Peste negra: qué es, síntomas y tratamiento

La peste negra bubónica, conocida popularmente como peste negra o simplemente la peste, es una enfermedad grave y muchas veces fatal, causada por la bacteria Yersinia pestis, que se transmite a los seres humanos a través de la picadura de las pulgas, principalmente de roedores.

Esta peste tuvo un brote muy importante en la edad media, causando la muerte a casi el 30% de la población de Europa, sin embargo, hoy en día es bastante rara, siendo más frecuente en algunos lugares de África subsahariana y en las islas de Madagascar, por ejemplo. 

Cuando se sospecha de peste negra, es muy importante buscar ayuda médica lo más rápido posible, ya que las personas que no reciben el tratamiento en 48 horas, las posibilidades de cura son muy bajas.

Peste negra: qué es, síntomas y tratamiento

Principales síntomas

Existen 3 tipos de peste principales, que varían de acuerdo con la forma como la enfermedad fue transmitida y los síntomas presentados:

1. Peste bubónica o peste negra

Es el tipo más conocido de peste que causa síntomas como:

  • Fiebre por encima de 38º C;

  • Escalofríos constantes;

  • Dolor de cabeza muy intenso;

  • Cansancio excesivo;

  • Ganglios linfáticos muy inflamados y adoloridos, que son popularmente llamadas bubones.

Generalmente, los ganglios se inflaman cerca del sitio de la picadura de la pulga, pero si el tratamiento no se inicia, la infección se puede diseminar por el sistema linfático, afectando todo el cuerpo.

2. Peste septicémica

La peste septicémica ocurre cuando la bacteria de la peste se multiplica en la sangre y, por esto, además de cansancio excesivo, fiebre y escalofríos, también es común la aparición de otros signos, como dolor abdominal severo y manchas moradas, que surgen a consecuencia del sangrado por debajo de la piel.

Además, algunos sitios de la piel pueden oscurecerse tornándose negros, debido a la muerte de los tejidos, siendo más común en la nariz y en los dedos de los pies y manos.

3. Peste neumónica

Este tipo de peste se acompaña del desarrollo de una neumonía y por esto, algunos signos frecuentes incluyen:

  • Dificultad para respirar;

  • Sensación de falta de aire;

  • Dolor en el pecho;

  • Tos constante que puede contener sangre.

La peste neumónica puede surgir por la inhalación de partículas contaminadas por la heces de las ratas, pero también es una complicación común de los otros tipos de peste, especialmente de la peste septicémica, cuando el tratamiento no se inicia a tiempo. El período de incubación varía de 1 a 3 días.

Aunque es más raro, este tipo de peste es muy peligrosa, especialmente porque se puede propagar a través de la tos o estornudos entre las personas, especialmente en lugares cerrados y con ventilación artificial o disminuida. De esta manera, personas que presenten este tipo de peste deben mantenerse en aislamiento.

Cómo confirmar el diagnóstico

Normalmente, el diagnóstico de la peste es sospechado a través de la información suministrada por la persona, relacionada a su hábito de vida, como por ejemplo, si estuvo en lugares con casos de la enfermedad, además de la presencia de signos y síntomas indicativos de la enfermedad, como hinchazón de los ganglios, fiebre y cansancio excesivo.

Sin embargo, para confirmar el diagnóstico, se puede realizar un examen de esputo, sangre y/o fluidos, así, como la biopsia de una parte de tejido retirado del ganglio, por ejemplo, con el objeto de identificar la presencia de bacteria Yersinia pestis, confirmando la enfermedad.

Transmisión de la peste negra

La transmisión de la peste negra se realiza en la mayoría de los casos a través de roedores, especialmente las ratas, pero normalmente, la enfermedad llega hasta los humanos a través de las pulgas. Esto se debe a que, después de la muerte de la rata, la pulga generalmente migra para otros cuerpos para continuar alimentándose de sangre. Por este motivo, la enfermedad también puede surgir en otros animales picados, como gatos y perros.

Aunque es raro, la peste también puede ser transmitida de una persona a otra, pero esto sucede especialmente en los casos de peste neumónica, donde la bacteria puede ser transmitida por las pequeñas gotículas liberadas al toser o estornudar. Otra posible forma de trasmisión es el contacto con la sangre o fluidos de otras personas o animales infectados.

Cómo evitar contraer la enfermedad

Una de las maneras más eficaces de prevenir la aparición de la peste negra es controlar la población de roedores. Para hacer esto, en el hogar lo mejor es evitar la acumulación de basura, especialmente de cartones y revistas viejas, por ejemplo, ya que las ratas utilizan este tipo de material para hacer sus nidos.

Además, otra técnica de prevención de la enfermedad es aplicar productos contra las pulgas en animales domésticos, especialmente si los animales salen a las calles.

En caso de un brote de peste, se debe aplicar repelente en la piel para alejar los insectos y pulgas que puedan estar infectados. Sin embargo, en caso de presentar cualquier signo o síntoma sospechoso de peste, se debe acudir inmediatamente al hospital.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para cualquier tipos de peste, debe ser realizado con el uso de antibióticos indicados por el médico. Durante el tratamiento, es necesario permanecer internado en el hospital en un cuarto de aislamiento, para evitar la trasmisión de la enfermedad a otras personas.

Idealmente, el tratamiento debe iniciarse tan pronto como comiencen los primeros síntomas, ya que existe el riesgo que la peste cause la muerte en menos de 24 horas, con un mayor riesgo las primeras 15 horas después del inicio de los síntomas. De esta manera, si existe alguna sospecha de la enfermedad es muy importante acudir rápidamente al hospital para confirmar el diagnóstico e iniciar el uso del antibiótico. 

¿Fue útil esta información?

Bibliografía

  • MAYO CLINIC. Plague. Disponible en: <https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/plague/symptoms-causes/syc-20351291>. Acceso en 11 Mar 2019
  • WHO. Plague Manual: Epidemiology, Distribution, Surveillance and Control. Disponible en: <https://www.who.int/csr/resources/publications/plague/whocdscsredc992a.pdf?ua=1>. Acceso en 11 Mar 2019
  • WEBMD. What is the Plague?. Disponible en: <https://www.webmd.com/a-to-z-guides/plague-faq#2-5>. Acceso en 11 Mar 2019
Más sobre este tema: