Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Prolapso rectal en niños: qué es, principales causas y tratamiento

El prolapso rectal en niños ocurre cuando el recto se sale a través del ano, pudiendo observarse un tejido rojo, húmedo y en forma de tubo. Esta situación es más común en niños hasta los 4 años de edad, puesto que los músculos y ligamentos que sustentan el recto, que es la porción final del intestino, aún están en formación y todavía no están completamente fijos a la pared abdominal.

La principal causa del prolapso rectal es el estreñimiento, sin embargo, malformaciones intestinales o la infección por parásitos también puede originarlo. Es importante que en caso esto ocurra, debe llevar al niño al pediatra para que realice una evaluación e indique el tratamiento más adecuado, en caso de ser necesario.

Prolapso rectal en niños: qué es, principales causas y tratamiento

Cómo identificar el prolapso

Por lo general el prolapso rectal puede identificarse al observar un tejido rojo oscuro, húmedo y en forma de tubo fuera del ano. Sin embargo, otros síntomas que también pueden surgir son dolor abdominal, ardor, sangrado, incomodidad y sensación de peso en el ano; sensación de tener una masa en el ano y; dificultad para defecar o sensación de evacuación incompleta.

Principales causas

El prolapso rectal infantil puede ocurrir entre 1 a 4 años de edad, siendo más común en niños que en niñas y puede surgir debido a varias situaciones, siendo las principales:

  • Estreñimiento, presentando heces muy duras y resecas;
  • Esfuerzo excesivo para evacuar;
  • Disminución o falta de fuerza del músculo del ano;
  • Desnutrición;
  • Deshidratación;
  • Infección por parásitos;
  • Fibrosis quística;
  • Enfermedad inflamatoria intestinal.

El prolapso rectal infantil puede ser identificado por el pediatra o por el coloproctólogo a partir de la observación de la presencia de tejido rojo oscuro en forma de tubo fuera del ano. Asimismo, es posible determinar la presencia de sangre en las heces, malestar abdominal y alteración de los hábitos intestinales, por ejemplo. 

Cómo es el tratamiento

En la mayoría de los casos, el prolapso rectal infantil se soluciona de forma espontánea y no necesita tratamiento, esto se debe a que a medida que el niño crece los músculos y los huesos de la región abdominal se van fortaleciendo hasta lograr mantener el recto, siendo recomendado únicamente el seguimiento por parte del pediatra. 

No obstante, cuando el prolapso no retrocede de forma natural, es extenso y causa mucha incomodidad en el niño, puede ser necesaria la inserción del recto de forma manual por el médico o, en casos más graves, a través de la realización de una cirugía. 

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje