Pastillas para náuseas y vómitos en el embarazo

Las pastillas para las náuseas y los vómitos en el embarazo, como el dimenhidrinato, la doxilamina y la meclizina, por ejemplo, pueden ser indicadas por el obstetra para aliviar estos síntomas, además de otros remedios como el suplemento de vitamina B6 o el jengibre en cápsulas. 

No obstante, estos medicamentos solo deben ser utilizados cuando los beneficios compensan los riesgos, luego de una evaluación por el obstetra, como en los casos donde la embarazada siente muchas molestias, o incluso en situaciones de hiperémesis gravídica, por ejemplo. Vea qué es la hiperémesis gravídica.

Asimismo, existen opciones naturales para aliviar las náuseas en el embarazo, como consumir una paleta de helado de limón o alimentos ricos en magnesio, por ejemplo, según las indicaciones médicas.

Lea también: Magnesio: para qué sirve y cómo tomar tuasaude.com/es/magnesio
Imagem ilustrativa número 1

Principales pastillas

Algunas pastillas seguras para aliviar las náuseas y los vómitos en el embarazo son:

1. Doxilamina

La doxilamina es un antiemético que puede ser indicado por el obstetra para emplear junto con un suplemento de vitamina B6, también conocida como piridoxina. .

Estos dos medicamentos ayudan a aliviar las náuseas y los vómitos en el embarazo, causados por la hiperémesis gravídica.

2. Dimenhidrinato

El dimenhidrinato es un antiemético que puede ser indicado para aliviar las náuseas o los vómitos en el embarazo, pues actúa en el centro del vómito en el cerebro, controlando el vaciamiento gástrico, reduciendo la sensación de náuseas y aliviando los vómitos.

Sin embargo, así como cualquier otro medicamento, durante el embarazo solo debe ser empleado si es indicado por el obstetra.

El dimenhidrinato puede ser encontrado con los nombres comerciales Cinfamar, Biodramina, entre otros, pudiendo estar asociado a vitamina B6.

3. Meclizina

La meclizina es un antiemético y antivertiginoso indicado para la prevención y el tratamiento de náuseas o vómitos, que también puede ser empleado en el embarazo, siempre que esté indicado por el obstetra.

Este medicamento puede ser encontrado en forma de pastillas de 25 mg o 50 mg, y la dosis normalmente recomendada es de 25 mg a 100 mg al día, en dosis divididas. 

4. Proclorperazina

La proclorperazina es otro antiemético que también puede ser indicado por el obstetra, pues actúa bloqueando el efecto de la dopamina, un tipo de neurotransmisor que posee acción en el centro del vómito en el cerebro, responsable por causar náuseas y vómitos.

Lea también: Dopamina: qué es, para qué sirve y diferencia de la serotonina tuasaude.com/es/dopamina

5. Metoclopramida

La metocloramida es un medicamento antihemético que puede ser indicado por el obstetra en los casos de deshidratación causada por la hiperémesis gravídica. Este medicamento solo es indicado si los beneficios compensan los riesgos y se puede comprar bajo el nombre comercial de Plasil.

Suplementos para las náuseas y vómitos en el embarazo

Algunos suplementos que sirven para aliviar las náuseas y los vómitos en el embarazo son:

1. Suplemento de ácido fólico

El suplemento de ácido fólico debe ser tomado durante todo el embarazo, y normalmente está presente en multivitamínicos específicos para la gestación.

Sin embargo, el obstetra puede indicar el uso de suplementos que contienen solo ácido fólico, pues ayuda a aliviar las náuseas en el embarazo y a evitar los vómitos. Conozca cómo tomar el ácido fólico en el embarazo

2. Jengibre en cápsulas

El jengibre en cápsulas posee propiedades antieméticas, y es un suplemento que puede ser indicado por el obstetra para aliviar las náuseas en el embarazo.

La dosis de jengibre en cápsulas debe ser orientada por el médico, siendo normalmente recomendado hasta 4 cápsulas de 250 mg al día, cuando es necesario.

Otra opción es utilizar el jengibre en forma de té, adicionando 1 cm de raíz de jengibre en 1 taza de agua hirviendo y dejando reposar durante algunos minutos. Luego, retirar el jengibre, dejar entibiar y beber a continuación.

El uso del jengibre en el embarazo es considerado seguro siempre que no sobrepase 1 gramo de jengibre por día, durante un máximo de 4 días consecutivos.

No obstante, el jengibre debe ser evitado si se está cerca del parto y en mujeres con antecedentes de aborto, problemas de coagulación o que tienen riesgo de hemorragias.

3. Suplemento de vitamina B6

El uso de suplemento de vitamina B6, también conocida como piridoxina, puede ser indicado por el obstetra para aliviar las náuseas y los vómitos en el embarazo, principalmente causados por la hiperémesis gravídica, pudiendo ser empleados en conjunto con otro medicamento, la doxilamina.

Aparte de los suplementos, otra forma de reponer la vitamina B6 en el organismo y evitar las náuseas y vómitos es consumir alimentos ricos en vitamina B6, como banana, sandía, castaña y zanahoria cocida, por ejemplo. Vea una lista completa de alimentos ricos en vitamina B6.

Cuidados al usar los medicamentos en el embarazo

Los medicamentos para náuseas en el embarazo solo deben ser empleados cuando son indicados por el obstetra luego de una evaluación de la gestante y de los beneficios del tratamiento para la mujer y los posibles riesgos para el bebé.

Esto debido a que, durante el embarazo, los medicamentos pueden llegar hasta el bebé a través de la placenta o cordón umbilical, perjudicando su desarrollo o causando daños en el bebé que se está formando.

De esta manera, se recomienda acudir a las consultas prenatales o entrar en contacto con el obstetra, siempre que la mujer tenga náuseas y vómitos en el embarazo, para que sea indicado el mejor tratamiento. 

Opciones de remedios caseros

La gestante que opte por un remedio casero, una buena opción es tomar una paleta de helado de limón. Para esto, basta con preparar una limonada con 3 limones por cada litro de agua y endulzar al gusto, y colocar la mezcla en el congelador en un molde de paletas.

Sin embargo, mientras menos azúcar posea el helado, más eficaz será en el combate de las náuseas durante el embarazo.

El consumo diario de ciertos alimentos ricos en magnesio, como frijoles negros, garbanzos, aceitunas, calabacín, semillas de calabaza, tofu y yogur descremado, por ejemplo, también ayuda a reducir los episodios de náuseas en el embarazo, pues el magnesio reduce las contracciones musculares. Vea más remedios caseros para náuseas y mareos en el embarazo.