causan comezón intensa. Su tratamiento se realiza para controlar y aliviar los síntomas.

La varice afecta especialmente a los niños, pero puede afectar a individuos de todas las edades, siendo en estos casos más grave debido a que suele surgir con mayor intensidad.

Diagnóstico de la varicela

El diagnóstico de la varicela es realizado por el médico general o el pediatra a partir de la evaluación de los síntomas presentes y, si es necesario, también puede solicitar un examen de sangre para confirmar la infección. 

Fotos de la varicela

Inicio de la varicela
Inicio de la varicela
Con 2 a 3 días de varicela
Con 2 a 3 días de varicela

Tratamiento para la varicela

El tratamiento para la varicela generalmente se realiza para aliviar los síntomas que general a enfermedad, por lo que el médico podrá indicar los cuidados a continuación:

  • Tomar Paracetamol para bajar la fiebre;
  • Utilizar una pomada antialérgica en las heridas para aliviar la picazón;
  • Aplicar Povidine sobre las ampollas para evitar que se infecten y facilitar su cicatrización;
  • Bañarse 2 o 3 veces por día con agua fría y un jabón con calamina para aliviar la comezón;
  • Cortarse las uñas bien cortas para evitar agravar las lesiones en la piel;
  • Lavarse las manos 3 veces al día con un jabón antiséptico como el Protex, por ejemplo;
  • Evitar alimentos salados y ácidos si hay heridas dentro de la boca.

Algunos médicos recomiendan bañarse con permanganato de potasio para mantener la piel limpia, libre de microorganismos y para ayudar a cicatrizar las heridas de la varicela.Vea los beneficios del baño de permanganato de potasio.

En los casos de las personas con el sistema inmune débil como en el caso de las mujeres embarazadas, personas con VIH y durante el tratamiento con cáncer, el médico puede recomendar el uso de un antiviral como el Aciclovir para ayuda a disminuir la carga vírica de la varicela más rápido.

Fase final de la varicela
Fase final de la varicela

Contagio y prevención de la varicela

El contagio de la varicela se da a través de:

  • Contacto con gotitas de saliva, tos o estornudo del individuo que esté infectado;
  • Contacto directo con el líquido de las heridas.

El individuo puede transmitir la varicela a otras personas alrededor de 1 a 2 días antes de que surjan las ronchas y hasta que todas las ampollas ya se hayan reventado y hayan formado una costra. En este período se debe mantener la distancia de los otros y no frecuentar escuelas, el lugar de trabajo o sitios cerrados como un centro comercial. 

Quien ya tuvo varicela una vez está protegido contra la enfermedad y no puede contagiarse de varicela nuevamente. Sin embargo, en algunos casos el contacto con un individuo con varicela puede causar el desarrollo de herpes zóster o mejor conocido como culebrilla, sobretodo si el sistema inmune de esa persona se encuentra comprometido como ocurre en las personas con SIDA o que se encuentren en tratamiento para el cáncer. Vea más sobre la culebrilla.

Posibles complicaciones de la varicela

La complicación más común de la varicela es que una de las ampollas se infecte, causando dolor, hinchazón y enrojecimiento alrededor de la herida, como se muestra en la última imagen.

Se puede sospecha de que una de las ampollas está infectada cuando demora mucho tiempo para cicatrizar, se mantiene con un aspecto húmedo cuando ya está si la costra y la región a su alrededor se hincha, se enrojece y se endurece. En estos casos, el médico podrá indicar la ingestión de un antibiótico como la Amoxicilina durante 8 días. 

Generalmente, esta complicación ocurre cuando el niño se quita la costra y la región no es limpiada y desinfectada como es debido. Otras posibles complicaciones de la varicela son:

  • Encefalitis;
  • Neumonía;
  • Síndrome de Reye;
  • Miocarditis;
  • Artritis transitoria;
  • Ataxia cerebelosa.

Estas complicaciones pueden surgir cuando el individuo se rasca la piel o cuando desarrolla la forma más grave de la enfermedad, debido a que tiene el sistema inmune comprometido y no fue tratado debidamente con antivirales para disminuir la carga vírica en el organismo.

Vacuna contra la varicela

La vacuna contra la varicela atenúa el virus y previene contra la forma más grave de la enfermedad. Por lo que si el individuo se encuentra vacunado y se contagia con el virus, desarrollará una forma mucho más leve de la enfermedad. Generalmente el individuo vacunado presenta menos ampollas típicas de la varicela, hasta el punto de que a veces ni siquiera se le llega diagnosticar la enfermedad.

La vacuna puede ser administrada a partir de un año de edad y en aquellas personas que aún no han sido contagiadas con el virus.

La vacuna de la varicela forma parte del calendario básico de vacunación de los niños, ofrecida por el sistema de salud y debe ser colocada generalmente a los 15 meses de edad.

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tienes alguna duda o encontraste algún error escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Carregando
...