¿Qué hacer si se inhala el humo de un incendio?

En caso de que haya habido inhalación de humo, lo recomendado es buscar ayuda médica lo más rápido posible para evitar que ocurran lesiones permanentes en las vías respiratorias. Además, se recomienda acudir para un sitio abierto y ventilado y acostarse preferiblemente de lado en el suelo. 

La primera actitud en una situación de incendio debe ser llamar a los bomberos. Asimismo, para poder ayudar a salvar vidas, primero se debe pensar en la propia seguridad porque el calor extremo y la inhalación de humo de incendio provoca graves problemas respiratorios que pueden ocasionar la muerte. 

Si existen víctimas en el sitio, y si se desea ayudar, debe protegerse del humo y del fuego, mojando una camisa con agua y pasándola por la cara, y luego atándola alrededor de la cabeza para tener las manos libres. Esto es esencial para que el humo del incendio no perjudique la propia respiración y se pueda ayudar a los otros siempre con seguridad. 

¿Qué hacer si se inhala el humo de un incendio?

¿Puedo socorrer a las víctimas de un incendio?

Frente a un incendio en la casa o la floresta, lo ideal es esperar por la ayuda prestada por el cuerpo de bomberos, pues estos profesionales son eficientes y están bien capacitados para salvar vidas y controlar el fuego. Sin embargo, si se puede ayudar, se deben seguir estas recomendaciones. 

En caso de que se encuentre alguna víctima se debe:

1. Llevar a la víctima a un sitio fresco, ventilado y lejos del humo, humedecer su rostro con una camisa mojada con agua o suero fisiológico para disminuir la incomodidad;

2. Evaluar si la víctima se encuentra consciente y respirando:

  • En caso de que la víctima no respire, se debe solicitar ayuda médica y luego iniciar la respiración boca a boca y el masaje cardíaco. Vea cómo realizar la maniobra de RCP;
  • En caso de que la víctima respire, pero se encuentre desmayada, se debe solicitar ayuda médica y acostar de lado a la persona, colocándola en la posición lateral de seguridad. 

El humo de incendio es altamente tóxico y puede afectar, por esta razón, gravemente al organismo. De esta forma, aunque la víctima esté consciente y no presente ningún síntoma o incomodidad, se aconseja acudir a un puesto de primeros auxilios para realizar una evaluación médica y exámenes para garantizar que la persona está fuera de peligro. 

Muchas víctimas mueren después de haber estado en un incendio debido a complicaciones respiratorias, como neumonía o bronquiolitis, que pueden manifestarse horas después del incendio, pudiendo ocasionar la muerte. Por esta razón, todas las personas que estuvieron en el sitio del incendio deben ser evaluadas por los médicos. 

¿Qué hacer si se inhala el humo de un incendio?

Cómo protegerse en un incendio 

Para minimizar los daños para la salud en caso de estar en una situación de incendio, se deben seguir las siguientes indicaciones:

  • Agacharse y proteger la nariz y la boca con un paño mojado. El humo subirá y consumirá el oxígeno disponible en la sala, por esto, mientras más cerca se esté del piso, mayor será la cantidad de oxígeno disponible;
  • No se debe respirar por la boca, pues la nariz logra filtrar mejor los gases tóxicos del aire;
  • Se debe buscar un sitio más ventilado para permanecer, como en una ventana, por ejemplo;
  • Si otras habitaciones de la casa se incendian, se puede cubrir las ranuras de las puertas con ropa o sábanas para evitar que el humo entre en la habitación donde se encuentra la persona. De ser posible, mojar con agua la ropa y todo lo que se vaya usar para bloquear el fuego y el humo;
  • Antes de abrir una puerta se debe colocar las manos para verificar la temperatura, si está muy caliente podría indicar que hay fuego del otro lado y, por esta razón, no se debe abrir esa puerta porque esta podría servir para proteger del fuego;
  • Si la ropa que se lleva puesta empieza a quemarse, lo más correcto es acostarse en el suelo y rodar para eliminar las llamas, pues correr aumentará el fuego y quemará la piel rápidamente;
  • Solo se recomienda salir por la ventana de una casa o edificio en caso de estar en planta baja o en el 1er piso, si se está arriba se debe esperar por los bomberos.

Qué no se debe hacer

  • No se debe usar los elevadores, pues en un incendio cesa la electricidad y hay riesgo de quedarse atrapado dentro del elevador, el cual puede incendiarse y, además, llenarse de humo; 
  • No se debe subir a los pisos de un edificio, a menos que estas sean las orientaciones de salida de emergencia durante el incendio o que sea imprescindible;
  • No se debe permanecer en la cocina, el estacionamiento ni dentro del carro, pues el gas o la gasolina podrían ocasionar explosiones.

Cómo un incendio afecta a la salud

El incendio, además de causar quemaduras graves, puede ocasionar la muerte por falta de oxígeno e infección respiratoria que puede surgir horas después del incendio. La falta de oxígeno en el aire ocasiona desorientación, debilidad, náuseas, vómitos y desmayo. 

Cuando la persona se desmaya aún puede respirar; sin embargo, se encuentra inconsciente y, si permanece en el sitio del incendio, tendrá menos probabilidad de sobrevivir. Una cantidad reducida de oxígeno puede ocasionar la muerte en menos de 10 minutos, por esta razón, la ayuda a las víctimas del incendio debe ser realizada lo antes posible. 

Aparte de que el fuego coloca en riesgo la vida por quemar la ropa, la piel y los objetos, el calor extremo quema las vías respiratorias y el humo consume el oxígeno del aire, dejando grandes cantidades de CO2 y partículas tóxicas que, al ser inhaladas, llegan a los pulmones y generan intoxicación. 

De esta forma, la víctima puede morir por el fuego, el humo o infecciones respiratorias causadas por el calor o el humo. 

Signos que indican intoxicación respiratoria

Después de estar expuesto a grandes cantidades de humo puede surgir algunos signos y síntomas de intoxicación respiratoria, los cuales pueden poner la vida en riesgo, como:

  • Dificultad para respirar, incluso en un sitio fresco y ventilado;
  • Voz ronca;
  • Tos muy intensa;
  • Olor de humo o producto químico en el aire exhalado;
  • Confusión, como por ejemplo no saber qué ocurrió, dónde se encuentra y confundir personas, fechas y nombres.

Si alguna de las personas presenta este síntoma, incluso estando consciente, se debe llamar inmediatamente a atención médica o transportar a la persona al puesto de primeros auxilios más cercano.

Algunas sustancias peligrosas presentes en el humo pueden demorar hasta algunas horas en provocar síntomas; recomendándose, de esta forma, mantener la vigilancia de la víctima en casa o llevarla al hospital para que sea evaluada. 

Una situación de incendio puede dejar víctimas fatales y los sobrevivientes podrían necesitar de ayuda psicológica o psiquiátrica durante los primeros meses. 

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema: