Síndrome serotoninérgico: qué es, síntomas y tratamiento

Actualizado en enero 2022

El síndrome serotoninérgico consiste en un aumento de la actividad de la serotonina en el sistema nervioso central, causado por el uso inadecuado de ciertos medicamentos que pueden afectar al cerebro, los músculos y los órganos del cuerpo, pudiendo poner la vida en riesgo.

La serotonina es un neurotransmisor que actúa en el cerebro, importante para el buen funcionamiento del cuerpo, ya que regula el humor, sueño, apetito, ritmo cardíaco, temperatura corporal y las funciones cognitivas. Sin embargo, dosis elevadas de serotonina pueden alterar el funcionamiento del organismo y llevar al surgimiento de síntomas graves, como espasmos y alucinaciones. Conozca más sobre las funciones de serotonina.

El tratamiento del síndrome serotoninérgico debe realizarse en el hospital lo antes posible a través de la administración de suero en la vena y de medicamentos para aliviar los síntomas, además de la interrupción del fármaco que causó la crisis.

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas

Los síntomas más comunes del síndrome serotoninérgico surgen en las primeras 24 horas y normalmente incluyen:

  • Ansiedad;
  • Irritabilidad;
  • Espasmos musculares;
  • Confusión y alucinaciones;
  • Temblores;
  • Escalofríos;
  • Náuseas y diarrea;
  • Aumento de la presión arterial y de los latidos cardíacos;
  • Dilatación de la pupilas.

En casos más graves y en aquellos en que no se recibe tratamiento temprano, el síndrome serotoninérgico puede originar síntomas más severos como latidos cardíacos irregulares, pérdida de la consciencia, convulsiones, coma y muerte.

Causas del síndrome serotoninérgico

El síndrome serotoninérgico es causado por el uso inadecuado de medicamentos que actúan en los receptores de serotonina como fluoxetina, amitriptilina o carbamazepina.

Algunas situaciones como tomar una dosis excesiva de medicamentos, ingerir al mismo tiempo dos medicamentos que estimulen los receptores de serotonina o mezclarlos con otras sustancias que potencien su acción, como drogas, pueden llevar a la presentación de este síndrome.

Medicamentos que aumentan la serotonina

Algunos de los principales medicamentos que aumentan la serotonina en el organismo son:

  • Antidepresivos, como la imipramina, clomipramina, amitriptilina, nortriptilina, fluoxetina, paroxetina, citalopram, sertralina, fluvoxamina,venlafaxina, duloxetina, nefazodona, trazodona, bupropiona, mirtazapina,tranilcipromina y moclobemida, por ejemplo;
  • Medicamentos para la migraña, del grupo de los triptanos, como zolmitriptán, naratriptán o sumatriptán, por ejemplo;
  • Medicamentos para la tos que contienen dextrometorfano, que es una sustancia que actúa en el sistema nervioso central para inhibir la tos;
  • Opioides utilizados para el tratamiento del dolor, como codeína, morfina, fentanilo, meperidina y tramadol, por ejemplo;
  • Medicamentos para las náuseas y vómitos, como metoclopramida y ondansetrón;
  • Anticonvulsivos, como valproato sódico y carbamazepina;
  • Antibióticos, antifúngicos y antivirales, como eritromicina, ciprofloxacino, fluconazol y ritonavir;
  • Drogas ilegales, como cocaína, anfetaminas, LSD y éxtasis.

Algunos suplementos naturales, como triptofano, hierba de San Juan (hipérico) y ginseng, cuando se combinan con antidepresivos, pueden producir también síndrome serotoninérgico.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para el síndrome serotoninérgico depende de la severidad de los síntomas. En casos moderados a graves, debe realizarse lo antes posible en el hospital donde la persona es monitoreada y podrá recibir suero en la vena y medicamentos para tratar los síntomas como fiebre, agitación y espasmos musculares, por ejemplo. En casos más graves, puede ser necesario tomar medicamentos que bloqueen la acción de la serotonina.

Además, el tratamiento que la persona toma debe ser revisado por el médico, así como las dosis prescritas.